English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

09 julio 2018

PANNENKOEKEN #CocinArte

- ¡Hey cari! ¡Mira el cuadro que nos toca este mes para el reto CocinArte en el que he empezado a participar! ¿Lo conoces? (sonrisilla de medio lado...)
- ¡Pues claro! ¡Vermeer! ¡Het melkmeisje!
- Guay ¿eh?
- ¡Vermeer es siempre fantástico!
- Pues tengo que hacer una receta inspirada en el cuadro y estaba pensando hacer algún dulce con pan y....
- ¡Pannenkoeken!
- ¿Cómo? ¿Pannenkoeken? ¿Y eso? O_o
- Es lo que me viene a la cabeza siempre que veo el cuadro
- ¿En serio? No se me había ocurrido...no se...
- ¡Pannenkoeken! ¡mmmmmmmmm!
- Eeeeeeee...pannenkoeken...¡pues vale! ¡me parece bien! ¿Puedo cogerte la idea?
- ¡Si, claro! ¡Lekker!

Y así es como suceden las cosas...Este mes juego en casa porque el cuadro que nos ha propuesto María para inspirarnos este mes ha sido "La lechera" (óleo sobre lienzo, 44.5 x 41 cm, Rijksmuseum, Amsterdam) pintado por Johannes Vermeer, pintor del Barroco holandés y nacido en Delft, una ciudad que para mi Danny y para mi tiene un significado muy especial porque es donde empezó nuestra historia...


Se trata de una escena costumbrista, aunque en realidad la obra tiene una significación mucho más profunda de lo que pudiera parecer. Durante el Barroco holandés era común utilizar la figura femenina para realizar una crítica velada de los vicios de la sociedad de la época y, sin embargo, en esta ocasión Vermeer utiliza a la lechera como un derroche de virtudes y ejemplo a seguir, revalorizando la profesión del sirviente que tan duras críticas había recibido durante esta época.

A mi, personalmente, me inspira tranquilidad (la misma que me da cocinar) y limpieza (la que intento mantener mientras cocino) y cada vez veo más claro lo que mi Danny me decía...¡es seguro que estaba preparándose para hacer pannenkoeken! Tengo, además, la suerte de haberlo visto en persona en una de las muchas visitas que he hecho al Rijksmuseum, un museo absolutamente precioso que no debéis dejar de visitar si venís a Amsterdam.

Fachada principal del Rijksmuseum

Fachada posterior del Rijksmuseum (festival de los tulipanes)

¡Pues vamos con la receta básica para hacer pannenkoeken! Un pannenkoek (pronunciado "panencuk") es un tipo de panqueque con orígen en los Países Bajos. Suelen ser más grandes y mucho más delgados que los pancakes estadounidenses o escoceses pero no tan delgados como los crêpes. Normalmente se consumen con melaza o azúcar glas por encima y, a veces, se enrollan para comerlos a mano o con cubiertos, aunque hoy día se ofrecen una amplia gama de coberturas e ingredientes, tradicionales y modernos. Es una opción muy popular para la comida de cumpleaños de un niño en los Países Bajos y Bélgica.

La receta que os traigo es la básica. A partir de ahí podéis ponerle encima lo que queráis, en mi caso, os traigo una versión dulce y una salada. ¡Espero que os gusten!

Ingredientes para la masa: 250 ml leche; 1 huevo; 125 g harina; pizca sal; mantequilla.

Ingredientes para pannenkoek dulce: 1 plátano grande; sirope de chocolate; azúcar glas.

Ingredientes para pannenkoek salado: 8 lonchas de beicon; queso rallado.

Preparación: En el vaso de la batidora o en un bol profundo batir el huevo con la leche. Ir añadiendo la harina a cucharadas junto con una pizca de sal mientras batimos con las varillas hasta obtener una masa bastante líquida que dejamos reposar en la nevera durante 1 hora. Con esta masa os saldrán 4 pannenkoeken.

En una sartén grande poner un dado de mantequilla a calentar. Mientras se funde mover la sartén en círculo para impregnar toda la base con la mantequilla. Yo quito el exceso con un papel absorbente. Añadir un cucharón de masa y repartir por toda la base formando el pannenkoek. Dejar cocinar hasta que se dore por un lado (podemos levantar una esquina para ver cómo está). Con ayuda de una espátula dar la vuelta al pannenkoek y dorar del otro lado.

Colocar los pannenkoeken en un plato que, a su vez, habremos colocado sobre un cazo con agua (calentando al fuego) y taparlos con un segundo plato. Así los mantenemos calientes. Con estos hacemos los dos dulces poniendo por encima el plátano cortado en rodajas, cubrir con el sirope de chocolate y espolvorear con azúcar glas.


Para los dos salados, mientras se va haciendo por un lado, espolvorear el pannenkoek por el otro lado con el queso rallado y colocar las lonchas de beicon por encima. Dar la vuelta con la ayuda de la espátula y cocinar por el otro lado. Servir caliente con la parte del relleno hacia arriba.


Pues con esta receta participo en el reto CocinArte y os dejo aquí el recopilatorio completo.


13 comentarios:

  1. Que receta más interesante, me esperaba un pastel gigante.
    Preciosa entrada con la historia que lleva detrás.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pastel gigante? jajajajaja Y eso?

      Eliminar
    2. jajajaj, la mente es un mundo y lo mismo es por el contundente nombre, que me suena a algo grande.

      Eliminar
  2. Maggie tengo varias recetas tuyas pendientes por visitar, no me olvido..., he tenido días largos y complejos, pero por fin llego a verte porque primero te agradezco ese enlace que nos diste para visitar el cuadro. Luego llego a verte porque estás en casa con la obra y este cuadro con todo lo que tienen atrás. De este reto que tanto me ha llamado la atención, puedo ver esa conexión con solo una foto del plato y el cuadro, pues muy seguramente esta mujer aquella tarde preparó pannenkoek!!, esa conexión con la ciudad y tu querido amor, pues me encanta mi Maggie bonita. Te han quedado estupendos tanto los dulces como los salados con ese rico queso 😍😍🤤.
    Me disculpo por no pasar antes a verte, pero ya me adelantaré con tus delicias y te deseo unas buenas y merecidas vacaciones, que muchas ya están listas para disfrutar de su verano. Yo seguiré por acá con las que queden, feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila Nati, yo tambien llevo retraso visitando! Gracias bonita! Besotes

      Eliminar
  3. A eso le llamo yo inspiración y lo demás son tonterías jajaja... que te venga a la cabeza un plato con solo verlo es muy curioso, oye a lo mejor puedes sacarle partido a esa inspiración jejeje...
    Al igual que a ti me trasmite paz, limpieza... nos parecemos bastante jejeje...
    Una de estas me comía yo ahora mismo.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja si que nos parecemos! Un besote

      Eliminar
  4. Precioso el cuadro de Veermer y muy acertada tu propuesta😉, con toda la historia que lleva detrás.
    Ptnts
    Glòria

    ResponderEliminar
  5. Qué chulada toda esa introducción..qué afortunada de vivir en este país tan culto y avanzado (otra cosa es como son muchos holandeses...jajaja, pero a mi el país me gusta mucho - y no hablo con frivolidad, que he trabajado y conocido unos cuantos). Tu elección de la receta me parece muy interesante y me gustan estos crepes/panqueques. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Un reto muy simpático y que has resuelto estupendamente con este rico pastel.Me ha encantado también como lo has presentado y su historia
    Te mando un gran beso
    Rosa

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por vuestros comentarios!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...