English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

19 septiembre 2018

FINANCIERS DE CHOCOLATE Y AVELLANAS #unomasmenos100desperdicio0

No siempre puedo pero este mes no quería faltar de ninguna manera a la iniciativa de mi amiga Marisa, que dirige el blog Thermofan y con la que he compartido muchas aventuras culinarias, "1 +/- 100, desperdicio 0", un proyecto que pretende concienciar sobre el reciclaje, la reducción de desperdicios, el ahorro, la defensa del medio ambiente…En su entrada ella lo explica divinamente.

Esta que os traigo es una receta que se origina en la necesidad de reutilizar unas claras de huevo que me habían sobrado de hacer otros platos. Suelo convertirlas en batido y helado de leche merengada pero esta vez quería hacer algo diferente. Tenía guardada en el cajón esta receta y, como además me sobraba chocolate y quería dar salida a un bote de avellanas...recoge de aquí y mezcla por allá y ha salido un dulce muy apañado aunque mejor mojarlo en algo porque es bastante denso jajajajaja.


Ingredientes: 6 claras de huevo; 180 g mantequilla; 190 g chocolate negro 75; 120 g azúcar; 140 g avellanas; 60 g harina; almendra laminada.

Preparación: En un cazo derretir la mantequilla y dejar cocer durante cinco minutos a fuego suave para que tome color dorado. Colar por un colador y dejar templar.

Derretir el chocolate al baño María y dejar atemperar.

Picar las avellanas con el robot hasta obtener un polvo harinoso. Mezclar con la harina y el azúcar en el bol de la amasadora. Añadir las claras de huevo líquidas y mezclar a velocidad suave con las aspas hasta que se incorporen. Añadir la mantequilla y el chocolate derretido y mezclar hasta formar una masa espesa.

Precalentar el horno a 180 ºC. Repartir la masa en los moldes para financiers (a mi me han salido 12) y cubrir con almendra fileteada.


Hornear durante 30 minutos (comprobar con un palillo que salga limpio) y dejar enfriar.


¡Espero que te guste amiga!


16 septiembre 2018

PASTEL DE PECANAS #CocinasdelMundoNewOrleans

¡Feliz domingo! Vamos recuperando poco a poco la rutina e incorporándonos a los retos en los que suelo participar y hoy vamos con la receta para Cocinas del Mundo, un reto al que no he faltado ni una sola vez. Este mes la encargada de hacernos viajar es Concha, de Cocina y Aficiones, y el destino elegido ha sido New Orleans.

No conocía su gastronomía pero para eso tenemos a nuestra guía Concha que nos cuenta todo sobre la cocina cajún y creole típicas de allí. Normalmente me habría decantado por una receta salada dado que seguro iba a ser intensa en sabores y especiada pero eso supondría poco reto así que me he decidido por algo dulce y así ponerme a prueba.

La receta que he elegido es el tradicional Sweet Southern Pecan Pie from New Orleans o, lo que es lo mismo, un delicioso pastel de nueces pecanas típico de Nueva Orleans, con uno de los frutos secos que nunca faltan en casa porque me chiflan. Es algo completamente distinto a nada que haya hecho antes y eso es lo que me atrajo. ¡Está riquísimo! Eso si, es una bomba...


Para la receta me he basado en este vídeo aunque la masa la he preparado según la hago yo. ¡Espero que os guste!

Ingredientes para la masa: 90 g mantequilla; 65 g azúcar; 3 yemas huevo; 200 g harina.

Ingredientes para el relleno: 300 g nueces pecanas; 4 huevos; 225 g azúcar moreno; 170 g sirope dorado; 1/2 cucharadita sal; 55 g mantequilla; 2 cucharaditas esencia vainilla; 3 cucharadas harina.

Ingredientes para el sirope dorado: 200 g azúcar; 100 ml agua; 1 cucharadita zumo de limón.

Preparación: Empezamos preparando el sirope dorado, una forma espesa y de color ámbar del jarabe de azúcar invertido, como una melaza clara con la consistencia a mitad de camino entre la miel y el sirope de arce. Para ello poner en un cazo un poquito del azúcar y un poquito del agua y calentar hasta que hierva. Cuando el caramelo se ponga dorado añadir el resto del agua poco a poco y remover bien con una cuchara de madera. Añadir el resto del azúcar y volver a remover. Añadir el zumo de limón, mezclar y dejar cocinar a fuego suave durante 10-15 minutos. Dejar entibiar antes de usar.

Vamos ahora con la masa para la base de la tarta. En el bol de la amasadora batir la mantequilla blandita con el azúcar hasta formar una crema. Incorporar las yemas de huevo de una en una y esperar a que se haya integrado antes de añadir la siguiente. Por último añadir la harina tamizada hasta que se forme una bola que se despega de las paredes. Sacar a la superficie de trabajo ligeramente enharinada y trabajar con las manos hasta obtener una masa lisa y homogénea. Envolver en papel film y dejar reposar 30 minutos en la nevera.

Estirar la masa con la mano dentro del molde del pastel cubriendo el fondo y las paredes (es difícil hacerlo con el rodillo sin que se rompa). Hornear a 200 ºC durante 10 minutos. Sacar y reservar para rellenar.

En un bol poner el azúcar y el sirope, añadir  la mantequilla (previamente fundida en un cazo) y batir con las varillas hasta obtener una crema espesa. Añadir la esencia de vainilla y la sal y mezclar. Aparte batir bien los huevos hasta que estén cremosos e incorporar a la crema mientras seguimos batiendo y mezclando con movimientos envolventes. Añadir la harina y mezclar bien.

Picar las nueces con el cuchillo y repartir por toda la base del molde. Añadir la crema del relleno hasta el borde repartiendo bien. Hornear a 170 ºC durante 40 minutos. Dejar enfriar antes de servir espolvoreado con azúcar glas y, si se quiere, acompañado de nata montada.



Os digo que este pastel está mucho más rico cuantos más días pasan y tenéis que probarlo si o si. Con el participo en la edición Cocinas del Mundo - New Orleans y me voy a ver el resto de recetas participantes. ¡Hasta el próximo destino!






13 septiembre 2018

SOPA DE CEBOLLA FRANCESA - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

¡Hola de nuevo! Ya sabéis que este año he puesto de nuevo en marcha la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers que pretende homenajear, cada mes, a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a las que ya considero amigos aunque no nos conozcamos en persona. Y ¿cómo se devuelve tanto cariño y apoyo? pues de la mejor manera que se me ocurre es cocinando una de sus recetas.

Este mes de Septiembre he escogido, porque está de celebración y me apetece mucho, a Concha, directora del blog Cocina y Aficiones, a quien sigo desde hace tiempo porque es, sencillamente, una todo terreno. Es más, yo no se de donde saca tiempo. Concha se define como periodista, blogger y cocinera de su blog pero yo creo que es mucho más, yo creo que tiene el don de la ubicuidad. Porque amiga Concha, ¡estás en todos los fregaos!

Esta entrañable mujer, a la que le encanta escribir y cocinar, conocer todo tipo de cocinas, investigar productos de todos los rincones del mundo e incorporarlos como ingredientes a su cocina, lo mismo te sale en la tele en un programa, que está en una degustación o está llevando el reto Cocinas del Mundo con sus compañeras o te está facilitando la vida con sus maravillosos apuntes y es que el blog de Concha está lleno de recetas estupendas, detalladas paso a paso y con unas fotos magníficas, pero también está lleno de recomendaciones, noticias, libros...¡un no parar! Por eso y porque además estrena "look" y celebra sus 2500 posts no podéis dejar de visitarlo.

Bucear entre sus recetas es una locura, no se cuantos millones tiene así que os imaginaréis que ha sido tremendamente difícil elegir una sola...Al final me he decantado por su sopa de cebolla al estilo francés (receta de Escoffier), una sopa que hacía mucho tiempo quería probar a hacer desde que la tomé en un viaje por los castillos del Loira. ¡Una auténtica delicia!

Ingredientes: 3 cebollas grandes; 1 cucharada harina; 2 l caldo; 2 rebanadas pan de semillas moreno; 50 g mantequilla, 3 cucharadas aceite; 50 g queso emmental rallado; queso parmesano rallado.

Ingredientes para el caldo: 2 l agua; 1 zanahoria grande; 2 ramas apio; 4 hojas col; 1 puerro; 1 hueso jamón; 1 trozo jamón; sal.

Preparación: Empezamos preparando el caldo. En una olla poner el hueso y el trozo de jamón, añadir las verduras limpias y en una pieza (a lo sumo cortadas por la mitad) y cubrir con el agua. Cocinar a fuego suave durante 1 hora. Rectificar de sal, colar y reservar.

En una cacerola poner a calentar el aceite con la mantequilla hasta que esté fundida. Añadir las cebollas peladas y cortadas, añadir una pizca de sal y rehogar hasta que estén blanditas. Añadir la harina y remover para integrar bien. Cubrir con el caldo y cocinar a fuego suave durante 20 minutos. Separar la cebolla del caldo con ayuda de un colador.

Tostar el pan y cortarlo en trozos. Cubrir el fondo de cada cuenco (en mi caso he usado 4 cocottes individuales) con el pan, colocar encima la cebolla, después el queso emmental rallado y por último una capa de parmesano para que haga costra. Cubrir con el caldo hasta el queso.

Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo) en la parte de abajo del horno hasta que el queso esté dorado y haya formado una costra. Servir caliente. ¡La sopa resucita a un muerto! Está deliciosa y en casa ha gustado mucho.


Antes de despedirnos hasta el mes que viene (¿quién será la próxima?), he pedido a Concha que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquito más de ella. ¡Gracias guapa, por la receta y por prestarte a contestar!
  1. Un ingrediente: La pimienta
  2. Una fuente de inspiración: La naturaleza
  3. Un utensilio: El pelapatatas
  4. Una afición: Leer
  5. Un destino: Sicilia
  6. Una comida: Tournedó Rosini
  7. Un libro: El cuarteto de Alejandría (tetralogía de Lawrence Durrell)
  8. Una película: Capitanes intrépidos 
  9. Un sueño: Visitar todos los restaurantes Estrella Michelin de Europa
  10. Cocinar es... hacer felices a los demás
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!


10 septiembre 2018

TACHNIFT (PAN MARROQUÍ) #CeutayMelillaTS

Día 10 ¿y qué toca? pues volver de vacaciones con una nueva propuesta de la Cocina Typical Spanish y este mes de Septiembre, siguiendo el tema de los últimos meses, celebran fiestas en varias Comunidades y Ciudades Autónomas como son Ceuta (día 2), Asturias y Extremadura (día 8), Cataluña (día 11), Cantabria (día 15) y Melilla (día 17) todas ellas con una gastronomía riquísima.

Como siempre y teniendo en cuenta el origen de mi familia paterna, yo tenía claro que iba a elegir participar con una receta de Melilla. Por su situación geográfica en el norte de África, su gastronomía es tradicionalmente marinera (siempre digo que el pescado y el marisco allí son excepcionales) pero también recibe la influencia cultural y de sabores de las 4 comunidades que conviven en esta pequeña ciudad: musulmanes, judíos, hindúes y cristianos. Eso ha favorecido el intercambio y mezcla que enriquece y da origen a platos que no se encuentran en otros lugares.

Tengo algunas recetas ya publicadas en el blog pero, curiosamente, este verano hemos pasado una semana de vacaciones en casa de mi prima en Melilla y hemos tenido la oportunidad de probar un pan que, aunque de origen marroquí, se encuentra en todas las panaderías de la ciudad y que nos gustó tanto que no me ha quedado más remedio que traerlos hoy. Se trata del tachnift, un pan muy sencillo de preparar y que está de vicio. ¡Vamos con la receta!


Ingredientes: 125 g harina de maíz; 125 g harina repostería; 250 g harina de fuerza; 3 g levadura seca de panadero; 400 ml agua; 1 pizca sal; aceite.

Preparación: En un bol mezclar las harinas con la levadura y la sal e ir añadiendo el agua poco a poco mientras vamos amasando (a mi me ha sobrado un poco de agua). Cuando la masa se despegue del bol, sacar la bola a la superficie de trabajo ligeramente enharinada y amasar hasta obtener una masa elástica y homogénea que no se pega a las manos. Hacer una bola y dejar reposar tapada durante 30 minutos.

Partir la masa en 6 trozos y bolear cada trozo. Aplastar con la yema de los dedos hasta formar un disco no muy fino (como un dedo de alto). Colocar todos los panes sobre una bandeja con papel, tapar y dejar reposar unos 15 minutos.


Tradicionalmente se hacen en una sartén pintada con aceite pero a mi me gusta más como quedan en el horno así que en mi caso los he horneado a 180 ºC durante 20 minutos (10 por cada lado) hasta que estén dorados. Para conservarlos templados los pondremos en un trapo de cocina limpio. Estos panes se pueden congelar y tostar de nuevo. Los podéis usar para untar cosas, para rellenarlos, para el desayuno...lo que más os guste. En mi caso los he acompañado de un baba ghanush que nos encanta y que le va como anillo al dedo. ¡Eso sí, mañana vuelven a caer en el desayuno!


Pues con esta receta participo en la iniciativa #CeutayMelillaTS y voy a ver que han preparado los demás participantes, que seguro que hay cosas riquísimas.


02 septiembre 2018

ABRIENDO EL CAJÓN...JERINGOS O BAGHRIR

¡Feliz primer domingo de septiembre! Después de unas merecidas vacaciones volvemos poco a poco a la actividad en el blog y, para empezar, vamos a abrirlo de nuevo a una receta de mi prima Mar pero, como siempre, vamos a dejar que ella nos lo cuente...

Hola, nuevamente por aquí gracias a que Maggie abre de vez en cuando el cajón para mi. Y si, también me insiste para que me decida a crear mi blog y subir mis recetas que son muchísimas. Bueno, estoy en proceso de mentalización jajaja, pero mientras, aquí está este Cajón Desastre de Maggie para ir animándome.

Esta vez vuelvo nuevamente con motivo de una festividad musulmana en la ciudad de Melilla, mi ciudad. Os recuerdo que en esta ciudad modernista, la segunda después de Barcelona en cuanto a número de edificios modernistas construidos por un arquitecto discípulo de Gaudí, también convivimos varias comunidades culturales y religiosas: cristiana, hebrea, musulmana e hindú, y todos somos participes de las costumbres de cada una de ellas.

La festividad, que se celebró el pasado 22 de agosto, es la llamada Aid El-Adha, o Celebración  del Sacrificio, pues en ella se conmemora el sacrificio de Abraham. Es la llamada Pascua Grande de los musulmanes y, en estos días, se cocinan ricos platos a base de carne de cordero y exquisitos dulces.

Uno de estos dulces es el que traigo hoy, una receta que me enseñó mi amiga Loubna pues sabe que me encantan. Se le llama Jeringo marroquí o Baghrir árabe, según el país donde se hagan. Son un tipo de tortita que no lleva huevo, ni aceites ni mantequilla y se hacen por un solo lado. Aquí en Melilla se pueden encontrar durante todo el año en muchas cafeterías-pastelerías pues, como he dicho, una ciudad rica en culturas es lo que tiene, compartir con los demás las diferentes costumbres y vivir en el respeto a los demás, aprender unos de otros, eso es convivir. De otra forma sería impensable. Y ahora, pongamos las manos en la masa.


Ingredientes (para unos 10 jeringos): 250 g sémola de trigo duro (muy fina, no usar la sémola del cuscus, que es más gruesa); 150 g harina de trigo; 1 cucharadita sal; 25 g levadura fresca prensada (1 sobre de levadura seca); 15 g levadura Royal; 600 ml agua tibia.

Preparación: En un recipiente añadir la sémola, la levadura fresca y el agua tibia. Con unas varillas, a mano, remover hasta que se disuelva la levadura. Añadir entonces, poco a poco, la harina de trigo tamizada y mezclada con la levadura Royal y la sal e ir removiendo para integrar todo. Dejar reposar 30 minutos. Pasado este tiempo, veremos que la masa ha levado. Remover un poco y comenzar a hacer los jeringos.

Calentar una sartén a fuego medio y untar muy ligeramente de mantequilla. Si la sartén es antiadherente se puede prescindir de ella. Añadir un cucharón sopero de masa, como si fuéramos a hacer una crêpe, teniendo en cuenta que no deben quedar muy gruesas o no se harán bien. Calcular una cantidad de modo que echemos la masa en la sartén y podamos extenderla. Enseguida se observa que comienzan a salir agujeritos. Cuantos más salgan es que lo estamos haciendo bien y quedará más esponjoso. Solamente se hacen por una cara; por eso hay que dar con el punto del fuego, para que cuezan y no se quemen.


Cuando ya están hechos, se pueden tomar calientes o fríos de muchas formas: con mantequilla, mantequilla y mermelada, con miel, con azúcar glas y canela, con chocolate tipo nutella, con nata y fruta...¡Al gusto del consumidor! Como es un dulce de "masa" y llena bastante, se suele tomar acompañado de un té moruno con hierbabuena, pero también puede acompañarse con cualquier infusión de vuestro gusto, o café con leche o zumos.



Entre septiembre y octubre habrá festividades de la comunidad hebrea en la ciudad y también tienen una gastronomía muy rica. Estaré pendiente de aprender algo rico rico que me enseñe mi amiga Esther. Ya en diciembre, para Navidad, les tocará a ellas disfrutar del turrón y del Roscón de Reyes, dulce que tiene mucho éxito en todas las culturas de Melilla.

Espero que os guste la receta. Hasta pronto.
Mª Del Mar

17 agosto 2018

GERS OGAILY - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

¡Hola de nuevo! El blog sigue de vacaciones pero no podía faltar a esta cita mensual. Ya sabéis que este año he puesto de nuevo en marcha la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers que pretende homenajear, cada mes, a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a las que ya considero amigos aunque no nos conozcamos en persona. Y ¿cómo se devuelve tanto cariño y apoyo? pues de la mejor manera que se me ocurre es cocinando una de sus recetas.

Este mes de Agosto he escogido, porque me apetece, a Patricia, alma mater del blog Patty's Cake, a quien sigo desde hace tiempo porque su cocina es, sencillamente, puro arte. Ella dice que le encanta escribir desde siempre y ha visto en su blog la forma de contar historias de su vida en cada una de las recetas que hace. Y como no hay dos sin tres, junto a la cocina y la escritura, a Patricia le encanta la fotografía y son precisamente sus fotos las que me engancharon por primera vez a su blog. Eso y que publica sus recetas también en inglés, algo que es de destacar.

Bucear entre sus recetas es una delicia, sus platos traspasan la pantalla y se te hace la boca agua así que os imaginaréis que ha sido tremendamente difícil elegir una sola...Al final me he decantado por su gers ogaily, un pastel perfumado típico de Kuwait al que le eché el ojo cuando ambas participamos en un reto común. He mantenido bastante la receta base pero la he hecho en versión bocaditos mini bundt cakes y los he bañado con sirope de chocolate. ¡Una auténtica delicia!

Ingredientes: 90 g agua templada; 1/2 cucharadita azafrán (hebras); 1/2 cucharadita cardamomo molido; 30 g agua de azahar; 5 huevos L; 175 g azúcar; 1 cucharadita esencia de vainilla; 120 g aceite de girasol; 200 g harina; 1 cucharada levadura Royal; 1/4 cucharadita sal; 35 g sésamo tostado.

Preparación: Precalentar el horno a 180 ºC, calor arriba y abajo, sin ventilador.

En un bol tamizar la harina, la sal y la levadura, mezclar y reservar. En el agua templada, poner el azafrán, el cardamomo y el agua de azahar, dejar reposar mientras preparamos el resto, colar por un colador y reservar.

En el bol de la amasadora poner el azúcar, la vainilla y añadir los huevos de uno en uno mientras vamos batiendo hasta obtener una masa esponjosa y aireada. Añadir poco a poco el aceite y continuar batiendo a velocidad suave. Añadir la mezcla de la harina poco a poco sin dejar de batir. Finalmente verter poco a poco la mezcla de agua sin dejar de batir suavemente.

Engrasar los moldes de mini bundt y espolvorear con unas cuantas semillas de sésamo. Incorporar el resto de las semillas a la masa y mezclar con la espátula. Verter la masa en los moldes y hornear hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio (en mi caso unos 30 minutos). Sacar del horno y dejar enfriar. Desmoldar y decorar con sirope de chocolate.



Antes de despedirnos hasta el mes que viene (¿quién será la próxima?), he pedido a Patricia que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquito más de ella. ¡Gracias guapa, por la receta y por prestarte a contestar!
  1. Un ingrediente: El jengibre
  2. Una fuente de inspiración: Pinterest
  3. Un utensilio: El delantal
  4. Una afición: La fotografía
  5. Un destino: Australia
  6. Una comida: Patatas fritas con huevo frito
  7. Un libro: Le clan del oso cavernario (Jean M. Auel)
  8. Una película: La gata sobre el tejado de zinc 
  9. Un sueño: Tener mi propia pasteleria
  10. Cocinar es... una sobredosis de amor en forma de alimentos
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!


15 julio 2018

BELLINI #CocinasdelMundoVerano

Como cada año por estas fechas nos toca tema libre en el reto Cocinas del Mundo, una licencia que nos permite la organizadora Concha, de Cocina y Aficiones, sabiendo que en la edición verano apetecen recetas fresquitas. En esta ocasión me he vuelto a decantar por un cóctel con un nombre muy sugestivo y muy muy sencillo de preparar.


El Bellini tiene su origen en Venecia (Italia) y fue inventado en algún momento entre 1934 y 1948 por Giuseppe Cipriani, fundador del Harry's Bar en dicha ciudad. Al parecer el nombre se lo puso porque su color rosado único (debido al melocotón) le recordó a la toga de un santo en una pintura del artista veneciano del siglo XV Giovanni Bellini.

La bebida comenzó como especialidad de temporada en Harry's Bar, el lugar predilecto de Ernest Hemingway u Orson Welles. Más tarde, también se hizo popular en el bar homónimo que abrió en Nueva York. Fue entonces cuando un empresario francés estableció un negocio para enviar puré de melocotón fresco a ambos lugares, haciendo que el cóctel se convirtiera en el favorito durante todo el año.

¡Vamos con la receta que no puede ser más sencilla! Además aprovechamos que estamos en temporada de melocotones y preparamos una bebida muy fresquita y rica. Con estas cantidades os salen 4-6 cócteles.

Ingredientes: 2 melocotones pequeños; Prosecco.

Preparación: Pelar los melocotones y cortar en trozos. Colocar en un tuper o en una bolsa de plástico y congelar durante una noche.

Triturar el melocotón congelado con una cucharada de Prosecco hasta formar un puré espeso que repartiremos en el fondo de las copas. Añadir Prosecco hasta casi completar la copa y dejar sin remover unos minutos para que macere el melocotón con el alcohol.


Después remover con una cucharilla hasta mezclar bien los ingredientes y completar con Prosecco hasta llenar la copa. Servir.


Pues con esta receta participo en Cocinas del Mundo - Verano y me despido deseándoos un estupendo descanso. ¡Nos vamos de vacaciones!


12 julio 2018

ENSALADA DE JUDÍAS Y PATATAS CON ALIÑO DE MOSTAZA - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

¡Hola de nuevo! Ya sabéis que este año he puesto de nuevo en marcha la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers que pretende homenajear, cada mes, a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a las que ya considero amigos aunque no nos conozcamos en persona. Y ¿cómo se devuelve tanto cariño y apoyo? pues de la mejor manera que se me ocurre es cocinando una de sus recetas.

Pues ya estamos en Julio y este mes he escogido, porque me apetece, a mi querida Cris, dueña y señora del blog Cuinem?, a quien conozco desde nuestras clases de baile conjuntas cuando aún vivía en Tarragona y a quien sigo desde que abrió su casa-blog. Ella también decidió unirse a mi reto de cocina regional italiana hace ya muuuuuuuuuuuuuuucho tiempo y también fue anfitriona del reto y podéis leer su entrevista.

Cristina es de Ulldecona (Montsià), en las Terres de l'Ebre, y lidera un blog donde no sólo podéis encontrar muchas recetas estupendas, la mayoría vegetarianas, Tsino también enlaces a películas o documentales relacionados con el mundo de la cocina, libros, revistas, entradas de restaurantes que ha visitado y, sobre todo, un glosario con la variedad de catalán de su zona que a ella le gusta conservar y utilizar en sus descripciones.

Me gustan muchas de sus recetas pero esta vez me he decidido por su amanida de bajoques i pataques amb vinagreta de mostassa antiga, una ensalada muy sencilla y muy sabrosa a base de judías verdes (en mi caso me quedaban unas planas en la nevera), champiñones y patatas con un aliño rico rico y a la que yo he añadido un huevo cocido para completarla. ¡Una auténtica delicia!

Ingredientes: 250 g judías verdes planas; 3 patatas nuevas pequeñas; 4 champiñones grandes; 2 huevos; 1 cebolla morada; aceite; vinagre; mostaza de Dijon; sal; pimienta; especias cajún.

Preparación: Limpiar bien las patatas y cortar (con la piel) en gajos. Colocar en una fuente de horno, regar con un chorro de aceite, espolvorear con las especias cajún, sal y pimienta y hornear a 180 ºC durante 15-20 minutos. A media cocción, remover para que se hagan por todas partes (pinchar para asegurarnos que están hechas). Reservar.

Limpiar las judías verdes, cortar en trozos y cocer en agua hirviendo con sal durante 10 minutos. Eliminar bien el agua y reservar.

Cocer los huevos en en agua hirviendo con sal durante 10 minutos. Refrescar inmediatamente y pelar. Reservar.

Pelar la cebolla y cortar en juliana. Limpiar los champiñones y cortar en láminas. En una sartén con una cucharada de aceite rehogar la cebolla a fuego suave hasta que esté blandita. Añadir los champiñones y continuar rehogando hasta que estén hechos. Salpimentar al gusto.

Preparar la vinagreta mezclando 5 cucharadas de aceite, 3 cucharadas de vinagre, 1 cucharadita de mostaza, sal y pimienta en un bote de cristal con tapa. Agitar bien para emulsionar todos los ingredientes.

En una fuente mezclar las judías, patatas, cebolla y champiñones y aliñar. Colocar el huevo en rodajas por encima y servir.



Antes de despedirnos hasta el mes que viene (¿quién será la próxima?), he pedido a Cristina que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquito más de ella. ¡Gracias guapa, por la receta y por prestarte a contestar! Jejejejeje.
  1. Un ingrediente: La cebolla
  2. Una fuente de inspiración: La naturaleza
  3. Un utensilio: El pelador-cortador de aguacates
  4. Una afición: Bailar
  5. Un destino: Difícil decidirse por uno, ¡me encanta viajar!
  6. Una comida: Ensalada de tomate, cebolla tierna, sal y un buen aceite de oliva
  7. Un libro: Cualquiera de Haruki Murakami, y de cocina... La cuchara de plata  es un gran libro
  8. Una película: Tampoco se decidirme, si es de cocina hay muchas... 
  9. Un sueño: Poder viajar por todo el mundo sin tener que preocuparme por el tiempo y el dinero
  10. Cocinar es... contar historias con la comida, crear
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!


09 julio 2018

PANNENKOEKEN #CocinArte

- ¡Hey cari! ¡Mira el cuadro que nos toca este mes para el reto CocinArte en el que he empezado a participar! ¿Lo conoces? (sonrisilla de medio lado...)
- ¡Pues claro! ¡Vermeer! ¡Het melkmeisje!
- Guay ¿eh?
- ¡Vermeer es siempre fantástico!
- Pues tengo que hacer una receta inspirada en el cuadro y estaba pensando hacer algún dulce con pan y....
- ¡Pannenkoeken!
- ¿Cómo? ¿Pannenkoeken? ¿Y eso? O_o
- Es lo que me viene a la cabeza siempre que veo el cuadro
- ¿En serio? No se me había ocurrido...no se...
- ¡Pannenkoeken! ¡mmmmmmmmm!
- Eeeeeeee...pannenkoeken...¡pues vale! ¡me parece bien! ¿Puedo cogerte la idea?
- ¡Si, claro! ¡Lekker!

Y así es como suceden las cosas...Este mes juego en casa porque el cuadro que nos ha propuesto María para inspirarnos este mes ha sido "La lechera" (óleo sobre lienzo, 44.5 x 41 cm, Rijksmuseum, Amsterdam) pintado por Johannes Vermeer, pintor del Barroco holandés y nacido en Delft, una ciudad que para mi Danny y para mi tiene un significado muy especial porque es donde empezó nuestra historia...


Se trata de una escena costumbrista, aunque en realidad la obra tiene una significación mucho más profunda de lo que pudiera parecer. Durante el Barroco holandés era común utilizar la figura femenina para realizar una crítica velada de los vicios de la sociedad de la época y, sin embargo, en esta ocasión Vermeer utiliza a la lechera como un derroche de virtudes y ejemplo a seguir, revalorizando la profesión del sirviente que tan duras críticas había recibido durante esta época.

A mi, personalmente, me inspira tranquilidad (la misma que me da cocinar) y limpieza (la que intento mantener mientras cocino) y cada vez veo más claro lo que mi Danny me decía...¡es seguro que estaba preparándose para hacer pannenkoeken! Tengo, además, la suerte de haberlo visto en persona en una de las muchas visitas que he hecho al Rijksmuseum, un museo absolutamente precioso que no debéis dejar de visitar si venís a Amsterdam.

Fachada principal del Rijksmuseum

Fachada posterior del Rijksmuseum (festival de los tulipanes)

¡Pues vamos con la receta básica para hacer pannenkoeken! Un pannenkoek (pronunciado "panencuk") es un tipo de panqueque con orígen en los Países Bajos. Suelen ser más grandes y mucho más delgados que los pancakes estadounidenses o escoceses pero no tan delgados como los crêpes. Normalmente se consumen con melaza o azúcar glas por encima y, a veces, se enrollan para comerlos a mano o con cubiertos, aunque hoy día se ofrecen una amplia gama de coberturas e ingredientes, tradicionales y modernos. Es una opción muy popular para la comida de cumpleaños de un niño en los Países Bajos y Bélgica.

La receta que os traigo es la básica. A partir de ahí podéis ponerle encima lo que queráis, en mi caso, os traigo una versión dulce y una salada. ¡Espero que os gusten!

Ingredientes para la masa: 250 ml leche; 1 huevo; 125 g harina; pizca sal; mantequilla.

Ingredientes para pannenkoek dulce: 1 plátano grande; sirope de chocolate; azúcar glas.

Ingredientes para pannenkoek salado: 8 lonchas de beicon; queso rallado.

Preparación: En el vaso de la batidora o en un bol profundo batir el huevo con la leche. Ir añadiendo la harina a cucharadas junto con una pizca de sal mientras batimos con las varillas hasta obtener una masa bastante líquida que dejamos reposar en la nevera durante 1 hora. Con esta masa os saldrán 4 pannenkoeken.

En una sartén grande poner un dado de mantequilla a calentar. Mientras se funde mover la sartén en círculo para impregnar toda la base con la mantequilla. Yo quito el exceso con un papel absorbente. Añadir un cucharón de masa y repartir por toda la base formando el pannenkoek. Dejar cocinar hasta que se dore por un lado (podemos levantar una esquina para ver cómo está). Con ayuda de una espátula dar la vuelta al pannenkoek y dorar del otro lado.

Colocar los pannenkoeken en un plato que, a su vez, habremos colocado sobre un cazo con agua (calentando al fuego) y taparlos con un segundo plato. Así los mantenemos calientes. Con estos hacemos los dos dulces poniendo por encima el plátano cortado en rodajas, cubrir con el sirope de chocolate y espolvorear con azúcar glas.


Para los dos salados, mientras se va haciendo por un lado, espolvorear el pannenkoek por el otro lado con el queso rallado y colocar las lonchas de beicon por encima. Dar la vuelta con la ayuda de la espátula y cocinar por el otro lado. Servir caliente con la parte del relleno hacia arriba.


Pues con esta receta participo en el reto CocinArte y os dejo aquí el recopilatorio completo.


27 junio 2018

GAMBAS EN SALSA PICANTE #unomasmenos100desperdicio0

Llego in extremis. Este mes ha sido de locos (ya se huelen las vacaciones) y a duras penas he conseguido llegar a todos los retos en los que suelo participar. Y a la iniciativa de mi amiga Marisa no podía faltar de ninguna manera.

Veréis...Marisa, que dirige el blog Thermofan, y con la que he compartido muchas aventuras culinarias, nos ha propuesto un nuevo proyecto "1 +/- 100, desperdicio 0", una iniciativa que pretende concienciar sobre el reciclaje, la reducción de desperdicios, el ahorro, la defensa del medio ambiente…En su entrada ella lo explica divinamente.

Últimamente estoy muy en el tema no tanto de reciclar (que ya llevo más de 20 años haciendo) como de disminuir la cantidad de envases que entran en mi casa. Además, siempre planifico el menú de la semana y compro en función de lo que voy a necesitar porque odio tirar cosas a la basura.  Entre otras razones, es por eso que pertenezco al Green Team en mi empresa. Y como contribuir podemos hacerlo de muchas maneras, no quería perder la oportunidad de ayudar a mi amiga a difundir este proyecto y a participar, siempre que pueda, aportando alguna recetilla. Otro día os cuento lo del Zero Waste...

Esta que os traigo se origina en la necesidad de dar salida a media bolsa de gambas congeladas (ya descongeladas) que me quedaron en la nevera, junto con un pimiento al que ya le salía pelusilla y que se me había olvidado en el fondo del cajón de las verduras. También encontré una lata de tomate concentrado que estaba empezada y un resto de Pacharán de la botella que me regaló mi amiga Noelia. Es lo que tiene ponerse a limpiar la nevera...

En fin, que recoge de aquí y mezcla por allá y ha salido un platillo de lo más rico. Para acompañar he rescatado del congelador un resto de arroz cocido que me sobró de otra vez. ¡Os lo cuento!

Ingredientes: 300 g gambas congeladas; 1 cebolla; 1 pimiento rojo; 1 diente ajo; 1/2 cucharadita guindilla molida; 1/2 cucharadita curry; 70 g concentrado de tomate; 1 chupito Pacharán; 1 cucharada ralladura de coco; 1 vaso agua; perejil fresco; aceite.

Preparación: Secar las gambas una vez descongeladas con papel de cocina.

Pelar y picar el ajo y la cebolla. En una cacerola poner unas cucharadas de aceite y rehogar el ajo y la cebolla durante unos minutos. Añadir el pimiento limpio de semillas y picado en daditos y continuar rehogando. Añadir las gambas y continuar rehogando. Salpimentar al gusto, añadir la guindilla y el curry y mezclar bien.

Añadir el concentrado de tomate, el perejil picado y el Pacharán y dejar evaporar el alcohol durante unos minutos. Finalmente, añadir la ralladura de coco y el agua y cocinar durante 10 minutos. Servir acompañado del arroz cocido que habremos descongelado previamente y calentado en el microondas.



¡Espero que te guste amiga! Ah, y no os perdáis el logo tan bonito que ha hecho nuestra querida Nati (Poesía culinaria-Sabores de Nati) para ilustrar el proyecto. ¡Precioso!


24 junio 2018

CREMA DE CHAMPIÑÓN Y PATATA CON CRUJIENTE DE JAMÓN #ASALTABLOGS

Pues aquí estamos de nuevo porque, como os he comentado, hoy tenemos dos asaltadas y dos entradas en el blog. Despedimos el reto #Asaltablogs en esta 5ª temporada con un doble asalto ya que han sido dos las ganadoras por puntos este año. La segunda asaltada (en mi caso) ha sido Encarnita, de El paraíso de los golosos, a quien he robado su parmentier y la he convertido en una rica crema porque, aquí por lo menos, el tiempo lluvioso no se acaba de ir.

Os recomiendo visitar el blog de Enacrnita porque, además de unas recetas muy variadas y ricas, tiene unas fotos preciosas. ¡Gracias por la receta, estaba riquísima!

Ingredientes: 1 cebolla morada pequeña; 140 g champiñones castaña; 90 g patatas; 350 ml caldo de verduras; 100 ml nata; 1 cucharada aceite; sal; pimienta; 2 lonchas jamón serrano.

Preparación: En una cacerola poner el aceite a calentar y rehogar la cebolla pelada y picada durante 5 minutos. Añadir los champiñones (yo uso los castaña que son muy comunes aquí) limpios y en trocitos y continuar rehogando. Finalmente añadir la patata pelada y en daditos, mezclar bien y salpimentar al gusto.

Añadir el caldo de verduras y cocinar durante 20 minutos a fuego suave. Añadir la nata y triturar con la batidora hasta obtener una crema fina. Poner las lonchas de jamón entre dos papeles de cocina durante 1 minuto en el microondas y picar. Espolvorear por encima de la crema caliente y servir.



Pues con esta receta participo en el #asaltablogs y nos volvemos a ver después de las vacaciones en la nueva temporada.


COÑINOS DE OVIEDO #ASALTABLOGS

Hay que reconocer que los españoles tenemos, como se dice en mi tierra, mucha guasa...A todo le sacamos punta y siempre andamos con el doble sentido. Lo que pasa es que pensaba que esto sucedía mucho en el sur, donde tenemos fama de guasones, pero mira tu por donde resulta que los asturianos no se quedan atrás jejejejeje

Me explico...despedimos el reto #Asaltablogs en esta 5ª temporada con un doble asalto ya que han sido dos las ganadoras por puntos este año. La primera asaltada (en mi caso) ha sido Belén, de El toque de Belén, a quien ya asalté el año pasado por la misma razón llevándome el salmorejo de remolacha. Así que por segunda vez, pertrechada de antifaz y zapatillas de felpa para no dejarme ver ni oír, me he colado por la puerta trasera y le he robado esta receta que tiene mucha pero que mucha guasa.

Al parecer se celebró en Oviedo, a principios del siglo XX, un Congreso Eucarístico y el gremio confitero quiso idear un dulce que fuese recuerdo de tal evento. Pensaron en unas pastas-galletas con forma de panecillos a los que dieron un corte longitudinal y al hornear...salió lo que salió. Los ovetenses, con su sorna tradicional, los bautizaron "Coñinos" (¿por qué será?).

No veáis cómo me he reído con la historia y he intentado ser lo más fiel posible a la receta original aunque disminuyendo las cantidades. Por cierto, no dejéis de visitar el blog de esta asturiana tan simpática, porque encontraréis recetas estupendas y fáciles ilustradas con unas fotos preciosas. ¡Gracias por la receta Belén, son tan cukis!


Ingredientes: 75 g mantequilla; 95 g azúcar; 25 ml leche; 1 huevo; 245 g harina de repostería; sal.

Preparación: En el bol de la amasadora poner una parte de la harina (tamizada) mezclada con el azúcar y una pizca de sal. Añadir el huevo, la mantequilla blandita y la leche y comenzar a mezclar. Ir añadiendo el resto de la harina poco a poco hasta obtener una masa que se despega de las paredes. Pasar a la superficie de trabajo y amasar con las manos hasta obtener una masa elástica que no se pega a las manos (tiene la consistencia de la plastilina). Formar una bola y dejar reposar 30 minutos.

Precalentar el horno a 180 ºC.  Coger pellizcos de masa e ir formando bolitas más o menos del tamaño de una nuez. Después le damos la forma más alargada de bollito y se colocan sobre la bandeja del horno forrada con papel de hornear. Hacer un corte longitudinal con un cuchillo afilado sin llegar al fondo.


Hornear a 180 ºC durante 18 minutos hasta que doren un poquito. Sacar y dejar enfriar. Yo las guardo en una lata cerrada y con un trozo de pan dentro para que no se pongan blandas. ¡Son un bocadito estupendo para el café!



Pues con esta receta participo en el #asaltablogs y nos volvemos a ver en unos minutos con la segunda asaltada.


20 junio 2018

FOCACCIA DULCE CON PASAS Y PIÑONES #ELPANPERFECTO

Lo confieso...me encantaría decir que se hacer pan pero no es verdad...no es que no haya hecho panes, que si, pero de ahí a decir que se hacer pan hay un abismo. Porque a ver...a mi los panes no me salen tan crujientes ni bonitos como a otras amigas panarras y no será porque no le pongo ganas pero me falta técnica.

Y me encanta hacer pan porque me relaja amasar pero ¡que le vamos a hacer! ¡me queda muuuuuuucho que aprender! Por eso me he puesto el reto de intentar hacer un pan al mes y por eso me he apuntado al reto #elpanperfecto. Que en si no es un reto al uso, es más una comunidad de panarrillas que nos ponemos el reto a nosotros mismos de aprender a hacer mejor el pan.

Yo, como siempre, voy tarde pero aún así no quería dejar pasar la oportunidad de preparar el de este mes: la focaccia. La palabra focaccia significa "hogaza" en italiano y viene a ser como una especie de pan plano, como digo dulce o salado. La receta básica de este preparado, muy relacionado con la pizza, se cree que procede de los antiguos etruscos o griegos. En la actualidad, es una de las delicias de la gastronomía de la región de la Liguria, de donde por cierto es mi cuñada Anna.

Lo que pasa es que todo el mundo piensa que la focaccia es salada y quizás no hay tanta gente que conoce la versión dulce que mis fans de la cocina italiana y yo ya preparamos para el reto de cocina regional italiana. Así que he vuelto a prepararla, mejorando la versión inicial, y ha quedado tan rica que ha volado en dos días. ¡Espero que os guste!


Ingredientes: 250 g harina; 100 g azúcar; 50 g mantequilla; 2 huevos; 5' g uvas pasas; 25 g piñones; 6 cucharadas leche; esencia de vainilla; 1/2 sobre levadura Royal; azúcar glas.

Preparación: En el bol de la amasadora batir bien el azúcar con la mantequilla (que debe estar a temperatura ambiente). Añadir los huevos de uno en uno, esperando que se integre completamente el primero antes de añadir el segundo. y batir hasta obtener una crema homogénea.

Añadir la harina poco a poco y continuar batiendo, alternando cucharadas de leche con la harina. Cuando la masa va ganando en consistencia es mejor cambiar a la espátula y batir manualmente. Cuando hemos acabado de añadir toda la harina poner los piñones y las uvas pasas y continuar mezclando muy bien todos los ingredientes. Finalmente añadir la levadura y mezclar.

Precalentar el horno a 180ºC. Engrasar y enharinar un molde alargado de unos 30 cm de largo y 5 cm de alto. Verter la masa anterior y extenderla bien por toda la base del molde de forma que quede una capa de igual grosor por todos lados.


Hornear durante 40 minutos (horno arriba y abajo sin ventilador). Sacar del horno y dejar atemperar unos 10 minutos. Desmoldar y colocar sobre una rejilla para que se acabe de enfriar. Espolvorear azúcar glas por encima y servir. ¡Mojada en chocolate está de vicio!



Pues esta es mi primera participación en este reto y espero aprender mucho de mis compis 😆


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...