English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

14 octubre 2018

TARTA DE SALMÓN Y PUERRO - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

¡Buenos días! Ya sabéis que este año he puesto de nuevo en marcha la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers que pretende homenajear, cada mes, a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a las que ya considero amigos aunque no nos conozcamos en persona. Y ¿cómo se devuelve tanto cariño y apoyo? pues de la mejor manera que se me ocurre es cocinando una de sus recetas.

Este mes de Octubre he escogido, y me apetece mucho, a Mª José, directora del blog Aquí se cuece jugando, a quien sigo desde hace tiempo ya que tuvo a bien unirse a mi reto de cocina regional italiana. Vive en Valencia y le gusta cocinar y disfrutar con una buena comida. Pero lo que más le gusta es jugar (en negrita y con letra gorda) con la comida.

Una de las cosas que más me gusta de su blog son sus comidas temáticas: comida de un color, temáticas dirigidas a juegos, a los siete pecados capitales, a resolver un asesinato...No sólo cocina sino que piensa en el tema, en el decorado, en los platos, en lo que pensarán y dirán sus comensales...¡Me parece divertidísimo! Por eso no podéis dejar de visitarlo. Bueno, por eso y por la cantidad de cosas ricas que prepara...

Para este homenaje me he decantado por una receta de las suyas porque Mª José también participa en varios retos que compartimos y es que cuando vi su tarta de salmón y ricotta literalmente me enamoré. Me gustan muchísimo las tartas saladas, tengo varias en el blog, pero ninguna con pescado y el salmón es uno de esos que en casa consumimos mucho. Tengo suerte de encontrarlo en lomos (congelado claro) totalmente limpios así que me pareció una idea fantástica. ¡Y no me he equivocado! Casi no he cambiado su receta pero es que no hace falta ¡está buenísima!


Ingredientes: 250 g salmón; 1 puerro grande; 2 cebolletas (aquí son del tamaño de los ajetes); 3 huevos; 125 g ricotta; sal; pimienta; mantequilla; 5 hojas cuadradas de masa quebrada congelada.

Preparación: Cortar el salmón en daditos pequeños. Limpiar y picar las cebolletas. Limpiar el puerro y cortar en aritos.

En una sartén poner a fundir una cucharada de mantequilla y rehogar el puerro durante 5 minutos. En un bol batir los huevos y mezclar con la ricotta deshaciendo los grumos. Añadir el puerro, el salmón y las cebolletas y mezclar todo. Salpimentar al gusto y reservar.

Dejar descongelar la masa durante 10 minutos. Como aquí no venden de forma redonda, he juntado todas las placas cuadradas y he vuelto a estirarla en la mesa, ligeramente enharinada, con ayuda del rodillo. Engrasar ligeramente el molde y colocar la masa cubriendo fondo y pared. Eliminar el exceso de masa. Verter el relleno y repartir bien por toda la superficie.


Precalentar el horno a 180 ºC. Hornear la tarta (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 35 minutos. ¡Servir y disfrutar!


Antes de despedirnos hasta el mes que viene (¿quién será la próxima?), he pedido a Mª José que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquito más de ella. ¡Gracias guapa, por la receta y por prestarte a contestar!
  1. Un ingrediente: Me encanta los guisos y la cocina de cuchara por eso escojo un ingrediente bastante común a esos guisotes, la cebolla
  2. Una fuente de inspiración: El mar. Nada mejor que pasear sin zapatos por la orilla de la playa para dejar la mente como nueva para nuevas ideas
  3. Un utensilio: La cuchara
  4. Una afición: Viajar
  5. Un destino: Casi cualquiera, pero bueno, por elegir uno, elijo mi próximo destino: San Francisco
  6. Una comida: Guisado de carne
  7. Un libro: El juego de Ende (Orson Scott Card)
  8. Una película: La vida de Brian 
  9. Un sueño: Llegar a tener nietos y criarlos, o sea volver a estar en contacto con niños pequeños
  10. Cocinar es... un placer
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!


09 octubre 2018

PALITOS DE QUESO DE LAVANDA CON SALSA PICANTE #CocinArte

No siempre llego a todo aunque lo intento...El mes pasado no pude pero este no quería perderme un reto que me parece precioso y que lleva mi querida Maria, de In my little kitchen. Se trata de CocinArte, un reto que nos acerca el arte a través de la propuesta, cada mes, de un cuadro, en el que nos inspiraremos para cocinar un plato dulce o salado.

El cuadro elegido para este mes es “L'Escarpolette” (ca 1767, óleo sobre lienzo, 81 x 65 cm, Wallace Collection, London) pintado por Jean-Honoré Fragonard tras un encargo de un rico barón como homenaje a su amante. El cuadro se ha convertido en el símbolo de toda una época, el Rococó, por su refinamiento y sensualidad. Representa una escena galante en un ambiente idílico: una joven se balancea en el columpio que empuja un hombre mayor (seguramente su marido, relegado a la sombra) mientras que abajo, a la izquierda, aparece un joven  que mira debajo de su falda (amante de la mujer, luce en primer plano) entre vegetación y flores.


Reconozco que le he dado muchas vueltas al cuadro antes de decidir qué quería hacer...hasta que abrí la nevera y vi el queso de cabra de lavanda que había comprado en mi última visita a uno de los lugares más bonitos del país en el que vivo: Zaanse Schaans. Siempre que voy hago una parada en Kaasmakerij Catharina Hoeve, una tienda réplica de una granja de quesos tradicional donde se pueden comprar todo tipo de quesos. También hacen demostraciones en 10 idiomas diferentes para ver todo lo relacionado con la producción del queso y, claro, puedes probar algunos de esos deliciosos quesos. ¡Esta es mi parte favorita!

Fue así como descubrí el queso de lavanda que os comentaba, con un precioso color y un sabor maravilloso. De hecho, fue el color y el sabor lo que me transportó directamente al cuadro...


El cuadro, para mi, habla de secretos, de descubrir, de sensualidad, de sentimientos agridulces...y a mi se me ocurrió encerrar este queso tan especial en pasta filo y preparar unos palitos de queso fundido, que son uno de los snacks más típicos aquí, acompañados de una salsa agridulce picante...¡Y me ha molado mucho! La receta es muy sencilla, es el proceso de asociación lo que me ha fascinado y, de repente, me he encontrado literalmente comiéndome el cuadro con una sonrisa picarona...

Ingredientes para los palitos: 5 hojas pasta filo; queso de lavanda; mantequilla.

Ingredientes para la salsa: 50 ml vinagre; 3 cucharadas azúcar; 1 cm jengibre fresco; 1 chile picante: 1 diente ajo; 100 ml agua; 1 cucharadita maicena.

Preparación: Empezar preparando la salsa picante agridulce. En el vaso de la batidora poner el vinagre, el azúcar, el jengibre pelado y picado, el chile picado y sin semillas, el ajo pelado y picado y el agua (reservar 3 cucharadas) y batir hasta que quede todo integrado.

Pasar a un cazo y cocinar a fuego suave durante 5 minutos para que evapore un poco el vinagre y se concentre el azúcar. Añadir la maicena disuelta en las cucharadas de agua fría y dejar cocinar unos minutos más hasta que la salsa espese. Dejar enfriar.

Cortar el queso en bastones de largo un poco menos que el ancho de la pasta filo. En mi caso uso hojas de pasta filo cuadradas que corto por la mitad. Untar la pasta filo con mantequilla derretida (en el microondas, 30 segundos a 700 W) por ambos lados. Colocar el queso a lo largo de uno de sus lados cortos, doblar los extremos opuestos de la masa sobre los extremos del queso y enrollar la masa sobre el queso como si fuera un burrito. Colocar los palitos en la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado con la abertura hacia abajo.

 

 

Hornear a 200 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) hasta que estén dorados. Acompañar con la salsa picante y, en mi caso, con una ensalada.





Pues con esta receta participo en el reto CocinArte y os dejo aquí el recopilatorio completo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...