25 septiembre 2016

MERMELADA DE PIMIENTO ROJO - RETO #ASALTABLOGS

Confieso que estoy emocionada...Después de tanto tiempo intentándolo...¡¡¡al fin estoy en el reto de los Asaltablogs!!! ¡Yupiiiiii! Cuando Marga, de Azafranes y Canelas, me dijo que (¡por fin!) formaba parte de la panda de "mangantes" más famosos de la blogosfera ¡casi no me lo podía creer!

Para quién aún no conozca la mecánica, cada mes se elige, mediante sorteo, un blog entre los participantes (¡más de 100!), y el agraciado (el blog asaltado) se pasa el mes viendo como el resto de blogs asaltantes "manga" de su cocina todas sus reservas. Una vez decidida la receta que nos llevamos, la cocinamos a nuestra manera y, al final de cada mes, se hace una publicación masiva del resultado de dicho asalto.

¡Y llegó el día! ¡Y hoy me estreno! El blog asaltado de este mes era el de Mabel, Mabel´s Kitchen, que no podéis dejar de visitar porque tiene mil y una delicias, todas ellas sencillas y sabrosas...¡qué difícil elegir una!

En mi caso ha coincidido que estaba haciendo el Curso de Conservas, Encurtidos, Mermeladas y Escabeche de la Escuela de Cocina Las Hermanas, que gané hace unos meses en el 3º Concurso de El baul de las Delicias. Y dando vueltas por la despensa de Mabel me encontré de narices con su confitura de pimientos...¡y allá que me la robé! ¡me venía al pelo para practicar!


Tengo que decirte, Mabel, que es tan rica como fácil, que tiene un color rojo espectacular y que untada en una tostadita de paté es algo sencillamente sublime. ¡Estoy encantada de mi elección! ¡Gracias por la receta!

Ingredientes: 3 pimientos rojos (unos 300 g una vez cocidos); 60 g azúcar; 25 g vinagre.

Preparación: Lavar los pimientos, quitarles las semillas y las hebras blancas interiores y cortarlos en tiras (en crudo son unos 600 g). Poner en un recipiente apto para microondas y cocinar a 700W durante 25 minutos, en tandas de 5 minutos, removiendo cada vez. ¿Por qué? Porque ya os digo que la última vez que lo hice todo de un tirón el pimiento se deshidrató por completo y apareció un carboncillo...¡yo ya he avisado!

Triturar los pimientos cocidos con la batidora, poner en un cazo y añadir el azúcar y el vinagre. Remover bien y cocinar a fuego lento hasta que pierda todo el líquido y quede una consistencia de mermelada.

Mientras se va haciendo la mermelada ponemos una olla profunda con agua y colocamos un paño de cocina en el fondo. Ponemos los tarros que vayamos a esterilizar junto con las tapaderas. Hervimos durante 10-15 minutos y, con unas pinzas, sacamos los tarros y los ponemos boca abajo sobre un paño limpio y también las tapaderas. Dejamos entibiar.

Cuando la mermelada esté lista la ponemos caliente directamente en el tarro, cerramos bien fuerte la tapadera y lo colocamos boca abajo hasta que esté frío. Así crearemos el vacío para que la mermelada se conserve. No olvideís etiquetarla. La mía la puse en la nevera y no ha durado mucho la verdad, jajajajaja.



Pues con esta receta tan rica participo en el 4º Reto Asaltablogs y ahora me voy corriendo a ver el resto de asaltadores. ¡Hasta el próximo mes!


22 septiembre 2016

BOTIFARRA AMB MONGETES

Estrenamos el comienzo del otoño con una receta muy de la tierra donde vivía hasta hace 2 años y que, personalmente, me encanta.


Antes de marcharme de Cataluña, mis colegas de trabajo y compañeras de muchas viscisitudes - Anna, Margarida, Marian y Dolors - me regalaron un libro de cocina catalana muy particular, escrito por Colman Andrews en inglés pero con mucha mezcla de catalán. Un libro de recetas tradicionales de la cocina catalana contadas con gran sentido del humor.


Entre las muchas y sabrosas recetas hay una que es un clásico y que he comido muchas veces mientras vivía en Tarragona, la famosa "botifarra amb mongetes" con su toque de alioli, fácil de preparar si se tienen los ingredientes adecuados. Y diréis...¿en Holanda encuentras todo? ¡Pues si amig@s, si!

Resulta que he descubierto una salchicha en el supermercado cercano a casa cuyo sabor es casi idéntico al de la butifarra que compraba en Tarragona. Y en cuanto a las famosas alubias, lo más parecido a las originales que he encontrado han sido unas pequeñitas que se venden en el gran mercado oriental al que voy a por especias y que se cocinan en un santiamén.

Ingredientes: 2 tomates; 1 cebolla; 2 dientes ajo; perejil fresco; 300 g alubias secas;  aceite; sal; pimienta; butifarra (al gusto).

Preparación: Dejar en remojo las alubias la noche anterior en agua. Tirar ese agua y poner a cocer en agua fría las alubias durante 30 minutos (probar que estén tiernas). Colar y reservar.

Preparar un sofregit (sofrito). Cortar los tomates pelados en daditos, la cebolla pelada en daditos y el ajo pelado y bien picado. En una sartén poner unas cucharadas de aceite y sofreir todo a fuego suave durante 10-15 minutos. Añadir el perejil picado y mezclar. Añadir las alubias escurridas, salpimentar al gusto y darle unas vueltas para integrar todos los ingredientes. Reservar caliente.

Pinchar la butifarra con un tenedor y sofreír en una plancha con muy poco aceite a fuego lento hasta que estén hechas por todos lados.

Preparar una mayonesa de ajo con 1 huevo, 1 diente de ajo grande, una cucharada de zumo de limón, 1 cucharada de vinagre, una pizca de sal, una pizca de azúcar y un vasito de aceite de oliva.

Servir la butifarra acompañada de la mayonesa de ajo y de las alubias. ¡mmmmmmmmmmm!


Os dejo con una foto de nuestra última fideuá juntas en la playa para despedirnos. ¡Os hecho de menos chicas!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...