07 diciembre 2020

ROSCOS DE VERMÚ #PARRANDONNAVIDEÑO

Este año no estoy participando en retos por razones de tiempo y dedicación, pero el Parrandón Navideño que organiza cada año Angélica, del blog Bizcochos y sancochos, es algo que no me gusta perderme. Con este ya son tres años que participo; el primero fue con una sopa de picadillo y el segundo con un schokoladenbrot.

Para esta edición "de mi cocina a tu mesa" he querido volver a mi niñez. Veréis...yo no soy de muchos dulces navideños, por no decir de ninguno. Me gusta mucho el turrón de Alicante y el de chocolate pero recuerdo que cuando mi abuela compraba las cajas de surtidos de dulces por Navidad, yo apenas comía nada. Y mi hermano Nacho tampoco...si no había roscos de vino. Porque si había ¡el se los comía todos! Y el otro día, cuando recibí el correo de Angélica, me acordé y decidí preparar mi propia versión.

Vaya por delante que encontrar Moscatel para preparar los tradicionales roscos de vino es casi imposible aquí. No importa, lo sustituimos por vermú. Vaya también por delante que mis cortapastas para hacer los roscos son de unas dimensiones mayores que los que debería usar. No importa, tenemos roscos personalizados. ¿Resultado? Unos dulces que os traigo con mucho cariño y que en casa han encantado. Prometo que probaré a hacerlos "mas tradicionales" en cuanto consiga el vino 😊

Ingredientes: 300 g harina; 10 g semillas de sésamo; 1 cucharadita semillas de anís; 100 g mantequilla; 70 g azúcar; 120 g vermú rojo; ralladura de naranja; azúcar glas.

Preparación: Empezamos tostando la harina en una sartén grande (sin nada de aceite), con cuidado que no se queme y sin dejar de mover, durante 10 minutos. Dejar enfriar y tamizar (muy importante para eliminar grumos).

Tostar el sésamo de igual manera durante 5 minutos. Dejar enfriar.

Rallar la piel de una naranja y reservar. Dejar la mantequilla a temperatura ambiente para que se ablande.

En el robot de cocina triturar el azúcar junto con la ralladura de naranja y el sésamo para que quede más fino.

En el bol de la amasadora poner la harina tamizada y mezclar con el triturado de azúcar. Añadir la mantequilla y mezclar bien con las manos, integrando la mantequilla en la harina. Poner la pala de amasar y accionar el robot. Ir añadiendo el vermú poco a poco mientras se amasa hasta que la masa se despegue de las paredes.

Sacar a la superficie de trabajo y amasar con la mano para formar una bola (la masa tiene la consistencia de la plastilina). Colocar la masa encima de un papel de horno y aplastar con la mano en forma de disco. Colocar otro papel de horno encima y, con ayuda del rodillo, estirar la masa en una lámina. La mía ha quedado bastante fina, por eso los roscos son tan delgaditos.

Con ayuda de dos cortapastas circulares de diferente tamaño formar los discos que pasaremos, con cuidado, a una bandeja de horno sin forrar. Con el resto de la masa, volvemos a formar una bola y repetimos la operación una segunda vez. A mi me han salido 16 roscos y me ha sobrado masa que he reciclado para otro dulce.

 

Hornear los roscos a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 14 minutos. Sacar con cuidado de no romperlos a un plato para que se entibien y, antes de que se enfríen por completo, rebozar por ambos lados con azúcar glas. ¡Listos para degustar durante estas fiestas!


Pues con esta receta tan deliciosa participo en el Quinto Parrandón Navideño y aquí podéis ver las demás participaciones. ¡Gracias Angélica por pensar de nuevo en mi! ¡Te deseo unas Felices Fiestas!

38 comentarios:

  1. Hola mi querida Maggie!!
    También me has llevado a mi infancia al ver los roscos, en este caso de Vermut.
    Has hecho bien en "coger el toro por los cuernos". Si no hay Moscatel, pues ala, se le echa otra cosa y todos contentos jeje.
    Me alegra verte en el Parrandón!!

    Besos y espero nos vemos pronto de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Maggie!! Pues de las cajas de surtidos navideñas, yo sólo me comía las galletas que llevaban chocolate, aunque me tenía que pelear con todos los demás, pues en eso coincidimos en mi casa, el chocolate, es el chocolate, y sólo quedaban en las cajas las galletas que no llevaban nada de chocolate, el problema es que mi madre no empezaba otra hasta que no se comieran todas y ya se quedaba la caja dando vueltas hasta bien pasadas las navidades pues nadie se comía esas.
    Y está muy bien eso de personalizar los roscos de vino, que no hay moscatel, pues vermut rojo, que no hay un cortador apropiado, pues las hacemos a nuestra manera, por suerte, en cocina, todo vale y si no se experimenta, no sacamos recetas estupendas como la que nos traes. ¡Feliz Parrandón! Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Unos roscos diferentes,a mi me encanta el vermút,y suelo tenerlo en casa me parece una idea maravillosa el poner lo ¡¡¡¡
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  4. Hola Maggie, qué alegría me da el buen recibimiento que tiene en Parrandón en nuestros blogs y en nuestros corazones, muchas gracias por eso. Y tus roscos, haría como tu hermano, me los comería todos yo solita, jaja, se ven deliciosos con esa capa nevada de azúcar. Que si no tenemos los ingredientes exactos pues no pasa nada, así se ha hecho por siglos cuando las personas se van a otros lugares y adaptan las recetas tradicionales con ingredientes locales, lo importante es no dejar perder estas recetas, memorias y tradiciones.
    Mil gracias nuevamente por participar, desde ya quedas invitada al encuentro del próximo año.
    Besos, te deseo lo mejor esta Navidad. ¡Feliz Parrandón!
    PD. Me llevo los roscos!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Maggie. Lo que son las cosas, yo esta tarde he utilizado el moscatel, aquí lo llamamos Mistela, dos veces y como no bebemos nada, creo que desde la Navidad pasada, estaba ahí sin usar. El sabor de tus roscos será un poco diferente, la forma también, pero eso es lo menos importante.
    Esos recuerdos de infancia me parece que este año, los tenemos todos mucho más presentes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Todos adaptamos las recetas a nuestras preferencias o lo que tengamos en casa y siempre quedan divinas porque las hacemos al gusto. Lo mismo ocurrirá con estos roscos que estarán buenísimos porque son caseros, hechos con cariño y mejor recuerdo. Traerlos a la mesa navideña de Angélica es lo mejor porque se comparte Navidad entre personas desconocidas físicamente, pero con nuestros mejores deseos para todos y eso es lo mejor del mundo, sobre todo en este año loco.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que ricos estos roscos Maggie! Yo siempre tengo en casa anís y moscatel, son perfectos para los postres y a mi me gusta poner el anís incluso en el roscón. Una propuesta deliciosa para el parrandón! Felices Fiestas guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte la tuya! A mi me encanta el anís hasta en la pasta!

      Eliminar
  8. Hola Maggie te han quedado estupendos, los encuentro riquisimos, me apunto a roscos!!! un besazo y feliz parrandón :)

    ResponderEliminar
  9. Yo ahora mismo me comía un montón de éstos roscos,pues a mí todos los dulces de Navidad me encantan y no puedo comprar antes de tiempo porque sino a Navidad no llegan.
    Resumiendo tus dulces roscos me han encantado.
    Aprovecho para desearte unas muy felices Navidades a pesar de todo lo que estamos viviendo
    Un gran beso
    Rosa

    ResponderEliminar
  10. Hola, pues no podía erderme estos rosquilos que me han llamado la atención, nunca los había visto así y con vermú. Seguro que son una delcia navideña y no es de extrañar que tu hermano no deje ni uno. Feliz Parrandón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que no los hubieras visto porque son bastante más gordetes de normal jajajajaja

      Eliminar
  11. Hola Maggie, como tú, yo también llevo unos tres años participando en el parrandón y es una cita que no me gusta perderme.
    A mi, cuando chica, los roscos de vino también eran los únicos dulces navideños que me gustaban, así que cuando se acaban... y no comía nada más. Tu versión me ha encantado y veo que no es difícil de hacer... a ver si me animo a probarla. Saludos y feliz Parrandón.

    ResponderEliminar
  12. Que vistosos y ricos, con vermut? mmmmmmm! Me encanto tu blog, me quedo a seguirte!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Ese saborcito a vermut le debe ir muy bien a los riscos Margot, buena idea.
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Maggie que bueno es ver tantas cocinillas amigas participar de este Parrandón, tus roscos así personalizados me parecen lindos, creo que lo importante es el cariño que le ponemos, que aunque no seas muy de dulces navideños, estas delicias que nos compartes me llevan a una noche de Navidad en tu lindo hogar. Un beso!!

    ResponderEliminar
  15. Maggie, una receta riquísima y los candelabros hechos con esa cuerda... te los copiaré sin problema. Preciosos.
    Los roscos estos no los he probado y encima hechos al horno ya son un plus.
    Muy buena propuesta para este quinto Parrandón de nuestra amiga Angélica.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Maggie! siento haber tardado tanto en pasar por tublog , esos roscos me parecen ideales , que no hay vino dulce pues se sustituye ,ningún problema ,a si le das tu toque personal y siendo caseros tienen que estar buenisimos
    besitos

    ResponderEliminar
  17. Que buenos tienen que estar, los roscos de vino hace tiempo que no los pruebo y los tuyos tienen que saber muy ricos con el vermut es ideal para estas fiestas.
    Feliz Navidad guapa
    bess

    ResponderEliminar
  18. Pero qué ricos y qué fáciles de hacer!! es una receta maravillosa para el parrandón!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Maggie la intención es lo que cuenta y a pesar de todas las "dificultades" has preparado unos roscos que seguro que hermano devoraría con deleite, como los de las cajas de surtido de vuestra infancia.

    Disculpa que haya llegado tan tarde a tu cocina en este parrandón, pero se me han complicado la cosas y no he podido comentarte antes. Aprovecho para desearte felices navidades ¡Besos mil!

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por vuestros comentarios!