09 marzo 2019

OMA´S APPELTAART (TARTA DE MANZANA HOLANDESA) #CocinArte

La nueva propuesta este mes para el reto #CocinArte, que lleva mi querida María, tiene sabor a cocina de la abuela. Ella nos propone cada mes un cuadro, nosotros le damos a la imaginación y tratamos de recrear lo que nos inspira en nuestra cocina.

El cuadro de este mes es "Table with Cloth, Salt Cellar, Gilt Standing Cup, Pie, Jug, Porcelain Plate with Olives and Cooked Fowl" (1611, óleo sobre lienzo, 55 x 73 cm, Museo Nacional del Prado, Madrid), pintado por la pintora flamenca Clara Peeters, primera mujer que expuso en el Prado. Maestra del bodegón, era natural de Amberes y se ignora casi todo de ella. Sin embargo, su obra creó escuela. Además, sus cuadros encerraban un gran secreto: ella misma aparecía retratada en ellos. El museo madrileño le dedicó una exposición muy interesante.


Del cuadro que nos propuso María, uno de los muchos bodegones que pintó Peeters, me atrajo inmediatamente la tarta y en una fracción de segundo me vino a la cabeza el dulce más famoso para tomar con el café en Holanda, la archiconocida Oma´s appeltaart, es decir, la tarta de manzana holandesa hecha al estilo de las abuelas. ¡Y tenía que traerla al blog!

Tartas de manzana hay muchas en el mundo pero estoy segura de que esta no la habéis probado. Es rústica, con el inconfundible sabor de las speculaaskruiden y se prepara con la variedad de manzana Jonagold, semiácida, firme, crujiente, con aroma suave y jugo abundante.

No hay cafetería en este país que no tenga en su carta esta tarta. Se suele acompañar de mucha nata montada (esta pasión por la nata montada de los holandeses es algo que aún me intriga...) y de un buen capuccino...¡y así echa la tarde mucha gente! Y diréis...¡pero si no se parece en nada a la del cuadro! Y es verdad, pero la asociación de ideas para mí fue inmediata así que no podía traicionar ese primer impulso. Siendo Clara Peeters flamenca me concederéis la licencia ¿no?

Ingredientes: 175 g mantequilla; 2 huevos; 300 g harina repostería; 200 g azúcar; 1 pizca sal; 3 cucharadas agua fría; 5 manzanas; 3 cucharadas sémola; 1 cucharadita especias speculaas; 50 g pasas; 2 rebanadas pan blanco.

Preparación: Cortar la mantequilla fría en cubitos. Separar las yemas de los huevos (las claras no se utilizan). En el bol de la amasadora poner la harina, 150 g de  azúcar, la mantequilla, una yema de huevo, la sal y el agua y accionar el gancho de amasar hasta obtener una masa homogénea. Sacar a la superficie de trabajo ligeramente enharinada y amasar con las manos dando forma alargada, envolver en papel film y dejar reposar durante al menos 30 minutos en la nevera.

Precalentar el horno a 170 ºC. Pelar las manzanas, cortar en cuartos y quitar el corazón y semillas. Cortar los cuartos en rodajas y estas por la mitad y disponer en un cuenco grande. Añadir 2 cucharadas de sémola, las especias, las pasas y el resto de azúcar y mezclar. Reservar.

Espolvorear la superficie de trabajo con harina. Extender con ayuda del rodillo ⅔ de la masa en una lámina lo suficientemente grande para cubrir el fondo y paredes del molde que vayamos a utilizar (y que habremos engrasado previamente).

Eliminar la corteza del pan y cortar en cubitos la miga. Mezclar con el resto de la sémola que nos quedaba y cubrir el fondo de la masa del molde. A continuación añadir la mezcla de manzanas y repartir por todo el molde. Extender el resto de la masa y cortar tiras. Colocar las tiras formando un entrecruzado por encima del relleno de manzana.


Pintar la tarta con la otra yema batida y hornear aproximadamente 1 hora y 15 minutos hasta que esté dorada y cocida. Servir con (abundante) nata montada. Se conserva bien durante varios días y para mi está incluso más rica.




Pues con esta receta participo en #CocinArte, gracias María por la propuesta que me ha permitido homenajear a la cocina de las abuelas y, en particular, a la mía holandesa de la que llevo uno de mis nombres (Margaretha) y que este 22 de Marzo habría cumplido 96 años.

Mi madre, mi abuela y yo en una foto que me encanta 💖

20 comentarios:

  1. Maggie, preciosa foto, precioso homenaje y maravillosa tarta. Yo soy fan absoluta de las tartas de manzana y me vuelvo loca cada vez que veo una, pero además es que esta tiene historia y a mi esas cosas me llegan más.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Hola Maggie la foto de tu madre tuya y tu abuela, me encanta. ese foto lo siento, para mi eclipsa a lo demás, me perece preciosa y con un gran valor sentimental que es lo mas importarte.
    Bueno la tarta de manzana tambien es un manjar, que a mi me encanta,yo me llevo un trocito de tu tarta.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje me alegro que al menos te guste un poquito la tarta tambien! Besos

      Eliminar
  3. Que homenaje tan bonito le has dedicado a tu abuela, seguro que estaría orgullosa de su nieta. Me ha encantado la tarta, la de manzana (en cualquiera de sus versiones) es de mi favorita y ahora la echo muchísimo de menos. Mil gracias por participar.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria, no tuve la suerte de compartir demasiados momentos con ella por circunstancias de la vida pero era una buena mujer y una luchadora asi que nada mejor para homenajearla que este dia. Besitos

      Eliminar
  4. Claro sí, las tartas caseras y con tradición son la mejores. Si la sirven en todos los restaurantes y sigue en carta, por algo será verdad.
    Te ha quedado estupenda y me apasionan las tartas de manzana con esa masa tan crujiente.
    Felicidades guapa, un perfecto homenaje a Clara Peeters y a tu abuela. La foto de tres generaciones me encanta.
    Bss y feliz semana

    ResponderEliminar
  5. me encantan las tartas de manzana, a decir verdad son mis favoriutas, te ha quedado de lujo.
    Preciosa esta foto con tu mamá y tu abuelita, tu madre es muy guapa, te pareces mucho a ella.
    Un gran beso
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que nos parecemos Rosa, clavaitas jajajaja Me encanta que te guste la tarta! Besitos

      Eliminar
  6. Qué maravilla de tarta! me ha encantado, pero sobre todo me ha encantado la foto! :)
    Qué bonitos son esos recuerdos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. La tarta de manzana me pierde, es cierto lo que dices del toque rústico, con el pan y las especias, le da su punto. La foto familiar adorable, es cierto que hay cosas que se quedan y no se borran nunca. Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonita foto, para conservarla toda la vida. Seguro que son bonitos recuerdos !! La tarta debe estar deliciosa, sin lugar a dudas. Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. estas cosas ricas que vienen desde hace tiempo son las mejores, si vale que hay muchas modernuras ricas, pero como esas masas que salían de las manos de las abuelas no hay nada, esta tarta tuya así templada me la tomo yo enterita jejejje Un placer pasar por tu cocina y disfrutar de la receta, los recuerdos y la foto, feliz y dulce semana!!!!

    ResponderEliminar
  10. Me encantan las tartas de manzana y te quedo preciosa y seguro que estaba muy rica.
    La foto con tu madre y tu abuela me encanta, yo casi no tengo fotos de pequeña, por eso ahora hago muchas con mis hijas y mis nietos así las verán cuando sean mayores. besinos

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por vuestros comentarios!