English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

20 mayo 2018

GOLFEADOS VENEZOLANOS #CocinasdelMundoLatinoamerica

Tercer domingo de mes y fiel a la cita con el Reto Cocinas del Mundo que este mes cae en manos de nuestras amigas Nieves y Elena de La cajita de nieves y elena y, valiéndose de la licencia poética, nos han llevado de viaje a Latinoamérica...¡nada más y nada menos!

Tengo la suerte de trabajar con gente de muy diferentes países latinos, entre ellos Cuba, México, Argentina o Perú, todos ellos con una gran riqueza gastronómica y de los que es difícil elegir una sola receta. De nuestros hermanos latinoamericanos me he traído las quesadillas o la michelada (México), la empanada criolla (Argentina), el bobó de camarao (Brasil), el mojito (Cuba), los alfajores (Perú), las enchiladas chapinas (Guatemala) o el perrereque (Nicaragua), así que para esta ocasión decidí trasladarme a un país desconocido y del que, contrariamente a lo habitual en mí, he decidido preparar una receta dulce con un nombre muy curioso.

Los golfeados son unos panecillos enrollados en forma de caracol que se han convertido en uno de los dulces mas apreciados por los venezolanos. Se pueden encontrar en cualquier panadería del país, pero los más famosos, suaves, esponjosos y llenos de “melao” se encuentran en las proximidades de Caracas. Están rellenos de panela* rallada y queso, aromatizados con anís en especie, horneados y cubiertos con melao (una especie de sirope hecho con azúcar moreno).

La panela es un dulce típico de la gastronomía de muchos países latinoamericanos preparado a partir del jugo no destilado de la caña de azúcar tras haberse puesto en remojo, hervido, moldeado y puesto a secar y antes de pasar por el proceso de purificación necesario para convertirlo en azúcar moreno. Aquí no lo encuentro así que lo he sustituido directamente por azúcar moreno. Tampoco he preparado el melao porque no soy muy dulcera y tenía en casa un sirope que he usado muy ligeramente por encima.

¿El resultado? Un dulce espectacular, ideal para tomar con el café, y del que en casa han dado muy buena cuenta jejejejeje


Ingredientes: 500 g harina 00; 200 ml leche; 1 sobre levadura seca de panadero; 50 g azúcar; 50 g mantequilla; 2 huevos, 150 g azúcar moreno; 300 g queso quark; semillas de anís; 1 cucharadita sal; mantequilla para untar la masa.

Preparación: Empezamos preparando el prefermento. Calentar la leche en el microondas durante 1 minuto. Añadir la levadura, 50 g de la harina y una cucharada del azúcar, remover bien con una varilla, tapar y dejar en reposo durante 10 minutos.

Una vez que ha aumentado el volumen, precalentar el horno a 50 ºC y poner dentro un recipiente con agua.

En el bol de la amasadora poner el resto de la harina junto con el azúcar restante y la sal y mezclar. Hacer un hueco en el centro y añadir los huevos batidos, la mantequilla derretida (30 segundos en el microondas) y el prefermento y amasar con el gancho hasta obtener una masa que se despega de las paredes. Enharinar la superficie de trabajo y continuar amasando con las manos hasta que la masa quede lisa y uniforme (es una masa muy agradable de manosear). Meter la masa en un bol enharinado, cubrir con un paño, apagar el horno y meter dentro el bol tapado para que leve durante aproximadamente una hora y media.

Una vez levada la masa, amasar un poco en la mesa para eliminar las burbujas de aire. Extender la masa con el rodillo en forma rectangular y pincelar con mantequilla fundida. Extender por encima el azúcar moreno, añadir generosamente las semillas de anís y, por último, extender por encima el queso quark batido con ayuda de una espátula. ¡Cuidado aquí con pasarse con el queso porque al enrollar se saldrá todo!



Enrollar la masa en un rulo a lo largo y cortar en rodajas de 1,5 cm de ancho y colocar sobre la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado. Meter en el horno apagado durante 15 minutos para que crezcan.

Hornear los golfeados a 180 ºC durante 15-20 minutos hasta que estén dorados. Sacar, pintar con el sirope y dejar enfriar sobre una rejilla.



Pues con esta receta que ha sido un descubrimiento participo en Cocinas del Mundo - Latinoamérica y seguro que me llevo alguna más de mis compis. ¡Hasta el mes que viene!

RETO COCINAS DEL MUNDO

17 mayo 2018

SOPA DE (MINI) GALETS

No se cuanto tiempo llevo buscando los famosos galets...Y he llegado a la conclusión de que sólo los venden en la tierra en la que se usan para preparar esta famosa sopa que estaba en mi lista de pendientes desde hace mucho.


Ni cuando fui a visitar a mi padre hace poco (zona Murcia) ni por supuesto aquí donde vivo (Holanda) he encontrado la famosa pasta (¡gigante!) que en Italia conocen como lumaconi. Pero como yo no me achanto por tan poco he decidido preparar mi propia versión mini (que me perdonen los puristas) utilizando como pasta los pipe rigate que son la versión en pequeñito de los galets.

 
Lumaconi (izquierda) vs Pipe rigate (derecha)

Para preparar esta deliciosa sopa que en casa ha arrasado me he inspirado en la receta de mi compi Elena y tengo que decir que, aunque no sea Navidad, la repetiré más de una vez. ¡Mmmmmm!

Ingredientes para el caldo: 1 hueso jamón; 2 zanahorias; 1 puerro; 1 rama apio; 1/2 col; 20 g perejil fresco; 2 l agua.

Ingredientes para la sopa: 250 g carne picada; 300 g pasta pipe rigate; 1 cucharadita especias morunas; sal; pimienta; caldo; hierbabuena seca.

Preparación: Empezaremos preparando el caldo. En una olla poner el agua a hervir junto con el hueso y las verduras limpias y enteras y cocinar durante 1 hora a fuego medio. Colar y reservar.

Mientras, en un bol poner la carne, salpimentar al gusto, añadir las especias (este es mi toque, que me encanta) y mezclar bien con las manos. Rellenar la pasta con un poquito de carne y reservar. Esta es la parte más laboriosa porque el tamaño de la pasta es pequeñito pero es divertido.


Pasar el caldo colado a una olla y poner a calentar. Rectificar de sal si es necesario y cuando empiece a hervir añadir un toque de hierbabuena seca (este es otro de mis toques, me encanta el olor y sabor que le da a los caldos) y la pasta rellena y dejar cocinar durante 10 minutos. Apagar el fuego y dejar reposar la sopa durante unos minutos antes de servir. ¡Sublime!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...