16 junio 2019

VARENIKI #CocinasdelMundoUcrania

Tercer domingo de mes y cogemos la maleta para viajar a un nuevo destino gastronómico de la mano del reto Cocinas del Mundo. Este mes la invitada a elegir destino ha sido Nela y nos ha pedido visitar Ucrania.

Un país totalmente desconocido en cuanto a gastronomía se refiere y del que he decidido traerme, cosa rara en mí, un dulce muy típico: los vareniki. Se trata de unas empanadillas eslavas clásicas hechas de un tipo de masa sin levadura con forma de media luna y hervidas hasta que estén al dente. Hay tres tipos en la Europa del Este que llevan los siguientes nombres:
  • Pelmeni: En su mayoría rellenos con una mezcla de carne, redondos y mucho más pequeños que los vareniki.
  • Pierogies: Muy conocidos por el relleno de puré de patatas y originarios de Polonia.
  • Vareniki: Normalmente se rellenan sin carne. En este caso, he elegido el relleno clásico de cerezas ya que empieza la temporada.
Hay muchísimas recetas en la red pero la masa que os traigo es el resultado de varios intentos y la que más me gusta.


Ingredientes para la masa: 330 g harina; 1 huevo; 1 pizca sal; 150 g agua.

Ingredientes para el relleno: 30 cerezas; 3 cucharaditas azúcar.

Preparación: Empezamos con la masa. En el bol de la amasadora poner la harina y formar un hueco en medio. Batir el huevo con la sal, añadir el agua, mezclar y agregar a la harina. Accionar la pala de amasar y a velocidad 2 hasta que la masa se despegue de las paredes y se quede en el gancho.

Sacar a la superficie de trabajo, ligeramente enharinada, y amasar con las manos hasta obtener una masa homogénea y elástica. Envolver en film y dejar reposar 30 minutos.

Mientras, con la ayuda de una pajita dura, deshuesar las cerezas empujando la pajita por la base de la cereza hasta que salga el hueso. Poner las cerezas cortadas por la mitad en un bol con el azúcar y dejar reposar para que suelte jugo.

Dividir la masa en dos partes para que sea más fácil. Estirar con el rodillo hasta obtener una lámina bien fina y cortar discos con la ayuda de un cortapastas o un vaso. Colocar los discos sobre una bandeja forrada con papel. Con esta masa salen 30 empanadillas.


Filtrar el líquido de las cerezas y reservar. Sobre cada disco colocar una cereza cortada y cerrar la masa en forma de empanadilla, doblando los bordes para sellarlas. 

Cocinar las empanadillas en agua hirviendo durante 5 minutos. Acabarán flotando en el agua.


A la hora de servir, añadir por encima el jugo de las cerezas que teníamos reservado. ¡Mmmmmmmmmmmmm!


Y así, con esta receta sorprendente, participo en Cocinas del Mundo - Ucrania y me despido hasta el próximo viaje. ¡Sed felices!


12 junio 2019

FALAFEL #unomasmenos100desperdicio0

Este mes vuelvo a participar en la iniciativa de mi amiga Marisa, que dirige el blog Thermofan y con la que he compartido muchas aventuras culinarias, "1 +/- 100, desperdicio 0", un proyecto que pretende concienciar sobre el reciclaje, la reducción de desperdicios, el ahorro, la defensa del medio ambiente…En su entrada ella lo explica divinamente. ¡Y ya lleva un añito, enhorabuena!

Tenía en la nevera una lata abierta de garbanzos cocidos, un resto de cebolla, algunas hierbas a punto de amarillear y el fondo del bote de yogur a punto de terminar y aquí os traigo qué ha salido de todo este batiburrillo reciclado, un delicioso platillo vegetariano que os puede solucionar rápidamente una cena con amigos. ¿Qué más se puede pedir?


Ingredientes para los falafel: 300 g garbanzos cocidos; 1 diente ajo; 1/2 cebolla roja; 1 huevo; 4 ramas cilantro fresco; 2 cucharaditas comino molido; 1 cucharadita cilantro molido; 1 cucharadita pan rallado.

Ingredientes para el acompañamiento: 2 tomates; 1 cebolla roja pequeña; 2 cucharadas vinagre; 4 cucharadas aceite; 2 ramas cilantro fresco picado; sal; pimienta; 100 g queso feta; 1 cucharadita ajo molido; 100 g yogur griego.

Preparación: Empezar preparando los falafel. En el vaso de la batidora poner todos los ingredientes y batir hasta obtener una pasta. Tomar porciones con una cuchara, formar bolas y luego aplastar ligeramente para que queden planas y dejar sobre una bandeja. Dejar reposar en la nevera durante 2 horas.


Mientras, preparar el acompañamiento. En un bol desmenuzar el queso feta con las manos. Reservar en la nevera.

En otro bol poner el yogur griego con el ajo molido y mezclar bien. Reservar en la nevera.

En un tercer bol poner los tomates, picados y sin semillas, junto con la cebolla, pelada y picada, y el cilantro fresco picado. Aliñar con el aceite y vinagre y salpimentar al gusto. Reservar en la nevera.


En un cazo hondo poner a calentar aceite de girasol y freír (pocas unidades a la vez) los falafel por las dos caras. Sacar cuando estén dorados y dejar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Mojar 4 panes de pita con las manos húmedas y calentar en el horno a 200 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) por ambos lados hasta que estén dorados.

A la hora de servir, abrir los panes y rellenar con falafel acompañados del picado de tomate, un poco de queso feta y la salsa de yogur por encima. ¡A disfrutar!



Queda muy rica así que ¡espero que te entre por el ojillo amiga!