16 junio 2019

VARENIKI #CocinasdelMundoUcrania

Tercer domingo de mes y cogemos la maleta para viajar a un nuevo destino gastronómico de la mano del reto Cocinas del Mundo. Este mes la invitada a elegir destino ha sido Nela y nos ha pedido visitar Ucrania.

Un país totalmente desconocido en cuanto a gastronomía se refiere y del que he decidido traerme, cosa rara en mí, un dulce muy típico: los vareniki. Se trata de unas empanadillas eslavas clásicas hechas de un tipo de masa sin levadura con forma de media luna y hervidas hasta que estén al dente. Hay tres tipos en la Europa del Este que llevan los siguientes nombres:
  • Pelmeni: En su mayoría rellenos con una mezcla de carne, redondos y mucho más pequeños que los vareniki.
  • Pierogies: Muy conocidos por el relleno de puré de patatas y originarios de Polonia.
  • Vareniki: Normalmente se rellenan sin carne. En este caso, he elegido el relleno clásico de cerezas ya que empieza la temporada.
Hay muchísimas recetas en la red pero la masa que os traigo es el resultado de varios intentos y la que más me gusta.


Ingredientes para la masa: 330 g harina; 1 huevo; 1 pizca sal; 150 g agua.

Ingredientes para el relleno: 30 cerezas; 3 cucharaditas azúcar.

Preparación: Empezamos con la masa. En el bol de la amasadora poner la harina y formar un hueco en medio. Batir el huevo con la sal, añadir el agua, mezclar y agregar a la harina. Accionar la pala de amasar y a velocidad 2 hasta que la masa se despegue de las paredes y se quede en el gancho.

Sacar a la superficie de trabajo, ligeramente enharinada, y amasar con las manos hasta obtener una masa homogénea y elástica. Envolver en film y dejar reposar 30 minutos.

Mientras, con la ayuda de una pajita dura, deshuesar las cerezas empujando la pajita por la base de la cereza hasta que salga el hueso. Poner las cerezas cortadas por la mitad en un bol con el azúcar y dejar reposar para que suelte jugo.

Dividir la masa en dos partes para que sea más fácil. Estirar con el rodillo hasta obtener una lámina bien fina y cortar discos con la ayuda de un cortapastas o un vaso. Colocar los discos sobre una bandeja forrada con papel. Con esta masa salen 30 empanadillas.


Filtrar el líquido de las cerezas y reservar. Sobre cada disco colocar una cereza cortada y cerrar la masa en forma de empanadilla, doblando los bordes para sellarlas. 

Cocinar las empanadillas en agua hirviendo durante 5 minutos. Acabarán flotando en el agua.


A la hora de servir, añadir por encima el jugo de las cerezas que teníamos reservado. ¡Mmmmmmmmmmmmm!


Y así, con esta receta sorprendente, participo en Cocinas del Mundo - Ucrania y me despido hasta el próximo viaje. ¡Sed felices!


12 junio 2019

FALAFEL #unomasmenos100desperdicio0

Este mes vuelvo a participar en la iniciativa de mi amiga Marisa, que dirige el blog Thermofan y con la que he compartido muchas aventuras culinarias, "1 +/- 100, desperdicio 0", un proyecto que pretende concienciar sobre el reciclaje, la reducción de desperdicios, el ahorro, la defensa del medio ambiente…En su entrada ella lo explica divinamente. ¡Y ya lleva un añito, enhorabuena!

Tenía en la nevera una lata abierta de garbanzos cocidos, un resto de cebolla, algunas hierbas a punto de amarillear y el fondo del bote de yogur a punto de terminar y aquí os traigo qué ha salido de todo este batiburrillo reciclado, un delicioso platillo vegetariano que os puede solucionar rápidamente una cena con amigos. ¿Qué más se puede pedir?


Ingredientes para los falafel: 300 g garbanzos cocidos; 1 diente ajo; 1/2 cebolla roja; 1 huevo; 4 ramas cilantro fresco; 2 cucharaditas comino molido; 1 cucharadita cilantro molido; 1 cucharadita pan rallado.

Ingredientes para el acompañamiento: 2 tomates; 1 cebolla roja pequeña; 2 cucharadas vinagre; 4 cucharadas aceite; 2 ramas cilantro fresco picado; sal; pimienta; 100 g queso feta; 1 cucharadita ajo molido; 100 g yogur griego.

Preparación: Empezar preparando los falafel. En el vaso de la batidora poner todos los ingredientes y batir hasta obtener una pasta. Tomar porciones con una cuchara, formar bolas y luego aplastar ligeramente para que queden planas y dejar sobre una bandeja. Dejar reposar en la nevera durante 2 horas.


Mientras, preparar el acompañamiento. En un bol desmenuzar el queso feta con las manos. Reservar en la nevera.

En otro bol poner el yogur griego con el ajo molido y mezclar bien. Reservar en la nevera.

En un tercer bol poner los tomates, picados y sin semillas, junto con la cebolla, pelada y picada, y el cilantro fresco picado. Aliñar con el aceite y vinagre y salpimentar al gusto. Reservar en la nevera.


En un cazo hondo poner a calentar aceite de girasol y freír (pocas unidades a la vez) los falafel por las dos caras. Sacar cuando estén dorados y dejar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Mojar 4 panes de pita con las manos húmedas y calentar en el horno a 200 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) por ambos lados hasta que estén dorados.

A la hora de servir, abrir los panes y rellenar con falafel acompañados del picado de tomate, un poco de queso feta y la salsa de yogur por encima. ¡A disfrutar!



Queda muy rica así que ¡espero que te entre por el ojillo amiga!


09 junio 2019

BATIDO VERDE EN BOL #CocinArte

Estamos a punto de llegar al descanso estival del reto #CocinArte, que lleva mi querida María, pero aún nos queda la repesca y es que el reto cumple ya un añito. Ella nos propone cada mes un cuadro, nosotros le damos a la imaginación y tratamos de recrear lo que nos inspira en nuestra cocina. Pero este mes no hay cuadro u obra nueva sino que María nos anima a participar con alguna de las que ya hemos hecho en meses anteriores.

Y mira por donde he participado en todas las obras menos en una así que esa va a ser mi elegida. El cuadro de este mes es "Autorretrato con Bonito" (1941, óleo sobre lienzo, 55 x 43,4 cm, Colección Privada, EEUU), pintado por la pintora Frida Khalo poco después de la muerte de su padre. En él está vestida de negro, observando luto por su muerte, y en su hombro está su querido loro Bonito que también había muerto recientemente. No lleva joyas ni las usuales flores en el pelo, es un retrato de tristeza y pena pero el fondo esta lleno de vida...parece un "retrato de la vida y la muerte", un tema usado en muchos de los cuadros de Frida.


El color predominante es el verde y a mi me inspira algo muy tropical así que pensé en versionar uno de los batidos que suelo tomarme por la mañana y llenarlo de color y sabor. ¡Y aquí estamos! ¡No hay mejor manera de empezar este domingo!

Ingredientes: 200 g yogur griego; 1 vaso agua; 1 aguacate; 20 hojas espinacas frescas; 1/2 mango; 1 naranja; 2 ramas hierbabuena fresca (sólo las hojas); 2 rodajas piña natural; 6 fresas pequeñas; almendras.

Preparación: En el vaso de la batidora (en mi caso el Nutribullet) poner el yogur, el aguacate pelado y en trozos, el mango pelado y en dados, la naranja pelada y en trozos y las hojas de hierbabuena, añadir el agua fría y batir bien hasta que quede un batido homogéneo. Repartir en dos boles.

Cortar la piña en trozos. Quitar el rabito verde de las fresas. Picar las almendras gruesamente. Colocar todo sobre el batido verde y servir. Es un desayuno nutritivo y completo ya que incorpora carbohidratos, proteínas y grasas en una forma equilibrada.




Pues con esta receta participo en #CocinArte y voy a ver el resto de participaciones. ¡Hasta pronto!



05 junio 2019

RETO COCINA REGIONAL ITALIANA - SORTEO ESCOGE TU RECETA

¡Buenas buenas buenas! Y diréis, ¿que hago yo otra vez por aquí? Pues contaros una gran propuesta dentro del Reto Cocina Regional Italiana que se me ha ocurrido...Veréis, este mes cumpliremos el reto número 44, es decir, llevamos ya 88 recetas cocinadas para este reto que está conmigo desde hace más de 5 años así que he decidido celebrarlo con una edición especial y es que ¡el 8 es uno de mis números favoritos y uno de los dos que ha marcado mi vida!

Todas las participantes del reto, de cualquiera de sus tres ediciones, están más que invitadas a cocinar una receta (y sólo una) de las que hayamos publicado en el reto, con la única condición de que no la hayan cocinado antes. O sea, que no hayan participado en ninguna edición con la receta elegida. Para facilitar la elección os dejo aquí la colección completa de recetas del reto. Sencillo ¿no?


Cuando tengas la receta elegida y cocinada me mandas la URL y la foto a mi correo electrónico: ms.hoogendam@gmail.com. El plazo acaba el día 2 de Julio a las 23:59 h. Todas las recetas se publicarán el día 3 de Julio a las 10:00 y yo publicaré el recopilatorio de todas las recetas participantes ese mismo día y hora. Que sepáis que yo también cocinaré la única receta que no me ha salido y casi no publico pero, obviamente, no participaré en el premio 😂

Entre todas las recetas participantes haré un sorteo y la receta (y persona) ganadora se llevará este estupendo regalo que me hace mucha ilusión. Se trata del libro La ciencia en la cocina y el arte de comer bien, el primer recetario de cocina italiana de la historia publicado en Italia en 1891. Su autor, Pellegrino Artusi, tuvo grandes dificultades para encontrar a un editor que creyese en su manual de cocina y decidió correr con los gastos de la primera edición de su obra. El libro gozó de una extraordinaria acogida y fue reeditado en numerosas ocasiones. Hoy en día, este clásico de la literatura gastronómica italiana sigue estando presente en muchas cocinas de Italia y se utiliza como libro de consulta.


Y como de 88 va la cosa, habrá un segundo regalo para la segunda receta clasificada y aquí os traigo un libro que me encanta: Los 88 peldaños de la gente feliz. Estoy segura que su lectura tendrá un impacto directo en tu felicidad...


¿Y os he contado que mi otro número es el 3? Pues como "no hay dos sin tres"...la tercera persona agraciada podrá elegir uno de los brazaletes de 4 Ocean, con quienes llevo colaborando durante mucho tiempo y a los que ayudaremos a eliminar medio kilito más de basura de nuestros queridos océanos.


Y digo yo...¿TE LO VAS A PERDER? Os espero con vuestras recetas y ¡a disfrutar cocinando y aprendiendo! 😘😘😘😘

04 junio 2019

FOCACCIA AL MIELE - RETO DULCE CRI: BASILICATA

¡Buenos días! Si ayer os traía como propuesta salada del Reto Cocina Regional Italiana una receta de lujo, la de hoy podríamos llamarla "el-casi-fiasco-total" y es que unas veces acierto y otras no tanto...La preparación de esta receta dulce, a priori sencillísima, se ha convertido en una odisea para la gran mayoría de participantes, incluida una servidora que, como sabéis, no puede faltar a su propia cita jajajaja.

Y antes de contaros cómo han ido las cosas haré una reflexión. ¡Cuan importante es contar detalladamente una receta! Soy química y he experimentado en mi propia carrera de 11 años en un laboratorio de investigación lo que es seguir una receta y que el producto no te salga porque quien escribió la receta original, publicada en una revista de prestigio, o no dio todos los detalles o simplemente no la hizo como describe...y la cocina es química al fin y al cabo así que lo mismo pasa cuando sigues una receta que no está completa...En fin, que la propuesta dulce de este mes no ha sido un gran acierto (de momento) lo tengo claro 😂😂😂 pero no pasa nada, de todo se aprende...

Os voy a contar tal cual la he hecho pero os aseguro que trataré de hacerla de nuevo variando alguna cosa. ¡Y os diré que la he hecho ya tres veces! ¡Y sigue sin gustarme el resultado! Pero que me sale me saldrá jajajajaja

Ingredientes: 200 g harina 00; 1/2 sobre levadura seca de panadería; 125 g miel; agua; orégano seco (al gusto).

Preparación: En un cazo poner la miel y calentar al baño María para que esté bien líquida. Dejar entibiar para que no mate la levadura. En un cuenco poner 5 cucharadas de agua templada y añadir la levadura y una cucharadita de azúcar para que se active. Añadir a la harina que habremos puesto en un bol grande. Finalmente añadir la miel y comenzar a amasar con las manos hasta integrar todo. Si hace falta añadir más agua a cucharadas hasta obtener una masa lisa y más o menos elástica.

Engrasar con aceite un molde de cristal alargado apto para el horno y extender la masa por toda la base con las manos. Espolvorear generosamente con orégano por encima y dejar levar tapado con un paño dentro del horno solo con la luz encendida.

En mi caso no subió, quizás por la levadura y, en consecuencia, la masa no está lo suficientemente aireada y queda más mazacote al cocerla.

Hornear a 180 ºC durante 30 minutos. De sabor queda muy bien pero parece una galleta, no con la esponjosidad de la focaccia. De hecho, yo creo que la miel dentro de la masa cambia completamente la textura...Yo la guardé en una lata hecha trozos y antes de comerla la caliento en el microondas 20 segundos y queda blandita y comestible.



Esta focaccia al miele es una receta típica de la región Basilicata, a la que tenemos un tanto olvidada. Es una focaccia especial, dulce, con poquísimos ingredientes, una receta tradicional lucana. A pesar de todos los problemas encontrados, ha merecido la pena darla a conocer.


Como siempre, os dejo la receta original, tal cual viene en el libro:

La cucina regionale italiana in oltre 5000 ricette (Alessandro Molinari Pradelli)

Y ahora vamos con las participantes que se han decantado por intentar esta receta, a todas GRACIAS.

Nuria, desde Thermonuria, nos ha preparado su versión con la miel por encima y le ha encantado

Mercedes, desde Merce´s cake, nos trae su focaccia que bien podría ser hermana gemela de la mía jejejeje

Maria Jose, desde Aquí se cuece jugando, vuelve al reto después de un tiempo con esta receta dulce que, como a muchas, no le ha gustado tanto ¡lo entiendo!


Encarnita, desde El paraíso de los golosos, nos trae su versión que, dice, se han comido calentita en casa ¡una pinta estupenda!


Y finalmente Patricia, desde Patyco - Candybar, se estrena en el reto con esta delicia y un resultado muy bueno ¡bienvenida!


Pues hasta aquí la edición este mes y el próximo tenemos sorpresa...


03 junio 2019

PATACÙC (CRESC´TAIAT) - RETO SALADO CRI: MARCHE

Día 3 y ¿qué toca? pues la propuesta salada del Reto Cocina Regional Italiana y este mes me tocaba a mi elegir...y les he puesto un reto no muy complicado. Hacía tiempo que quería proponer a mis valientes una pasta fresca y esta es un tanto especial, hecha con mezcla de harinas y una salsa riquísima...¡y aquí estamos! Os aseguro que es una receta que NO podéis perderos...no digo más que se ha convertida en una de mis favoritas del reto.


Ingredientes para la pasta: 2 huevos; 100 g harina trigo 00; 100 g harina maíz.

Ingredientes para la salsa: 250 g salchicha fresca; 35 g mantequilla; 1 diente ajo; 1/2 cucharadita romero; 1/2 cucharadita tomillo; 5 tomates; sal; pimienta.

Preparación: Empezar preparando la pasta fresca. En un bol mezclar las dos harinas y hacer un hueco en medio. Poner los huevos en el centro y empezar removiendo los huevos con un tenedor a la vez que vamos integrando la harina. Cuando empiece a integrarse seguir amasando con las manos en la superficie de trabajo espolvoreada de sémola. La masa es mucho más seca por la harina de maíz así que yo me he mojado las manos para amasar bien y conseguir la consistencia habitual de la pasta. Formar una bola y envolver en papel film. Dejar reposar 30 minutos.

Empezar a preparar la salsa. La receta original utiliza lardo pestato que no es más que grasa de cerdo cortada en láminas finas y mezclada con ajo y hierbas. Como aquí no se encuentra lo he modificado y en una cacerola he puesto la mantequilla a fundir con el diente de ajo pelado y picado y el romero y tomillo. Añadir la salchicha (sacar la carne de la piel que la envuelve) y rehogar deshaciendo los trocitos. Salpimentar al gusto.

Pelar los tomates y triturar con el robot. Añadir a la carne y rectificar de sal y acidez si es necesario. Cocinar a fuego suave durante 30 minutos para que la salsa se concentre. Reservar.

Cortar la masa en 4 porciones y estirar cada una con la máquina de pasta, primero al 0 y luego al 4 (o con el rodillo en una lámina fina). Cortar la pasta en rectángulos de 3 x 4 (no importa si no son perfectos) y dejar sobre una bandeja espolvoreada con sémola para que no se peguen.


Cocer la pasta en abundante agua con sal durante 4 minutos. Sacar con una rasera para eliminar bien el agua y condimentar con la salsa y queso rallado. ¡Rica no, lo siguiente!


El cresc tajat (o taiat) es un plato muy tradicional de la región de Marche que se preparaba antiguamente con la polenta sobrante y harina. En la receta que os traigo preparamos la pasta con la harina de maíz y la de trigo a partes iguales, obteniendo una pasta muy suave y masticable que, tradicionalmente se corta en rectángulos o rombos. Va acompañada de una salsa que, a pesar de ser muy sencilla, en casa ha gustado muchísimo y ya se queda para siempre.


La receta original os la dejo como siempre:

La cucina regionale italiana in oltre 5000 ricette (Alessandro Molinari Pradelli)

Y ahora si vamos con las participantes que se han atrevido con la receta y a las que doy las GRACIAS.

Cristina, desde Cuinem?, nos trae su versión con salsa vegetariana a base de champiñones que tiene una pinta deliciosa

Rosa, desde Un toque de canela, iba a preparar la receta dulce pero una señal del universo (jijiji) la puso en el camino de la pasta ¡y todo un éxito!

Y Nati, desde Poesía culinaria - sabores de Nati, nos trae su pasta de polenta y dice que es un plato contundente que le sorprendió por completo y le encantó ¡me alegro!

Pues hasta aquí el reto de hoy y mañana volvemos con nueva propuesta...un tanto peculiar.


26 mayo 2019

MEJILLONES EN ESCABECHE #ASALTABLOGS

Hoy es último domingo de mes y toca reto #Asaltablogs y, en esta ocasión, la asaltada ha sido Carol de La cocina violeta de Carol. que dice ser adicta a las revistas y a los libros de cocina y a los programas de la tele en los que elaboran recetas...¡Coincidimos Carol!

De su cocina lo primero que atrae es su intenso color violeta, el color favorito de Carol, y las recetas sencillas, naturales y variadas lo cual no hace que sea más fácil decantarse por una sola receta que birlar, dicho sea de paso...

Cuando nos mudamos a vivir a Holanda hace 5 años teníamos muy claro que, en la medida de lo posible, no íbamos a renunciar a nuestras "buenas costumbres", entre las que está hacer el aperitivo los fines de semana (si puede ser al solecito de nuestra terraza) con un buen vermú o cervecita fresca y nuestras tapitas bien ricas. ¿Y que es lo que nunca falta? Danny diría ¡los piquitos! pero yo os digo unos buenos mejillones en escabeche, a los que somos adictos. ¡Por suerte los encuentro en el supermercado y en mi despensa hay cajas y cajas!

Y ¿por qué os cuento esto? Porque me apetecía mucho probar a hacerlos en casa y en cuanto vi la receta de Carol de sus mejillones en escabeche casero dejé de buscar. ¡Me tiré en plancha a por ellos! Aquí los traen muy buenos y en cajas al vacío de 2 kg así que ¡había que aprovechar! He aquí el resultado...

Ingredientes: 2 kg mejillones (con concha); 4 hojas laurel; 4 dientes ajo; 200 ml AOVE; 150 ml vinagre; 1 cucharadita pimentón dulce; 1 cucharadita pimentón picante; 1 cucharadita sal.

Preparación: Limpiar los mejillones quitando las barbas si no están ya limpios como los míos. Deshechar los que estén rotos. En una cazuela colocar los mejillones lavados con una hoja de laurel y cocer al vapor con la tapadera puesta hasta que se abran. Dejar enfriar, quitar las valvas y reservar los mejillones limpios tapados para que no se resequen.

Pelar los ajos y cortar en láminas. En otra cazuela poner el aceite y rehogar el ajo a fuego suave. Cuando empiece a dorar, añadir el resto del laurel, los dos pimentones, la sal y el vinagre. Mezclar bien y añadir los mejillones. Cocinar durante 10 minutos a fuego muy suave para que no se queme el pimentón.

El paso de cocinarlos lo diferencia de otras recetas que había visto. De hecho, en un reportaje de una empresa conservera vi que después de cocerlos al vapor les daban un frito rápido en aceite (unos 30 segundos) antes de ponerlos en el escabeche.

Aún calientes, guardar en frascos de cristal esterilizados tapados y boca abajo para que se haga el vacío. Dejar enfriar y después pasar a la nevera y consumir, al menos, 24 horas después. En los frascos os aguantarán más tiempo. ¡Gracias Carol por la receta, nos ha encantado!




Y con esta receta participo en #Asaltablogs y me despido hasta el próximo asalto. ¡Buen domingo!


22 mayo 2019

WURSTSALAT AL ESTILO BÁVARO - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

Otro mes que se me ha pasado volando pero no puedo dejar de publicar esta entrada que, como siempre, me hace especial ilusión. Ya sabéis que este año he decidido seguir adelante con la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers que ya reactivé en 2018. Con ella pretendo homenajear, cada mes, a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a las que ya he cogido cariño e incluso considero amigos aunque no nos conozcamos en persona. Siempre he pensado que la mejor manera de devolver tanto cariño y apoyo es cocinando una de sus recetas. Y por eso estamos aquí.

Este mes de Mayo he escogido a mi querida Pepi, una andaluza salerosa y ya agermanada que está detrás del blog Sopa de sopa, a quien sigo desde hace tiempo y a quien tuve el placer de conocer al año pasado cuando fuimos a visitarla a su casa en Alemania. Me gusta su manera sencilla y elegante de cocinar, se nota que pone mucho mimo en todo lo que hace y me encantan sus decoraciones en los platos, cuida hasta el ultimo detalle. Las carrilleras que nos preparó como cena de bienvenida (¡mis primeras carrilleras en la vida!) estaban sencillamente sublimes...

Para este homenaje bien merecido, sin embargo, no me he atrevido con ellas sino con algo mas típico alemán, visto que vive allí toda una vida. Y encontré lo que buscaba en su wurstsalat al estilo de Baviera, una ensalada que me ha servido de acompañamiento de unas buenas salchichas y que he procurado reproducir aunque he aprovechado para reciclar "tristes" de la nevera 😂

Ingredientes para la ensalada: 1 cebolla roja; 2 pimientos piquillo; 75 g pepinillos en vinagre; 100 g queso de comino holandés; 75 g embutido de salchicha cocida; 2 cebolletas finas.

Ingredientes para el aliño: 2 cucharadas mostaza; 6 cucharadas aceite; 4 cucharadas vinagre; 1 cucharada miel de castaña; sal; pimienta.

Preparación: Pelar la cebolla y cortar en medias lunas. Cortar el pimiento, los pepinillos, el queso y el embutido en tiras finas. Cortar las cebolletas (incluida la parte verde) en aros. Poner todo en una ensaladera y mezclar bien.

Mezclar todos los ingredientes del aliño, batiendo con una cucharilla hasta que sea una salsa homogénea. Servir la ensalada acompañada del aliño para que cada uno se sirva según su gusto. ¡Es una cena estupenda!



Antes de despedirnos hasta el mes que viene (¿quién será el próximo?), he pedido a Pepi que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquito más de ella. ¡Gracias guapísima, por la receta y por prestarte a contestar!
  1. Un ingrediente: Lo que nunca me falta es la sal y el aceite
  2. Una fuente de inspiración: Mi marido
  3. Un utensilio: Un buen cuchillo
  4. Una afición: Senderismo
  5. Un destino: México
  6. Una comida: Paella
  7. Un libro: 1984 (George Orwell)
  8. Una película: La milla verde
  9. Un sueño: Ver a mis hijos formando una familia feliz
  10. Cocinar es... ¡saber que luego puedo comerme ese plato!
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!


19 mayo 2019

KIYMALI PIDE #CocinasdelMundoTurquía

Nueva edición del reto Cocinas del Mundo y nos toca coger la maleta y viajar al destino elegido por La cajita de Nieves y Elena, que este mes hacen de anfitrionas: Turquía. Un país que si he tenido la suerte de visitar, al menos su capital Estambul, y degustar una mínima parte de su rica gastronomía.

En Holanda, la población extranjera de origen turco es la más numerosa (10,13%), seguida de la procedente de Surinam (9,52%) y Marruecos (8,93%) así que os podéis imaginar que hay muchos lugares donde comer pero, sobre todo, donde comprar. Y es que, por ejemplo, sólo encuentro cordero en los supermercados turcos.

Para el viaje de hoy me he decantado por una receta muy sencilla pero vistosa y que, como a mi, os puede solucionar una cena con amigos. Se trata de un kiymali pide, o lo que es lo mismo, el típico pan turco plano (pide) relleno de carne picada (precisamente la palabra kiymali significa "que contiene carne picada").

No soy una experta panarra y precisamente por eso me gustan estos panes sencillos que hasta yo puedo hacer jejejeje. ¡Vamos con la receta!


Ingredientes para el pan: 250 g harina 00; 5 g levadura seca de panadero; 1 cucharadita azúcar; 2 cucharadas aceite; 150 ml agua; 1 pizca sal.

Ingredientes para el relleno: 300 g carne picada (ternera o cordero); 1 pimiento amarillo; 1 cebolla; 3 cucharadas salsa de tomate; sal; pimienta; 1/2 cucharadita especias Baharat; sal; pimienta; 1 cucharada aceite; 4 huevos; cilantro fresco.

Preparación: En el bol de la amasadora poner la harina mezclada con el azúcar y la levadura, añadir una cucharada de aceite y accionar el gancho de amasar. Ir añadiendo el agua templada a cucharadas y dejar amasar hasta que la masa se despegue de las paredes y se quede en el gancho. Añadir la sal.

Sacar a la superficie de trabajo ligeramente enharinada y amasar con las manos hasta que la masa sea lisa, homogénea y elástica. Engrasar un bol con otra cucharada de aceite, bolear la masa y dejar en el bol tapada y en el horno apagado hasta que doble su volumen (en mi caso unas 2 horas).

Mientras preparar el relleno. Pelar y picar la cebolla. Limpiar el pimiento de semillas y picar. En una sartén poner el aceite a calentar y rehogar la cebolla y pimiento durante unos minutos. Añadir la carne y desmenuzar con una cuchara, salpimentar al gusto, añadir las especias y remover para integrar todo. Cuando la carne haya cogido color, agregar la salsa de tomate y dejar cocinar a fuego suave durante 5 minutos. Dejar templar.

Sacar la masa del bol impregnada en el aceite y poner en la superficie de trabajo ligeramente enharinada y plegar formando una bola. Cortar por la mitad y estirar cada parte en una lámina fina y alargada de unos 25 cm de largo y 15 cm de ancho. Colocar sobre papel de horno.

Repartir el relleno entre las dos masas estiradas, dejando 2 cm libres por el borde. Plegar la masa por encima del relleno y juntar los extremos sellando bien. Cascar dos huevos en cada pan sobre la carne. Si queréis podéis dejar un rato mas tal cual para que la masa leve de nuevo.



Hornear a 200 ºC durante 15 minutos. Espolvorear con cilantro fresco picado y servir inmediatamente.


Con esta receta participo en Cocinas del Mundo - Turquía, ¡estoy deseando ver el resto de aportaciones!