30 diciembre 2018

CUPCAKES ESPECIADOS DE CALABAZA #ASALTABLOGSINVISIBLE

Los que me conocen saben que por estas fechas el blog ya estaría cerrado hasta después de Reyes, por lo menos en lo que a recetas se refiere, pero en esta ocasión, por circunstancias, seguimos abiertos para una ocasión especial...


Este mes no tocaba asalto oficial del reto #Asaltablogs pero los que quisimos nos apuntamos a asaltar por sorpresa a nuestro "blog amigo invisible" que nos tocó por sorteo. Y me pasó una cosa muy graciosa y es que cuando recibí el correo con mi asaltado leí mal y me puse a buscar recetas en el blog equivocado...jajajajaja


Menos mal que me dio por mirar de nuevo (conociéndome como me conozco) y vi que era el blog de Maribel (Picoteando ideas) así que me puse manos a la obra y me colé en su cocina haciéndome la despistada y arramblé con su receta de cupcake especiado de calabaza con frosting de chantilly que está rico no, ¡lo siguiente! Eso si, lo he tuneado para darle el toque navideño y holandés que requieren estas fechas...¡espero que te guste!

Querida compi, ha sido un placer asaltar tu cocina y que no descubrieras que era yo, a pesar de haberseme ido la mano con el verde y haberte dejado la cocina llena de churretones jajajajaja. Los cupcakes han sido un éxito rotundo en casa y se quedan para siempre.

Ingredientes (12 cupcakes): 160 g calabaza asada; 50 g azúcar blanca; 60 g azúcar moreno; 75 g aceite girasol; 2 huevos; 140 g harina repostería; 1 cucharadita levadura Royal; 1 cucharadita bicarbonato sódico (baking soda); 1 cucharadita mezcla de especias speculaas; 1 pizca sal.

Ingredientes para el frosting: 250 ml nata 35%; 60 g azúcar glas; 1 sobre "Natafix" del Dr. Oetker; bolitas plateadas (para adornar).

Preparación: Pelar la calabaza y limpiar de semillas. Cortar en trozos grandes y colocar sobre la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado, regar ligeramente con aceite y asar en el horno a 180 ºC durante 30 minutos.

En el vaso de la batidora pesar la cantidad de calabaza que necesitamos y añadir los azúcares. Triturar bien e ir añadiendo uno a uno los huevos triturando bien. Pasar esta crema al bol de la amasadora. Añadir el aceite en hilo mientras batimos a velocidad 3.

En otro bol mezclamos la harina, la levadura Royal, el bicarbonato, la sal y las especias. Añadir esta mezcla sólida a cucharadas sobre la crema anterior sin dejar de batir hasta que todos los ingredientes estén integrados. Pasar la masa a una manga pastelera y guardar en la nevera durante 4 horas (así los cupcakes os subirán más).

En una bandeja de cupcakes poner los moldes de colores y añadir la masa con la manga pastelera rellenando hasta la mitad de cada uno. Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 20 minutos. Pinchar con un palillo que debe salir limpio. Sacar los cupcakes de la bandeja y dejar templar.

Mientras preparamos el frosting de nata. En el bol de la amasadora poner la nata bien fría, añadir unas gotas de colorante amarillo y las mismas gotas de colorante azul (si tenéis verde mejor), el azúcar glas y el estabilizante y batir a velocidad 4 hasta que la nata esté montada. De esta forma os aguantará más tiempo. Pasar a una manga pastelera con boquilla de estrella.

Decorar los cupcakes con el frosting verde (simulando un arbolito) y decorar con las bolitas plateadas. ¡Os quedarán unos arbolitos de Navidad de lo más dulce! El toque de la calabaza con la mezcla de especias tan típica de aquí combinados con el frosting de nata es una auténtica delicia.




Pues con esta receta participo en el #asaltablogsinvisible y me voy corriendo a descubrir quien ha entrado a hurtadillas en mi cocina..¡Feliz Año Nuevo!


28 diciembre 2018

ABRIENDO EL CAJÓN...BIZCOCHO DE NAVIDAD

¡Hola mis pequeños desastres! ¿Cómo van esos excesos navideños? Yo sigo recibiendo nuevas aportaciones al Sorteo 7º cumpleblog así que hoy voy a abrir de nuevo el cajón para publicar esta receta que nos manda Mar, que no tiene blog pero que no quería dejar de participar. ¡Gracias guapa!

Ella misma nos la cuenta con sus palabras...

Bueno, aquí está mi receta, el Bizcocho de Navidad, porque así lo llamo yo. He de decir que no soy golosa, para nada, pero me encanta hacer repostería que comparto con los demás, familia, compañeras de trabajo, vecinos si se tercia...¡vamos! que yo con una porción tengo de sobra.

Peeeero, mi debilidad y del único dulce que soy capaz de comerme uno entero yo sola es el Roscón de Reyes. Por eso siempre compro dos mínimo. Peeero, mi pena es que las veces que intento hacerlo no consigo que me salga en condiciones. De hecho, la primera vez que toda entusiasma decido hacerme mi propio roscón, preparo todo y me pongo manos a la obra, quedó un roscón divino, maravilloso, pero ahí se quedó la cosa pues todo lo que tenía de apetitoso lo tenía de duro, por decir algo, porque aquello no era duro, aquello se caía al suelo y tenías que cambiar el suelo de la cocina. En casa me decían que a ver si en vez de harina había usado escayola, que si era un roscón de broma como esos jamones que venden de pega, etc etc.

Así que decidí hacer lo que siempre se me ha dado bien, el bizcocho, que aprendí de niña de mi madre, añadiendo algunos ingredientes del roscón y lo llamo Bizcocho de Navidad. Mis compañeras de trabajo siempre me piden que les haga un dulce porque dicen que les encanta, así que este año para acabar el trimestre escolar, pues somos maestras, y la proximidad de la Navidad, les he preparado esta receta, de la que no quedó ni las migas.

Ingredientes: 6 huevos; 250 g de harina de repostería; 250 g de azúcar + 50 g para adornar; 1 sobre de levadura Royal; fruta escarchada al gusto; ralladura de la piel de una naranja; ralladura de la piel de un limón; 1 cucharadita de agua de azahar (opcional); 3 cucharadas de agua; mantequilla para untar el molde.

Preparación: Separar las claras de las yemas y reservar estas. Batir las claras a punto de nieve. Añadir después el azúcar y batir hasta mezclar bien. Añadir las yemas y seguir batiendo. Añadir la ralladura de limón y naranja. Ligar todo bien.

Tamizar la harina con la levadura e ir incorporando poco a poco a la mezcla e ir ligando lentamente, con la batidora a una velocidad lenta, no echar toda la harina de golpe. Cuando ya está la masa se añade la cucharadita de agua de azahar y las 3 cucharadas soperas de agua. Volver a batir para ligar todo.

Untar el molde con mantequilla y añadir la masa. Meter en el horno a 180 °C, previamente calentado. Mientras, troceamos la fruta escarchada con la que se desea decorar. Cuando han pasado 10 o 15 minutos con la masa en el horno, los sacamos un poco para añadir la fruta por encima. De esta forma, el calor ya habrá formado una capa más consistente en la masa y la fruta no se irá al fondo por su peso. Volvemos a poner al horno durante 30 minutos más. Vigilar pasado un tiempo pues cada horno puede variar.

Ahora, echamos unas gotas de agua en el azúcar que hemos reservado, para humedecerla pero que quede compacta. Cuando falta poco para que este el bizcocho, sacamos un momento para añadir por encima el azúcar y dar un último golpe de horno para que el azúcar se endurezca.

Muestro en la foto el molde empleado, de los que hacen agujero. Le puse mucha azúcar y menos fruta a petición de los comensales, pues cuando es para mi prefiero al revés. ¡Et voilà, mi bizcocho de Navidad!.



Pues estupendo que te ha quedado y encantada estoy de que participes...no se de que me suena tu historia familiar jajajajaja.





26 diciembre 2018

ABRIENDO EL CAJÓN...ARROZ NEGRO

¡Hola mis pequeños desastres! ¿Cómo van esos excesos navideños? Yo he dejado de cocinar estos días pero he empezado a recibir las primeras aportaciones al Sorteo 7º cumpleblog así que hoy voy a abrir el cajón para publicar esta receta que nos manda Marisa, que no tiene blog pero nos sigue hace tiempo y no quería dejar de participar. ¡Gracias guapa!

Ella misma nos la cuenta con sus palabras...

Hola Maggie, primeramente felicidades por el cumpleblog, no es fácil aguantar tanto tiempo y con tantas recetas publicadas, te sigo hace tiempo y me gusta mucho como explicas las recetas. Quiero participar un año más en el sorteo, no tengo blog así que participo desde este email. Pensando que receta hacer me vino a la mente un momento ocurrido en casa de mis padres hará ya la friolera de 35 años más o menos, entonces apenas había televisión y mucho menos ni existía internet ni los blogs de cocina.

Pues bien, mi madre había hecho un día una enorme cazuela de chipirones en su tinta y había sobrado unos pocos chipirones y bastante tinta, le daba pena tirarla así que se le ocurrió echarlo a un arroz. Jamás había oído hablar de la receta de arroz negro pero por no tirar la comida así lo hizo. Al ver la cazuela, mi padre se enfadó y todo, pensando qué demonios sería eso, nos habían enseñado en casa que lo que se ponía en el plato había que comerlo y yo miraba el plato y no sabía que pensar, si es que se le habría quemado a mi madre o qué. Y eso que olía estupendamente. Mi madre nos decía que comiéramos, que ella lo había probado y estaba rico, pues empezamos a comer con un poco de repelús y oye, estaba buenísimo.

Desde entonces, cada vez que se ha hecho ese plato, nos hemos acordado de aquella primera vez, y yo pues lo hice ayer, como no tenía calamares lo hice con anillas de calamar y salió muy rico. Aquí  explico un poco la receta:

Ingredientes (somos 3 en casa y así uso las medidas): 1 vaso de arroz; 3 vasos de caldo; 2 bolsitas de tinta de calamar; 1/2 cebolla; 1/2 pimiento verde; 1/2 pimiento rojo; 1 tomate maduro; 350 g de anillas de calamar; sal; aceite de oliva.

Preparación: En la paellera echo un chorrete de aceite y sofrío bien picaditos la cebolla y los pimientos verde y rojo, cuando está sofrito con un poco de sal echo las anillas de calamar troceadas, lo rehogo bien y echo el tomate rallado. Incorporo el arroz y lo rehogo, echo el caldo con las dos bolsitas de tinta de calamar, salo y revuelvo todo. Tapo y dejo cocer hasta que está cocido el arroz, apago el fuego y tapo cinco minutos con un trapo limpio de cocina. Solo queda comer.


Pues Marisa, no sólo me ha encantado tu receta sino que me ha encantado que te animes a participar. ¡Te deseo mucha suerte!


23 diciembre 2018

CONVERSANDO CON...MABEL´S KITCHEN

¡Estoy feliz cual perdiz! La acogida que está teniendo esta tercera edición del Reto Cocina Regional Italiana me tiene fascinada así que he decidido que es hora de iros presentando a algunas de sus protagonistas.

Ya sabéis, l@s que seguís el reto, que en esta edición 3.0 también tenemos anfitrion@s cuya misión principal es elegir las recetas (de nuestro libro viajero) que vamos a cocinar. Y la primera anfitriona de esta nueva temporada, que hemos tenido durante el mes de noviembre ha sido Mabel de Mabel´s kitchen. Ella nos propuso preparar el risotto con branzino y la torta di carote.


Vamos a conocerla un poquito mejor...

ECDM: Cuéntanos Mabel...¿Cómo descubriste que te apasionaba la cocina? ¿Hay alguna persona o lugar que haya marcado tu inicios?

Mabel: Viendo cocinar a mi abuela. Los olores mientras cocinaba me atraían y ella fue quien me enseñó.

ECDM: ¿Recuerdas cuál fue la primera receta que preparaste?

M: Creo que una tortilla de patata con la patata sin freír... jajajaja nadie me dijo que tenía que freírla previamente. No se me olvidará en la vida...

ECDM:  ¡Ay madre! ¡Si yo te contara que en la mía eché los huevos batidos en la sartén donde se freían las patatas! ¡Yo no sabía que había que escurrirlas! Jajajajaja...en fin...¿Cómo se te ocurrió el nombre “Mabel´s kitchen”?

M: Mi profesora de inglés, que acudo a clases de forma regular en primavera. es del norte de Inglaterra y tiene un marcado acento escocés, pronuncia mi nombre "meibol" de una manera muy sugerente y me gustó como sonaba en inglés "meibolkichen".

ECDM: ¡Suena muy chic! Dinos... ¿cuáles eran tus expectativas a la hora de comenzar tu blog y qué ha cambiado desde entonces?

M: Uff... al principio lo tuve en modo no público y luego se lo dije a mis amigas y ellas fueron pidiendo recetas... lo que más me gustó fue poder conocer a gente de sitios muy dispares con un hobby en común.

ECDM: Si, la verdad es que da gusto conocer tanta gente ¿verdad? ¿Qué destacarías de la experiencia de tener un blog?

M: Pues, sin duda, el conocer recetas de diferentes lugares del mundo, el poder intercambiar ideas y, sobre todo, que te lean en las antípodas. Eso es muy gratificante.

ECDM: ¡Eso es fantástico! ¡Como mola! A mi no me lee nadie en mis antípodas, entre otras cosas ¡porque está en mitad del océano! jajajajajaja Ayúdanos a situarnos...¿qué podemos encontrar en tu blog?

M: De todo un poco, creo. Pero lo que más me gusta es la repostería sencilla. Un apartado especial son las recetas sin gluten que a veces publico, ya que tengo intolerantes en la familia.

ECDM: ¿Cuál es ese ingrediente que nunca puede faltar en tu cocina, el ingrediente fetiche? ¿Hay algo que nunca cocinarías?

M: Uhmmmm.... yo diría las manzanas, las uso para todo. El aguacate y el cacao puro para mi son el sumum. Y nunca nunca encontraréis recetas con tocino ni carnes grasas.

ECDM: ¡Bueno es saberlo! ¿Cuál dirías que es ese plato que te lleva a tu infancia sólo con olerlo?

M: El cocido o puchero, mientras se cuece lentamente. Ese aroma me da la sensación de volver a la infancia.

ECDM: ¡Qué rico! ¡A mi me encanta el cocido! Pero ahora queremos cotilleos y seguro que tienes alguna anécdota divertida que contarnos que te haya ocurrido en la cocina...

M: ¿Sirve la de la tortilla de patata con patata cruda? jajaja...También recuerdo unos brownies que hice para unos amigos y estaban tan líquidos que me dijeron de todo... según ellos he mejorado bastante 😉

ECDM: ¡Menos mal! ¿Tienes alguna manía a la hora de cocinar?

M: Sí, el delantal y que no me agobie nadie cerca. No me gusta que estén encima cuando cocino.

ECDM: Vaya...¡pues en eso no coincidimos! ¿Sigues algún cocinero en especial, ya sea español o extranjero?

M: Últimamente me estoy dejando llevar por la cocina vegana, y me encanta ver cocinar al Chef Budista, porque lo hace fácil y hace una cocina vegana deliciosa y muy sencilla. También me gusta Ella Woodward y, en español, Danza de fogones y Beggie Boogie.

ECDM: ¿A qué dedicas tu tiempo cuando no estás blogueando?

M: Planear viajes, ya sea para mi o para mis allegados. ¡Siempre les salen redondos!.

ECDM: ¿¡En serio!?...¡Te contrato como trip planner! Jajajajaja ¿Por qué decidiste apuntarte al Reto Cocina Regional Italiana en el que participas?

M: Porque me encanta Italia y su gastronomía, ¡de hecho nunca pensé que en plenos alpes tuvieran tartas de zanahoria! He aprendido un montón con este reto maravilloso.

ECDM: ¡Gracias, de eso se trata! Pero dinos...¿qué ha supuesto para ti ser anfitriona del reto?

M: Una responsabilidad, ya que quería transmitir mis gustos pero, a la vez, elegir algo que pudiera ser apetecible y que quisieran hacerlo. No sé si lo he conseguido, pero estoy muy orgullosa de mis elecciones. Me definen muy bien.


ECDM: ¡Pues ya has visto que ha sido un éxito! Bueno... y por último, ¿cuál de las recetas en las que has participado hasta ahora elegirías como "imperdible"? ¿Y por qué?

M: Ay, me pones en un compromiso, ya que sabes que no he podido participar tanto como me hubiera gustado. Simplemente te diré que cualquier receta que tenga verduras me parece apetitosa, y mis berenjenas a la parmesana me parecieron una auténtica delicia.

¡No te preocupes! Seguro que habrá muchas ocasiones de disfrutar juntas. Ha sido un placer haberte tenido como anfitriona. ¡Un besito!


19 diciembre 2018

KRINGLE - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

¡Buenos días! Ya sabéis que este año he puesto de nuevo en marcha la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers que pretende homenajear, cada mes, a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a las que ya considero amigos aunque no nos conozcamos en persona. Y ¿cómo se devuelve tanto cariño y apoyo? pues de la mejor manera que se me ocurre es cocinando una de sus recetas.

Acabamos el año y este mes de Diciembre he escogido, y me apetece mucho, a Thais, que dirige el blog Recetario sano, a quien sigo desde hace tiempo ya que tuvo a bien unirse a mi reto de cocina regional italiana. A Thais le gusta cocinar sano y en su blog podéis encontrar recetas de todo tipo con esa misma filosofía, además de consejillos, utensilios varios y un sinfín de cosas ricas. Y sabiendo que pronto va a ser mamá...¡me apetecía doblemente dedicarle esta entrada!

De entre sus muchas recetas, y puesto que son las fechas que son, me decidí por su corona de Navidad escandinava, el famoso Kringle, un dulce que en nórdico antiguo significa "anillo" o "círculo". Queda precioso y está muy rico, tanto que ¡apenas ha durado dos días en casa! La receta no es difícil y la he seguido casi al pie de la letra. ¡Vamos allá!


Ingredientes: 150 g harina de fuerza; 150 g harina repostería; 1 sobre levadura seca de panadero; 30 g miel de castaña; 1 cucharadita canela; 1/2 cucharadita sal; 120 ml leche; 1 huevo; 30 g mantequilla; Nutella (para rellenar); 1 cucharada zumo limón; azúcar glas.

Preparación: En el bol de la amasadora poner las harinas mezcladas con la levadura y añadir la miel, la canela, la sal, la leche templada, la yema del huevo y la mantequilla blandita y comenzar a amasar con el gancho a velocidad 2. Cuando se forme la bola de masa, sacar a la superficie de trabajo, ligeramente enharinada y amasar con las manos hasta obtener una masa lisa y homogénea que no se pega a las manos. Dejar levar 1 hora tapada en un sitio templado.

Extender la masa con el rodillo hasta formar un rectángulo lo más fino que podáis. Cubrir la masa con Nutella extendida con una espátula. Enrollar la masa sobre si misma en forma de rulo, cerrando uno de los extremos. Cortar por la mitad a lo largo a partir del extremo cerrado. Trenzar los dos extremos y cerrar la corona por el extremo, sellando bien la masa.

 


Dejar reposar la corona sobre la bandeja del horno forrada con papel durante 1 hora en un sitio templado. Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 20-25 minutos.

Mientras se hornea preparar la glasa. Batir la clara de huevo con el zumo de limón hasta que empiece a ponerse blanco (no a punto de nieve). Ir añadiendo azúcar glas y mezclando bien hasta que coja la consistencia de la glasa que queramos (más bien espesa).

Cuando la corona está horneada, sacar y dejar atemperar sobre una rejilla antes de cubrir con la glasa. Dejar enfriar antes de servir.



Antes de despedirnos he pedido a Thais que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquito más de ella. ¡Gracias guapa, por la receta y por prestarte a contestar!
  1. Un ingrediente: Ufff...hay tantos ingredientes que me gustan....la fresa, por ejemplo, soy adicta a esta fruta??
  2. Una fuente de inspiración: Instagram, sin duda me encanta mirar fotografías de platos y combinaciones exquisitas....muchas veces me inspiro en esta red social
  3. Un utensilio: La mandolina, aunque hay que ir con ojo, me encanta lo finitas que quedan las verduras cortadas con este aparato
  4. Una afición: Tengo muchas, pero la que me acompaña siempre, mientras cocino, conduzco, camino...es el canto; adoro cantar (y parece que no se me da mal)
  5. Un destino: Andorra es, sin duda, un destino que forma parte de mi vida, he ido muchas veces y seguiré yendo, pues sus montañas me tienen enamorada. Pendiente de visitar tengo muchos, destaco Suiza, porque desde hace muchos años que espero la oportunidad de visitarlo
  6. Una comida: Me encanta la pasta con aguacate, trufa y huevo planchado, un plato sencillo y delicioso
  7. Un libro: Un libro que he descubierto hace poco con recetas muy saludables inspiradas en la filosofía de Xevi Verdaguer, Com a mi m'agrada (Silvia Abril).
  8. Una película: Más allá de los sueños, una película que me encanta y define muy bien mi manera de ver la vida
  9. Un sueño: Completar la familia
  10. Cocinar es... creatividad, con pocos ingredientes puedes conseguir deliciosos y llamativos platos
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!


16 diciembre 2018

POFFERTJES #CocinasdelMundoNavidad

¡Hoy estoy feliz cual perdiz! Por fin puedo publicar una de las recetas que más ganas tenía de compartir y ha sido aprovechando el último Reto Cocinas del Mundo de este año que, como viene siendo habitual, nos lleva a la Navidad del mundo.


Este año le pedí a Sinterklaas que me trajese mi tan ansiada sartén para hacer uno de los dulces más típicos de las fiestas navideñas en el país donde resido, Holanda. Se trata de los poffertjes, que vendrían a ser como mini tortitas (¡taaaaaaan cukis!) pero más gruesas porque se levantan. Cuando llega esta época proliferan los puestos ambulantes que preparan oliebollen y poffertjes, entre otras delicias, y normalmente te los sirven como una porción de una docena en un plato con un botón de mantequilla en el centro y espolvoreados generosamente con azúcar glas. ¡Una auténtica delicia!


Como os cuento, en casa los hemos preparado en una sartén especial de hierro a menor escala y el maestro "poffertjero" (o sea mi Danny) me ha ayudado para ilustraros el proceso.

 
Os dejo un detalle de la sartén y el sirope utilizados

Ingredientes (para 4 docenas): 125 g harina; 200 ml leche; 1 huevo; 1 cucharadita levadura Royal; 1 cucharada sirope; 1 pizca sal; mantequilla; azúcar glas; sirope de chocolate; mermelada de cerezas; nata montada.

Procedimiento: En el vaso de la batidora (mejor si tiene pico para verter directamente) batir el huevo con la leche, una pizca de sal y el sirope con ayuda de las varillas. Añadir poco a poco la mezcla de harina y levadura sin dejar de batir. Dejar reposar la masa mientras calentamos la sartén.

Poner la sartén encima del fuego para que se caliente bien (al ser de hierro la temperatura será homogénea en toda la superficie). Bajar a fuego medio y pincelar la sartén con mantequilla fundida (30 segundos en el microondas a 700 W). Verter masa en cada hueco hasta el borde y dejar cocinar hasta que empiecen a aparecer las primeras burbujas. Entonces dar la vuelta con un palillo y cocinar del otro lado.


Sacar y servir inmediatamente con lo que más os guste, en nuestro caso cubiertas con azúcar glas (yo no suelo poner mantequilla adicional porque me resulta muy pesado) y con sirope de chocolate o con mermelada de cerezas y nata. ¡Lekker!





Pues con esta receta me despido hasta el próximo año y participo en Cocinas del Mundo - Navidad. ¡Os deseo unas felices fiestas!



12 diciembre 2018

CROQUETAS DE BACALAO #unomasmenos100desperdicio0

Las croquetas no son mi fuerte. Quiero decir que me encantan pero no tengo tan buena mano con ellas. O no la tenía hasta ahora que he descubierto un truqui que me ha encantado y que quiero compartir.

Este mes no quería dejar de participar en la iniciativa de mi amiga Marisa, que dirige el blog Thermofan y con la que he compartido muchas aventuras culinarias, "1 +/- 100, desperdicio 0", un proyecto que pretende concienciar sobre el reciclaje, la reducción de desperdicios, el ahorro, la defensa del medio ambiente…En su entrada ella lo explica divinamente.

¿Y que mejor reciclaje que unas croquetas? Me había sobrado relleno de bacalao de otra receta y me dije ¡voy a aprovecharlo! Tengo que decir que han salido geniales y a partir de ahora las voy a hacer siempre así.


Ingredientes: 150 g relleno de bacalao, cebolla y pimiento; 125 ml leche; 15 g mantequilla; 1 cucharada colmada harina; sal; pimienta; curry; nuez moscada; 1 huevo; pan rallado (con perejil); aceite.

Preparación: En el vaso de la batidora triturar el relleno de bacalao con la leche, sal, pimienta, nuez moscada y curry (al gusto).

Fundir en un cazo la mantequilla a fuego suave, añadir la harina y cocinar mezclando bien. Añadir la mezcla triturada y cocinar hasta espesar removiendo constantemente con una cuchara de madera para que no se formen grumos.

Pasar la mezcla a un plato, extender bien y cubrir con papel film tocando la superficie de la masa para que no se forme costra. Dejar una noche en la nevera.

Al día siguiente coger porciones de masa con una cuchara, darles forma de croqueta con la mano y pasar por huevo batido y pan rallado dos veces (alternativamente). Si os salen muchas podéis ponerlas en un recipiente y congelarlas.


Freír las croquetas en abundante aceite caliente hasta que estén doradas. Poner sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa y servir.



¡Espero que te guste amiga!


09 diciembre 2018

APERITIVO DE NAVIDAD #CocinArte

La última propuesta de este año para el reto #CocinArte, que lleva mi querida María, tiene sabor a Navidad como no podía ser de otra manera. Ella nos propone cada mes un cuadro, nosotros le damos a la imaginación y tratamos de recrear lo que nos inspira en nuestra cocina.

El cuadro de este mes es “El censo en Belén” (De Volkstelling te Bethlehem en neerlandés, 1556, óleo sobre madera, 115 x 164 cm, Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas), obra del pintor flamenco Pieter Brueghel el Viejo. En este caso le sirve al artista para pintar un paisaje nevado propio del Brabante, en el que las figuras de los protagonistas (la Sagrada Familia, con el asno sobre el que va montada la Virgen y el buey) son de pequeño tamaño y aparecen perdidos en el entorno nevado.


La primera vez que vi el cuadro me vinieron a la mente los mercadillos de Navidad y los puestos de venta de arbolitos...la verdad es que no se porqué...pero la mente a veces tiene formas increíbles de expresarse así que me mantuve fiel a la idea original y he decidido preparar un entrante navideño muy sencillo que quiere recordar a esos arbolitos de Navidad que seguro todos estamos ya poniendo en nuestras casas. ¡A mi me toca justo hoy!

Ingredientes: queso holandés semicurado; 1 pepino holandés; tomates cherry.

Preparación: Con un cortapastas en forma de estrella cortar piezas de queso, en  mi caso y puesto que el cuadro es neerlandés he usado un queso semicurado de aquí que es fácil de cortar. Reservar.

Pelar el pepino. He usado también el holandés (el que se vende aquí) porque es mucho más largo. Con ayuda de un pelapatatas ir cortando tiras de pepino a lo largo con cuidado que no se rompan.

Cortar los tomatitos cherry por la mitad en forma de semiesferas.

Para montar el aperitivo necesitamos unos pinchos de madera no muy largos. Pinchar el tomatito en la base, por encima dos tiras de pepino dando forma de arbolito y para finalizar en la punta poner la estrella de queso. Servir en raciones individuales.



¡Espero que te guste María! ¡Más sencillo no puede ser! Pues con esta receta participo en el reto #CocinArte y os dejo aquí el recopilatorio completo.


07 diciembre 2018

SOPA DE PICADILLO #PARRANDONNAVIDEÑO

Corría el mes de Noviembre...Un día recibo un correo de Angélica, del blog Bizcochos y sancochos, invitándome a participar en su Tercer Parrandón de Recetas Navideñas, un evento anual que organiza en su blog como una especie de fiesta de fin de año virtual. ¡Que sorpresa!

Ya sabéis que me gusta un evento bloguero más que a un niño una gominola así que me dije ¡claro que si! Además, la temática de este año era comida familiar o regional navideña, para conectar nuestras recetas con los recuerdos familiares y que tuviera una conexión más personal. ¡Me encanta!

Así que me puse a pensar en qué podría hacer, tenía varias opciones en mente tanto holandesas como españolas, pero no me decidía por ninguna...¡hasta que caí enferma con un trancazo de mil demonios! Supongo que el agotamiento y el hecho de que en mi trabajo hay una epidemia de enfermitos contribuyó a que, finalmente, cayera yo también. Y entonces pensé...¿qué es lo que más me apetece tomar ahora mismo y que es capaz de resucitar a un muerto? ¡Una sopa de picadillo diría mi abuela!


La sopa de picadillo, servida muy caliente, es un plato reconstituyente que nos entona el estómago, tiene una digestión muy fácil y favorece la hidratación del organismo. Es, además, el entrante ideal para la cena de Nochebuena en mi casa y para su preparación se aprovecha el caldo que nos haya podido sobrar de nuestra receta de puchero andaluz.

Ingredientes: Caldo (de puchero); 100 g jamón serrano; 1/2 pechuga pollo cocida; 2 huevos cocidos; fideos finos; pan tostado (opcional); hierbabuena seca.

Preparación: Poner el caldo a calentar. Cuando empiece a hervir, añadir los fideos, el pollo en trocitos, el jamón en daditos y hierbabuena y dejar cocer el tiempo indicado en el envase de la pasta. En el último momento añadir el huevo picado. Servir muy caliente con trocitos de pan tostado (si os gusta, a mi no jejejeje).


¡Os aseguro que después de tomarla me he sentido mucho mejor! Pues con esta receta de mi Nochebuena familiar participo en el Tercer Parrandón Navideño y aquí podéis ver las demás participaciones. ¡Gracias Angélica por pensar en mi!


04 diciembre 2018

PEPATELLI - RETO DULCE CRI: ABRUZZO

¡Buenos días! Tal y como os comenté ayer, el Reto Cocina Regional Italiana de este mes tenía como misión preparar recetas tradicionales de la gastronomía navideña italiana. Hoy le toca el turno a la propuesta dulce y, en mi caso, me he decidido por visitar la región de Abruzzo, esa gran desconocida, y traerme unos dulces típicos de estas fiestas que se avecinan.


Ingredientes: 180 g harina; 180 g miel de lima; 180 g almendra (sin pelar); pimienta; 1 cucharada AOVE; piel de 1/2 limón.

Preparación: Cortar la piel del limón con un pelapatatas de forma que no nos llevemos la parte blanca que amarga. Picar muy bien la piel y reservar. En un bol grande poner la harina y hacer un hueco en medio.

En una sartén poner a calentar la miel a fuego suave para que se vuelva líquida. Yo he usado una que compré la última vez que visité el jardín japonés en La Haya en una pequeña tienda que hay en el parque y que fabrican una miel casera que es una maravilla...y os lo dice alguien que nunca ha sido fan de la miel.

Añadir la piel de limón, el aceite y un poco de pimienta recién molida y mezclar bien. Añadir la almendra sin pelar y entera y mezclar muy bien. Añadir al centro de la harina y primero con una cuchara y luego con las manos mezclar bien amasando hasta obtener una masa homogénea que no se pega a las manos. Es probable que tengáis que poner alguna harina adicional en las manos para acabar de darle forma.

Dar forma alargada (unos 5 cm de ancho y 1 cm de alto) y colocar encima de la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado.


Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 20 minutos (cuando lo veáis dorado). Sacar del horno y aún caliente (ayudaros con un trapo de cocina limpio por encima del rulo) ir cortando tiras de un dedo de ancho que dejareis enfriar en la misma bandeja antes de consumir. Al enfriar se endurecen bastante (¡cuidado con los dientes!) pero yo aconsejo meterlos en el microondas 10 segundos antes de consumirlos ya que están calentitos y masticables 😀


Los pepatelli se llaman así por la presencia de pimienta (pepe en italiano) en la masa. Son dulces tradicionales de Navidad típicos de la ciudad y provincia de Teramo (Abruzzo), aunque ya se pueden encontrar en muchas otras localidades meridionales. A mi me recuerdan mucho en la forma a los carquinyols aunque en su elaboración se utilizan otros ingredientes. En cualquier caso, con un licorcito o un vino dulce pueden hacer que tu sobremesa sea perfecta.

Y ahora vamos con las propuestas de las participantes, a ver dónde nos llevan. ¡Como siempre GRACIAS!

María, desde In my little kitchen, se ha decantado por uno de los dulces más conocidos, el panettone, un bollo que les encanta y que nunca se había lanzado a hacer...¡quedó divino!


Rosa, desde Un toque de canela, nos trae los ricciarelli di Siena, unos pastelitos que le han robado el corazón y ha querido dedicar a su nieta Siena...¡precioso!


Nati, desde Poesía culinaria-Sabores de Nati, nos trae otro clásico de estas fiestas y mi favorito, el pandoro de Verona


Rosa, desde Cocineando con Rosa, se ha atrevido con su primera masa (¡a mano!) preparando el famoso panettone...¡brava!


Nuria, desde Thermonuria, también nos trae unos dulces navideños napolitanos, los struffoli

Encarnita, desde El paraíso de los golosos, se ha decantado por preparar el pandolce genovese, una delicia navideña típica de Liguria

Y Bea, desde Sweet cookies by Bea, nos sorprende con estas susamielli, unas galletas navideñas típicas de Campania

Nos despedimos hasta el año que viene que retomaremos el reto pero ahora nos tomamos un descanso para disfrutar las fiestas en familia. ¡Os deseo unas Felices Fiestas!