18 noviembre 2018

CAAKIRI (PUDIN DE CUSCÚS CONGOLEÑO) #CocinasdelMundoCongo

El viaje de este mes para el reto Cocinas del Mundo nos lleva directamente a África, más concretamente al Congo, destino elegido por Cocinar rico y sano que ha sido la invitada agraciada. Y la primera pregunta que yo me hice fue ¿de qué Congo estamos hablando? Porque no se si lo sabéis pero actualmente hay dos...y es que el mapa mundial va cambiando a velocidad vertiginosa.

En fin, que por una parte tenemos la República Democrática del Congo con capital en Kinshasa y conocida también como Zaire entre 1971 y 1997, y luego tenemos la República del Congo con capital en Brazzaville y conocida como El Congo. De aquí precisamente me he traído la receta que comparto hoy aunque hay que decir que la gastronomía de ambos países, siendo vecinos, debe ser bastante similar.

El caakiri (o chakrey) es uno de los pocos dulces típicos del Congo, muy parecido al pudin de arroz de la India pero hecho a base de cuscús. Tradicionalmente se hacía con productos similares hechos de los granos africanos disponibles como el fonio, el mijo o el maíz. De hecho, la palabra caakiri se refiere tanto al grano a partir del cual se hace el plato como al propio plato terminado. La receta, en sí, es muy sencilla y debo decir que está pero que muy rica. ¡Espero que os guste tanto como a mi!

Ingredientes: 275 g sémola de cuscús instantánea; 1 cucharadita mantequilla (opcional); 1 pizca de sal (opcional); 350 g agua; 150 g leche evaporada; 300 g yogur griego; 150 g creme fraîche; 75 g azúcar; 1/2 cucharadita esencia de vainilla; nuez moscada; cardamomo molido; frutas secas picadas (opcional).

Preparación: Preparar el cuscús siguiendo las instrucciones del envase. En mi caso, calentar el agua indicada con una pizca de sal, verter sobre la sémola de cuscús instantánea, tapar y dejar hidratar 5 minutos. Añadir la mantequilla y remover bien con un tenedor para soltar el cuscús. Dejar templar. De aquí he usado 350 g para el postre, el resto lo guardo para otros usos.

En un recipiente mezclar bien el yogur, la leche evaporada y la creme fraîche con la vainilla y el azúcar. Añadir el cuscús, mezclar y añadir (si se quiere) frutas picadas (en mi caso una mezcla de diferentes frutas secas como plátanos, papaya, cerezas, etc). Enfriar en la nevera 1 hora para que coja consistencia. A la hora de servir condimentar (al gusto) con una mezcla de nuez moscada y cardamomo molido.



Pues con esta receta participo en Cocinas del Mundo - Congo y nos vamos a visitar al resto de participantes.


15 noviembre 2018

CREMA DE CHAMPIÑONES - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

¡Buenos días! Ya sabéis que este año he puesto de nuevo en marcha la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers que pretende homenajear, cada mes, a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a las que ya considero amigos aunque no nos conozcamos en persona. Y ¿cómo se devuelve tanto cariño y apoyo? pues de la mejor manera que se me ocurre es cocinando una de sus recetas.

Este mes de Noviembre he elegido, porque me apetece mucho, a María, quien se encuentra detrás del blog In my little kitchen, a quien sigo desde que, por cosas de la causalidad, empezamos a compartir nuestros retos mutuos. María se define a sí misma como apasionada de la cocina, el arte y la lectura. Y fue a través del arte que la conocí, cuando puso en marcha su reto CocinArte.

Pero es que María es, como los cuadros que nos propone, pura delicadeza y buen gusto. Es así como yo la imagino, pizpireta y dulce  Si os dais una vuelta por su blog os daréis cuenta que es un amor de niña y que ese mismo amor lo traslada a su pequeña cocina, donde pone en práctica lo que ha aprendido de su madre y de su abuela. Pero también experimenta porque debe ser curiosa como un ratoncillo. En fin, ¡que es una delicia darse una vuelta por sus recetas! El problema viene cuando tienes que quedarte con una...

Revisando revisando cayó en mis manos su crema de champiñones, una receta que quería hacer desde hace mucho tiempo porque aquí siempre hay unos maravillosos champiñones castaña de los cuales estoy enamorada. ¡En mi nevera nunca faltan! Así que me puse manos a la obra y el resultado es de 10. En lugar de agua he preparado un caldo de verduras y carne de ternera que me sobraba para darle un poquito de intensidad y, de paso, reciclar esos tristes (como dice mi amiga Marisa) que pululan por la nevera.

Ingredientes para el caldo: 100 g carne ternera; parte verde de un puerro; 1/2 zanahoria; 1/2 cebolla; 1/2 pimiento rojo; 1,5 l agua; sal.

Ingredientes para la crema: 400 g champiñones castaña; 1 puerro; 1 diente ajo; 1 cebolla; 2 quesitos; sal; pimienta; aceite; cilantro fresco (opcional).

Preparación: Empezar preparando el caldo, en mi caso, hecho con restos de verduras y carne. En una olla poner el agua a hervir con una cucharadita de sal y añadir la carne en dados, la parte verde del puerro bien lavada, la zanahoria raspada, la cebolla pelada y en un trozo y el pimiento limpio de semillas y en un trozo. Cocinar durante 45 minutos a fuego medio, colar y reservar.

Lavar bien los champiñones y reservar. Pelar y picar la cebolla, el puerro y el ajo. En una cacerola poner un fondo de aceite y rehogar la verdura picada durante 10 minutos a fuego suave. Añadir los champiñones en 4 trozos y seguir rehogando durante otros 10 minutos más. Salpimentar al gusto.

Cubrir con caldo a ras de las verduras y cocinar a fuego suave durante 15 minutos. Pasar todo al vaso de la batidora junto con los quesitos y triturar bien hasta obtener una crema. Rectificar el punto de sal si es necesario. Si se quiere una textura más líquida se puede añadir un poco más de caldo. Servir caliente decorada con láminas de champiñón y cilantro fresco.



Antes de despedirnos hasta el mes que viene (¿quién será la última del año?), he pedido a María que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquito más de ella. ¡Gracias guapa, por la receta y por prestarte a contestar!
  1. Un ingrediente: El aceite de oliva
  2. Una fuente de inspiración: Mi abuela Rosa
  3. Un utensilio: Unas varillas
  4. Una afición: Leer
  5. Un destino: Asturias
  6. Una comida: El arroz de mi madre
  7. Un libro: Una tienda en París (Màxim Huerta)
  8. Una película: Love actually 
  9. Un sueño: Vivir de lo que me gusta
  10. Cocinar es... una pasión
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!


12 noviembre 2018

PIZZA BLANCA DE CEBOLLA, MANZANA Y NUECES

En casa solemos hacer pizza una vez a la semana. Nos gusta mucho cenar un dia viendo alguna serie enfrente de una pizza casera y una cervecita...¿que será lo que tiene comer con las manos que tanto nos gusta? Porque nosotros la pizza nos la comemos con las manos...y a dos manos diría.

Hace un mes tuve la oportunidad de asaltar a Ana y de mi paseo por su blog me quedé esta receta que me apetecía mucho probar. Porque nunca habíamos probado una pizza blanca...vamos, lo que viene siendo sin tomate de base. Y es que los tres colores de la bandera italiana se relacionan con los tres componentes básicos de la pizza, el tomate, la mozarella y el orégano. Pero esta pizza blanca, os diré, se queda en casa para siempre.

He cambiado alguna cosilla con respecto a la original, entre otras la masa de la pizza que la hacemos como aprendimos y la base blanca, en mi caso ricotta. También he condimentado la manzana porque creo que le aporta un sabor delicioso.


Ingredientes: 100 g ricotta; 2 cebollas; 1 manzana; un puñado nueces pecanas; 20 g mantequilla; 1 cucharadita curry; sal; pimienta; aceite de guindilla.

Preparación: Preparar la masa de la pizza según nuestra receta. Extender con el rodillo y colocar sobre el plato pizzero para el horno.

En una sartén poner la mantequilla a fundir y rehogar la cebolla, pelada y picada, durante 20 minutos a fuego suave para que caramelice. Salpimentar al gusto. Mientras se hace, pelar la manzana y cortar en daditos. Poner en un bol y mezclar con el curry hasta que quede bien impregnada.

En el vaso de la batidora batir con las varillas la ricotta para que quede como una crema. Picar las nueces con las manos.

Sobre la masa de la pizza estirada repartir la ricotta batida en una capa homogénea. Encima repartir la cebolla caramelizada y la manzana condimentada y finalizar repartiendo las nueces picadas. Espolvorear con orégano.


Hornear a 200 ºC durante 15 minutos. Regar con un hilo de aceite de guindilla y servir inmediatamente. ¡Está buenísima!


09 noviembre 2018

POSTRE DE YOGUR Y NATA CON FRUTA Y SEMILLAS #CocinArte

Hay veces que en la cocina sucede la magia. Y esta es una de esas ocasiones. Veréis...cada día 9 participo, en la medida en que me da la vida porque ando en mil jaleos, en uno de los retos que más me está gustando, #CocinArte, que lleva mi querida María. Ella nos propone un cuadro, nosotros le damos a la imaginación y tratamos de recrear lo que nos inspira en nuestra cocina.

Cuando María nos propuso el cuadro de este mes confieso que no se me ocurrió nada. ¡Y mira que me gusta el cuadro! Se trata de “Paseo a la orilla del mar” (1909, óleo sobre lienzo, 205 x 200 cm, Museo Sorolla, Madrid) pintado por Joaquín Sorolla y en el aparecen representadas su mujer, Clotilde García, que sostiene una sombrilla, junto a su hija mayor, María Clotilde, caminando al atardecer por la playa de Valencia mientras la brisa marina hace ondear sus ropas.


Dejé pasar el tiempo y un día volví a mirar el cuadro, en la paz de mi casa, y evocando ese paseo por la playa...y de repente me vino a la cabeza que iba a preparar un postre basado en los colores del cuadro. Es la primera vez que, literalmente, pinto una receta con sus ingredientes y estoy muy satisfecha del resultado. Además, es un tentempié estupendo para media mañana o media tarde, al menos yo es lo que suelo tomar y me va genial. ¡Sencillo y completo!


La base de la receta es el blanco (una mezcla de yogur y nata), para los colores amarillo y verde he utilizado dos variedades de kiwi, el azul del mar se lo llevan los arándanos que siempre tengo congelados para mis batidos mañaneros y la arena la he representado con una mezcla de semillas y frutos secos. ¿A que ha quedado chulo?

Ingredientes: 125 g yogur griego; 125 ml nata; 1 sobre azúcar avainillado; arándanos; mezcla de semillas; 4 nueces; 1/2 kiwi amarillo; 1/2 kiwi verde.

Preparación: En el vaso de la batidora batir con las varillas la nata y el azúcar avainillado hasta que esté montada. Añadir el yogur y mezclar bien con una espátula. Con la ayuda de una manga pastelera de boquilla ancha repartir la mezcla en dos boles de postre. Dejar enfriar en la nevera.

Pelar los medios kiwis y cortar en daditos pequeños. Picar las nueces.

Para componer el postre pondremos sobre el yogur/nata los arándanos en un ladito, los kiwis en el otro y las semillas y las nueces abajo. Al servirlo y comerlo mezclar todos los ingredientes.



¡Espero que te guste María! ¡Yo me lo he pasado genial! Pues con esta receta participo en el reto CocinArte y os dejo aquí el recopilatorio completo.

07 noviembre 2018

PIMIENTOS DE PIQUILLO RELLENOS DE BACALAO

Esta es una de recetas que je querido preparar desde hace tiempo pero ha sido imposible hasta ahora...¿Y por qué? por la sencilla razón de que hasta ahora no había encontrado en el supermercado pimientos de piquillo...si si, como lo oís. ¡Será por pimientos? Otra cosa no pero los hay de todas las variedades, tamaños y colores...pero frescos. Lo que se dice envasados sólo había encontrado rojos asados pero tamaño gigante y ¿qué queréis que os diga? no es lo mismo...

Así que cuando descubrí que el supermercado había traído piquillos envasados me puse como loca de contenta. ¡Me chiflan! Y por fin os traigo mi receta de pimientos rellenos en una salsa que está de muerte. No son nada complicados y, si os sobra relleno, pues a hacer croquetas de lujo pero esas ya os las cuento otro día. ¡Vamos al lío!


Ingredientes para los pimientos: 13 pimientos de piquillo envasados; 400 g bacalao congelado; 1 cebolla; 1 pimiento italiano rojo; 1 diente ajo; aceite; sal; pimienta.

Ingredientes para la salsa: 3 pimientos de piquillo envasados; 1 puerro; 70 g concentrado de tomate; 5 cucharadas líquido de conservación de los pimientos; 1/2 vasito vino blanco; 125 g nata líquida; sal; pimienta; aceite.

Preparación: Dejar descongelar el bacalao (yo lo compro en lomos limpios) y cocinar en agua con sal durante 10 minutos. Eliminar el agua y desmigar con ayuda del robot.

En una sartén poner unas cucharadas de aceite y rehogar durante 10 minutos la cebolla, el pimiento rojo y el ajo pelados y picados con el robot. Salpimentar al gusto. Añadir el bacalao picado, mezclar bien, rehogar unos minutos y reservar.

Sacar los pimientos de piquillo del tarro reservando el líquido. Colocar sobre papel absorbente para secarlos bien y reservar los tres peores (que estén rotos o abiertos) para la salsa. Rellenar el resto de pimientos de piquillo con el relleno anterior y colocar sobre una bandeja. También se pueden colocar en cazuelitas individuales.


Ahora vamos a preparar la salsa. En una sartén con unas cucharadas de aceite rehogar el puerro limpio y picado durante unos minutos. Añadir los pimientos de piquillo que quedaban picados y salpimentar al gusto. Añadir el concentrado de tomate y una cucharadita de azúcar para bajar la acidez y mezclar bien. Añadir el vino blanco y dejar evaporar. Finalmente añadir la nata y dejar cocinar 5 minutos más a fuego suave.

Triturar la salsa con la batidora añadiendo líquido de conservación de los pimientos para diluir un poco. Cuando esté homogénea verter sobre los pimientos para cubrirlos.


Hornear a 180 ºC durante 30 minutos. Servir inmediatamente.


04 noviembre 2018

TORTA DI CAROTE - RETO DULCE CRI: TRENTINO

Hoy, como cada día 4, toca reto Cocina Regional Italiana y como os dije ayer, este mes tenemos una nueva anfitriona. La elegida ha sido Mabel, del blog Mabel´s kitchen, que se ha encargado de escoger las dos recetas del mes y, para la propuesta dulce, vamos a preparar una tarta que, para mi, es una de las más ricas que he probado nunca ¡ya veréis!

Ingredientes: 250 g zanahoria; 250 g almendra pelada; 5 huevos; 200 g azúcar; 1 vial de esencia de ron; ralladura de limón; 50 g pan rallado; 1 cucharada mantequilla; azúcar glas.

Preparación: Raspar las zanahorias y triturar en el robot.

Escaldar las almendras (en mi caso las compro siempre con piel) en agua hirviendo, quitar la piel y triturar con el robot hasta obtener una harina.

En el bol de la amasadora batir las yemas de los huevos con el azúcar durante 10 minutos hasta obtener una crema. Añadir (sin dejar de batir a velocidad suave) la zanahoria y almendra, la ralladura de limón y el ron. Por último, en una sartén fundir la mantequilla, añadir el pan rallado, rehogar 1 minuto y añadir a la masa mezclando bien.

Batir las claras a punto de nieve y añadir a la masa mezclando ahora con una espátula con movimientos envolventes. Verter en un molde ligeramente engrasado y repartir bien.

Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 35 minutos (pinchar con un palillo que debe salir limpio). Dejar enfriar antes de desmoldar. Yo lo he decorado con azúcar glas.




Aparentemente, esta tarta sencilla podría parecer igual a muchas pero os aseguro que esta receta típica del Trentino no os dejará indiferentes y supera con creces cualquier otro dulce: ligera y fragante, siempre tierna, es un éxito garantizado.



Como siempre, os dejo la receta original de la que no he cambiado nada.

"Cucina Regionale Italiana" de Lisa Biondi

Y ahora vamos con las muchísimas participantes a esta receta que espero hayan disfrutado tanto como yo de este fantástico dulce. ¡GRACIAS!

María, desde In my little kitchen, se ha venido arriba este mes y también nos ha preparado la tarta...¡lo has pillado con ganas!

Nati, desde Poesía culinaria-sabores de Nati, nos trae su versión sin gluten que le ha encantado...¡me alegro!


Rosa, desde Un toque de canela, ha preparado la tarta aprovechando que venían sus nietos de Francia a visitarla y nos dice que está riquísima


Estela, desde La cocina de Estela, dice que está muy rica esta tarta o bizcocho...¡creo que coincidimos todas!


Nuestra anfitriona Mabel, desde Mabel´s kitchen, nos trae esta preciosa versión colorida de la tarta de zanahorias que ha sido su tarta de cumpleaños...¡felicidades!


Cristina, desde Cuinem?, le encantan los postres con zanahorias y nos trae su versión sin gluten ni lácteos ¡fantástica!


Kety, desde Croketypot, nos trae su versión esponjosa y dice que su hija le pone chocolate y está para morir...¡lo confieso, yo también!


Rosalía, desde Rosgastronomica, ha optado esta vez por la receta dulce que, dice, le ha gustado y mucho


Marisa, desde Thermofan, nos trae su versión sin azúcar que ha salido muy buena ¡me alegro!


Josefina, desde Josefina en Italia, nos trae su versión que dice en casa les ha encantado ¡me alegro!


Rosa, desde Cocineando con Rosa, también se ha decantado por lo dulce y dice que la combinación zanahoria y almendra es espectacular ¿a que si?


Bea, desde Sweet cookies by Bea, que por poco no llega pero que coincide en la opinión de que está muy rica

Y finalmente Encarnita, desde El paraíso de los golosos, nos trae esta ricura que está diciendo ¡cómeme!


¡Nos vemos el mes que viene con nueva propuesta! ¡Y gracias a nuestra anfitriona!


03 noviembre 2018

RISOTTO CON BRANZINO - RETO SALADO CRI: VENETO

Hoy, como cada día 3, toca reto Cocina Regional Italiana y este mes, como es habitual, tenemos una nueva anfitriona. En esta edición ya he explicado que será el azar quien elija quien será la anfitriona cada mes alternativo y, en esta ocasión, la elegida ha sido Mabel, del blog Mabel´s kitchen. Ella se ha encargado de escoger las dos recetas del mes y, para la propuesta salada, vamos a preparar un risotto muy especial ¡ya veréis!

Ingredientes: 350 g arroz Arborio; 1 lubina; 1 cucharada vino blanco; aceite; 2 dientes ajo; 1 cebolla; 2 hojas laurel; sal; pimienta; 20 g parmesano rallado.

Preparación: En la pescadería he pedido que me sacaran los lomos limpios de la lubina y el resto (pieles, espinas y cabeza) los voy a usar para preparar el caldo.

En una olla poner 2,5 litros de agua a hervir con sal; pimienta en grano, laurel, 1 diente de ajo y media cebolla pelada. Cuando empiece a hervir añadir los lomos de lubina y cocinar durante 10 minutos. Sacar el pescado y desmigar en trocitos. Reservar.

En el mismo caldo que está hirviendo añadir los despojos del pescado y cocinar durante 30 minutos. Filtrar y reservar caliente.

En una cacerola poner unas cucharadas de aceite y rehogar durante 5 minutos el ajo y la otra media cebolla pelados y picados. Añadir el arroz y el vino y continuar rehogando. Ir añadiendo cucharones del caldo de pescado al arroz a medida que se vaya consumiendo y cocinar a fuego suave durante 20 minutos sin dejar de remover con una cuchara de palo. A media cocción añadir el pescado desmigado.

Cuando el arroz esté listo añadir el queso parmesano rallado y mezclar bien. Dejar reposar tapado 3 minutos y servir. ¡A simple vista parece soso pero tiene un sabor muy rico y delicado!


La región que visitamos en esta ocasión es el Veneto, una zona que por su enclave tiene una gran tradición de productos del mar, entre ellos el pescado con el que hacen este risotto tan delicado. El secreto es un buen caldo y un buen arroz...


Como siempre me gusta dejaros la receta original a la que sólo he añadido el parmesano (quiero pensar que se olvidaron de escribirlo, ¡no concibo un risotto sin el!):

"Cucina Regionale Italiana" de Lisa Biondi


Vamos ahora con las aportaciones de este mes, todas ellas maravillosas. ¡GRACIAS!

María, desde In my little kitchen, se ha enganchado al reto y ha preparado esta versión adaptada que, según dice, está de muerte...¡me lo creo!


Marga, desde Azafranes y canelas, ha preparado su versión particular variando un poco el fondo y la terminación del pescado ¡igualmente deliciosa!


Nuestra anfitriona Mabel, desde Mabel´s kitchen, le ha encantado este risotto y dice que lo hará más veces ¡me lo creo!

Y finalmente Encarnita, desde El paraíso de los golosos, que se nos ha despistado un poco pero nos trae también su versión del risotto

¡Nos vemos el mes que viene con nueva propuesta!


01 noviembre 2018

LOMO DE CERDO ASADO CON MANGO

Esta es mi segunda participación en el Reto Alfabeto Salado, que organiza Elena del blog Miss Pimienta, y básicamente consiste en hacer una receta combinando los dos ingredientes que proponen cada mes, ingredientes que eligen dos participantes del reto (elegidos por sorteo) a partir de las dos letras también escogidas por sorteo. ¡Hasta aquí fácil!

¿Y quienes son las encargadas de elegir este mes los ingredientes? Pues nada más y nada menos que una servidora (¡siiiiiiiiiiiiiiiii!) e Hirma (SopaYpilla). ¿A que es genial? ¿Y cuáles han sido las letras que han salido? Pues la M y la L. Así que hemos sido buenas y hemos elegido una combinación que puede dar un juego increíble: mango lomo. Si si, una combinación triunfadora.

En mi caso me apetecía combinar ambos ingredientes de forma muy sencilla y por eso me fui directa a la carnicería a por una pieza de lomo de cerdo y del supermercado me traje un mango que estaba en su punto de consumo. Un poquito de especias por aquí, unas patatillas por allá y ha salido un asado que ha triunfado en casa. ¿Queréis verlo?


Ingredientes: 1 pieza lomo de cerdo; especias cajún; sal; pimienta; 1/2 mango; aceite; vino blanco; 5 patatas pequeñas.

Preparación: Engrasar una fuente de horno con aceite de oliva. Salpimentar el lomo y embadurnar con las especias cajún al gusto por todos lados. Con un cuchillo afilado hacer cuatro cortes en el lomo por cada lado a modo de ranuras.

Pelar el mango y cortar en gajos. Introducir un trozo de mango en cada ranura de la carne por ambos lados. Colocar la pieza de carne en la fuente, regar con un poco más de aceite y con un buen chorro de vino. No añadiremos agua porque el mango soltará líquido durante la cocción.


Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 1 hora. A los 30 minutos dar la vuelta a la pieza para que se dore por el otro lado y regar con la salsa de la fuente.

Pelar las patatas, cortar por la mitad y añadir a la fuente. Regar con un hilo de aceite y hornear durante 45 minutos más.


Servir la carne con las patatas y todo regado con la salsa que no es necesario reducir. ¡Buenísimo! El sabor de las especias combinado con el mango convierte a este plato en una auténtica delicia.


Pues con esta receta participo en el #RetoAlfabetoSalado y deseando estoy de ver las demás aportaciones. ¡Qué mejor manera de empezar el mes!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...