English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

20 junio 2018

FOCACCIA DULCE CON PASAS Y PIÑONES #ELPANPERFECTO

Lo confieso...me encantaría decir que se hacer pan pero no es verdad...no es que no haya hecho panes, que si, pero de ahí a decir que se hacer pan hay un abismo. Porque a ver...a mi los panes no me salen tan crujientes ni bonitos como a otras amigas panarras y no será porque no le pongo ganas pero me falta técnica.

Y me encanta hacer pan porque me relaja amasar pero ¡que le vamos a hacer! ¡me queda muuuuuuucho que aprender! Por eso me he puesto el reto de intentar hacer un pan al mes y por eso me he apuntado al reto #elpanperfecto. Que en si no es un reto al uso, es más una comunidad de panarrillas que nos ponemos el reto a nosotros mismos de aprender a hacer mejor el pan.

Yo, como siempre, voy tarde pero aún así no quería dejar pasar la oportunidad de preparar el de este mes: la focaccia. La palabra focaccia significa "hogaza" en italiano y viene a ser como una especie de pan plano, como digo dulce o salado. La receta básica de este preparado, muy relacionado con la pizza, se cree que procede de los antiguos etruscos o griegos. En la actualidad, es una de las delicias de la gastronomía de la región de la Liguria, de donde por cierto es mi cuñada Anna.

Lo que pasa es que todo el mundo piensa que la focaccia es salada y quizás no hay tanta gente que conoce la versión dulce que mis fans de la cocina italiana y yo ya preparamos para el reto de cocina regional italiana. Así que he vuelto a prepararla, mejorando la versión inicial, y ha quedado tan rica que ha volado en dos días. ¡Espero que os guste!


Ingredientes: 250 g harina; 100 g azúcar; 50 g mantequilla; 2 huevos; 5' g uvas pasas; 25 g piñones; 6 cucharadas leche; esencia de vainilla; 1/2 sobre levadura Royal; azúcar glas.

Preparación: En el bol de la amasadora batir bien el azúcar con la mantequilla (que debe estar a temperatura ambiente). Añadir los huevos de uno en uno, esperando que se integre completamente el primero antes de añadir el segundo. y batir hasta obtener una crema homogénea.

Añadir la harina poco a poco y continuar batiendo, alternando cucharadas de leche con la harina. Cuando la masa va ganando en consistencia es mejor cambiar a la espátula y batir manualmente. Cuando hemos acabado de añadir toda la harina poner los piñones y las uvas pasas y continuar mezclando muy bien todos los ingredientes. Finalmente añadir la levadura y mezclar.

Precalentar el horno a 180ºC. Engrasar y enharinar un molde alargado de unos 30 cm de largo y 5 cm de alto. Verter la masa anterior y extenderla bien por toda la base del molde de forma que quede una capa de igual grosor por todos lados.


Hornear durante 40 minutos (horno arriba y abajo sin ventilador). Sacar del horno y dejar atemperar unos 10 minutos. Desmoldar y colocar sobre una rejilla para que se acabe de enfriar. Espolvorear azúcar glas por encima y servir. ¡Mojada en chocolate está de vicio!



Pues esta es mi primera participación en este reto y espero aprender mucho de mis compis 😆


17 junio 2018

TÉ MORUNO CON PASTAS BRIWAT #CocinasdelMundoMarruecos

Ya ha llegado el tercer domingo de mes y, como siempre, soy fiel a mi cita con el Reto Cocinas del Mundo que este mes repite anfitrionas de nuevo con La cajita de Nieves y Elena. El destino propuesto con la M ha sido Marruecos, un país que gastronómicamente está muy ligado a mi familia ya que mucha parte de ella viene de Melilla.

Los veranos de mi infancia y parte de mi adolescencia los he pasado allí y si hay algo que acompañaba las sobremesas después de las comidas era el té moruno. Lo he preparado infinidad de veces, siempre con el mismo ritual que me enseñaron en casa (creo que de ahí me viene la pasión por la hierbabuena) así que para este viaje tenía claro qué iba a hacer. Además, lo he preparado en el juego de té que tenía mi abuela Ana, la única cosa que me hacía muchísima ilusión quedarme de ella cuando falleció y que guardo con mucho cariño. Ella me enseñó a cocinar así que va mi pequeño homenaje con esta receta.

Para acompañar el té he decidido preparar unas típicas pastas marroquíes llamadas briwat siguiendo, más o menos, esta receta. Me han sorprendido gratamente porque me las esperaba más dulces pero son una auténtica delicia y acompañan muy bien con el té. De hecho, estoy muy contenta del resultado y os contaré que mi Danny se las llevo al trabajo y se las dio a probar a un compañero suyo marroquí y le dijo, literalmente, que estaban muy ricas y muy bien conseguidas...toooooooomaaaaa


Ingredientes para el té: 1 cucharadita té verde (por persona); 1 manojo (generoso) de hierbabuena; 5 cucharadas azúcar; agua.

Ingredientes para las pastas: 125 g almendras; 35 g azúcar; 2 cucharadas mantequilla; 1 cucharadita agua de azahar; 1/2 cucharadita canela molida; pasta filo; aceite girasol; miel; mantequilla (para untar); 3 cucharadas semillas de lino (originalmente sésamo).

Preparación: Empezar preparando las pastas para acompañar el té. Escaldar las almendras en un cazo con agua hirviendo durante 2 minutos. Colar, quitar la piel y secar. Tostar en una sartén sin apenas aceite hasta que estén doradas y escurrir sobre papel de cocina para eliminar la grasa. Triturar en un robot junto con el azúcar hasta obtener un polvo arenoso.

Agregar la mantequilla derretida, el agua de azahar y la canela y mezclar hasta formar una masa homogénea. Hacer bolitas con la masa del tamaño de una aceituna y reservar.

Dejar descongelar la pasta filo y cortar en tiras de unos 5 cm de ancho y lo más largas posibles. Pincelar las tiras con mantequilla derretida. Colocar una bolita de relleno un poco aplastada en el extremo de la tira de pasta filo y plegar en forma de triángulo:


Calentar el aceite en una sartén a fuego medio. Freír 4-5 briwats a la vez hasta que estén dorados (muy poco por cada lado). Escurrir sobre papel de cocina y bañar en la miel caliente (que tendremos al baño María). Poner las pastas bañadas en un colador para eliminar el exceso de líquido y espolvorear con las semillas de lino (porque no me quedaban de sésamo). Dejar enfriar.

Para preparar el té escaldamos la tetera con agua hirviendo y tiramos el agua. En la tetera caliente poner el té, la hierbabuena y el azúcar y cerrar la tapadera. Poner de nuevo agua a hervir y cuando llegue a ebullición añadir a la tetera hasta llenarla. Tapar y dejar reposar durante 10 minutos. Servir té en un vaso a buena altura para que forme burbujas y devolver el té a la tetera (podremos ver así el color y forma parte del ritual). Ahora si, servir el té a los invitados (siempre a buena altura) y acompañar de las pastas.



¿Os gusta mi rincón árabe?

Este mes no sólo participo en el Reto Cocinas del Mundo - Marruecos sino que Ediciones DK viaja con nosotros y ha preparado un lote de libros que van a sortear entre todos los participantes de este viaje...¡yupiiiiiiiiiiiiii! ¡a ver si hay suerte!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...