English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

21 enero 2018

KIBBELING #CocinasdelMundoHolanda

Volviendo a la rutina habitual pasito a pasito y, como cada tercer domingo de mes, retomamos el reto Cocinas del Mundo de la mano de Mar, de La cocina de Mar, que nos propone (en mi caso) quedarme en casa y no moverme ni un ápice...¿Y esoooooo? Pues porque el destino este mes es mi tierra natal, Holanda.

Nada podía hacerme más feliz que el destino elegido con la H, destino que llevo esperando desde la otra H así que, si señores, juego en casa. Recetas holandesas tengo muchas en este blog, tanto dulces como saladas, así que tocaba elegir alguna distinta que no hubiera publicado aún.


Entre las que tenía pendiente de publicar está la que os traigo hoy, uno de los snacks que más se consumen en la calle en los puestos de pescado itinerantes. Pero antes os contaré mi historia personal con la receta. Llegué a Holanda en Septiembre de 2014 y uno de los primeros lugares que fui a visitar con mi Danny fue Noordwijk, una ciudad del oeste de Holanda que no queda muy lejos de donde vivimos y que, además de por sus playas, es conocida por los famosos campos de tulipanes.



En la parte de la playa (Noordwijk aan Zee), pueblecito pesquero de 1200, si caminas por el paseo marítimo, te encuentras con unos curiosos puestos ambulantes que venden pescado fresco y pescado en fritura. A mi me llamó la atención la gran cola de gente que había y, preguntado mi Danny, me enteré de que era (es) muy típico pedir los kibbeling, trocitos de pescado rebozado y frito acompañado de una salsa especial, la salsa ravigotte. Y yo pensé...¿toda esta cola por un pescado frito? ¡tengo que probarlo!



No exagero cuando digo que no he probado nada parecido ni antes ni después. Todo el mundo conoce los famosos "fish and chips" pero os aseguro que no es nada graso y está delicioso. Así que cuando supe el destino de este mes aún me apetecía más compartir mi receta de este pescadito que, en principio, se puede preparar con cualquier pescado blanco. Es una receta la mar de sencilla pero, combinada con la salsa ravigotte, es una delicia.

Ingredientes: 400 g lomos bacalao congelado; 150 g harina; 200 ml leche; 50 ml agua o cerveza; 2 huevos; 1 cucharadita sal; 1 cucharadita pimienta; aceite para freír; sazonador de pescado; salsa ravigotte.

Ingredientes para el sazonador de pescado: 1 cucharada sal; 2 cucharaditas ajo en polvo; 1 cucharadita orégano; 1 cucharadita albahaca seca; 1 cucharadita tomillo; 1 cucharadita pimentón picante; 1 cucharadita pimienta.

Preparación: Descongelar el pescado y cortar en trozos de unos 5 cm. En un bol mezclar la harina con la leche, el agua (o cerveza), los huevos, la sal y la pimienta. Dejar reposar unos minutos.

Introducir el pescado en la mezcla de forma que se impregne bien por todos lados. Poner a calentar aceite en un cazo hondo e ir friendo el pescado (máximo 2-3 trozos a la vez) hasta que esté bien dorado. Sacar con una rasera y colocar sobre papel absobente para eliminar el exceso de grasa. Hay que tener cuidado de ir retirando frecuentemente los trocitos de pasta sueltos para evitar que se quemen y se adhieran al pescado.

Preparar el sazonador mezclando todos los ingredientes y triturando bien para que quede como un polvito. Guardar en un bote de cristal para nuevos usos.

Colocar el pescado en un cuenco o en un plato, espolvorear con el sazonador de pescado y servir caliente acompañado de la salsa ravigotte.



Pues con esta receta que me encanta participo en Cocinas del Mundo - Holanda y ahora me voy a curiosear que han preparado mis compis de reto. ¡Hasta el próximo destino que espero sea otro que me encantaaaaaaaa!


18 enero 2018

HARISSA CASERA

Hoy hace un viento del demonio por estas tierras, estamos en alerta naranja en todo el país y se esperan rachas de viento de 120 km/h...¡no apetece para nada asomar la nariz a la calle! Pero si que apetece una nueva recetilla en este cajón y os traigo, por separado, la salsa que acompañaba a la receta que publiqué hace unos días para que esté más accesible a quien quiera probar esta delicia.

Ya lo dije el otro día, la receta de esta salsa Harissa casera es de mi amiga Nati y la podéis ver aquí. Es uno de los ingredientes más comunes de la gastronomía magrebí, especialmente en Túnez, muy común en platos cárnicos y en bocadillos.

¡Vamos con la receta que no puede ser más fácil ni más rica!

Ingredientes: 250 g pimiento rojo asado; 2 cucharadas AOVE; 1/2 cucharadita comino molido; 1/2 cucharadita cilantro molido; 1 diente ajo; 1 chile picante; pimienta; sal; 1 limón.

Preparación: En el robot de cocina poner los pimientos en trozos, añadir las especias, sal, pimienta, el ajo pelado y cortado, el chile rojo cortado y sin semillas, el zumo de limón y el aceite. Triturar bien hasta obtener una salsa espesita. La salsa se debe guardar en un bote de cristal en la nevera para múltiples usos.




Es una salsa picantita (aquí podéis regular al gusto) y muy sabrosa que le da un toque a muchos de tus platos. Yo he utilizado por comodidad los pimientos asados en bote pero se puede hacer con pimientos asados al natural y pelados. ¡Os va a encantar!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...