21 abril 2019

SFINCIONE PALERMITANO #CocinasdelMundoSicilia

No puedo estar más feliz con el destino elegido este mes por Concha (Cocina y aficiones) para el reto Cocinas del Mundo y es que cogemos la maleta y...¡nos vamos a Sicilia! Los que me seguís sabéis que soy una enamorada de la cocina italiana, no en vano llevo un reto de cocina regional italiana desde hace 5 años en el que hemos preparado más de 80 recetas así que...os podéis imaginar lo bien que me lo he pasado.

Ahora bien...con tantas recetas preparadas, incluyendo varias sicilianas, no era fácil no repetirse así que me puse a recordar nuestro viaje a la maravillosa isla siciliana y me acordé de los quioscos que venden una de las comidas callejeras más típicas, el sfincione palermitano. Se trata de una focaccia muy suave que es a Palermo lo que la pizza es a Napoli. ¡En casa nos ha encantado! Para los ingredientes me he basado en esta receta aunque aquí no se puede encontrar el caciocavallo siciliano que es el queso esencia del sfincione así que lo he "españolizado" con un manchego.

Ingredientes para la masa: 250 g harina 00; 160 g agua; 2 g azúcar; 2 g levadura seca de panadero; una pizca sal; 10 cucharaditas AOVE.

Ingredientes para el condimento: 1 cebolla; 3 tomates; 2 cucharadas agua; 1 cucharadita azúcar; 50 g queso manchego; 35 g queso pecorino; 5 anchoas (de lata); 2 cucharadas pan rallado; sal; pimienta; aceite; orégano.

Preparación: Empezar preparando la masa. En el bol de la amasadora (provista del gancho) poner la harina con la levadura y el azúcar y accionar el gancho a velocidad baja. Ir añadiendo el agua a cucharadas mientras amasa. Después añadir la sal y el aceite a cucharadita mientra sigue amasando. Cuando la masa se despegue de las paredes y se enrolle en el gancho sacar a la superficie de trabajo ligeramente enharinada. Estirar con los dedos, volver a bolear y poner la masa en un bol tapado con film transparente y dejar durante 2 horas en el horno sin encender pero con la luz puesta.

Mientras, preparar el condimento. Cortar el queso manchego en daditos muy pequeños. Triturar el queso pecorino en el robot hasta obtener un polvo. Quitar el aceite a las anchoas. Tostar el pan rallado en una sartén con un mínimo de aceite durante unos minutos.

En una sartén poner dos cucharadas de aceite y rehogar la cebolla, pelada y picada, a fuego suave durante unos minutos hasta que esté blandita. Pelar los tomates, triturar en el robot y añadir a la cebolla. Salpimentar al gusto, añadir el azúcar y cocinar a fuego suave durante 30 minutos. Apagar y dejar enfriar.

Engrasar un molde rectangular, volcar la masa encima y estirar con los dedos hasta cubrir toda la base. Dejar la masa reposar durante 30 minutos en el horno (de igual manera que antes).

Una vez reposada la masa, cubrir con el pecorino y repartir el manchego por toda la superficie. Cortar las anchoas en trocitos y repartir por encima. Cubrir con la salsa de tomate repartiendo bien por toda la superficie. Finalmente añadir orégano al gusto y espolvorear con el pan rallado. Hornear durante 45 minutos a 190 ºC. Colocar sobre una tabla y cortar en trozos. Servir inmediatamente.



Si os sobra podéis guardarlo en un envase en la nevera y volver a calentarlo unos minutos en el horno antes de comerlo. ¡Riquísimo!

Pues con esta receta participo en Cocinas del Mundo - Sicilia y tengo muchas ganas de ver el resto de participaciones.


Y os dejo con una selección de fotos de nuestro verano en Sicilia...sin duda para volver 💖

Volcán Etna

Isola Bella

Palermo

Valle dei Templi

17 abril 2019

CREMA DE LOMBARDA #unomasmenos100desperdicio0

Este mes vuelvo a participar en la iniciativa de mi amiga Marisa, que dirige el blog Thermofan y con la que he compartido muchas aventuras culinarias, "1 +/- 100, desperdicio 0", un proyecto que pretende concienciar sobre el reciclaje, la reducción de desperdicios, el ahorro, la defensa del medio ambiente…En su entrada ella lo explica divinamente.

Quizás recordaréis una de las entradas de la sección Química en la Cocina dedicada a la fabricación de un indicador de pH casero a base de col lombarda y que este mes vuelve a ser una de las entradas más vistas del blog. Pues para reciclar la col que me había sobrado me acordé de una receta que le había visto el mes anterior a mi querida Montse en la que preparaba una deliciosa crema con un color espectacular. Aproveché también algunas verduras de esas que siempre andan en el fondo del cajón o del cesto, unos quesitos, un resto de queso parmesano rallado ¡y aquí estamos! ¡No veas si ha llovido desde que la preparé!

Ingredientes: 1/2 col lombarda; 1 cebolla; 1 puerro; 1/2 manzana; 1 patata grande; 1 cubito caldo; 1/2 cucharadita jengibre molido; 2 quesitos; sal; pimienta;

Preparación: Picar la cebolla y el puerro. Cortar en tiras la lombarda. Pelar y lavar la patata y cortar en trozos. Cortar la manzana en 4 trozos (piel incluida).

En una cazuela poner las verduras y la manzana, cubrir al ras con agua, añadir el cubito de caldo y cocinar a fuego suave hasta que estén tiernas, unos 20 minutos.

Pasar todo al vaso de la batidora, añadir el jengibre, los quesitos y la pimienta y batir bien hasta obtener una crema fina. Rectificar el punto de sal si es necesario.

Servir caliente espolvoreada de parmesano rallado. ¡Rica rica!



Queda muy vistosa así que ¡espero que te entre por el ojillo amiga!