English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

21 febrero 2018

CHUTNEY DE MENTA (PUDINA CHUTNEY)

Aunque hace unos días publiqué esta receta dentro de un reto he pensado que sería buena idea tenerla por separado en el apartado de salsas porque facilita la búsqueda.

El chutney o chatni (del hindi chatni) es un condimento con una identidad un tanto confusa. Las salsas picantes que se compran en el supermercado bajo este nombre vienen a ser algo entre un condimento y una mermelada. Son conservas saladas, generalmente a base de fruta, que sirven como complemento a platos como el curry. Sin embargo, estos chutneys no son los típicos que se sirven en la India.

Los chutneys indios se pueden hacer con una amplia gama de ingredientes. Algunos están cocinados, otros son crudos. Algunos se sirven como condimento o salsa, otros se sirven como guarnición, y algunos incluso se sirven en el desayuno. La característica principal de los chutneys tradicionales es que originalmente se preparaban moliendo ingredientes frescos juntos.

Este está preparado todo en crudo utilizando como base la hierbabuena y el mango. ¡Delicioso!

Ingredientes: 40 g hierbabuena fresca; 20 g cilantro fresco; 1/2 cucharadita guindilla; zumo de 1/2 limón; 1 mango.

Preparación: En el vaso de batidora poner el mango pelado y cortado en trozos, añadir el cilantro y la hierbabuena )sólo las hojas), el zumo de limón y la guindilla y batir hasta obtener una salsa. Si está muy espesa podéis añadir un poquitín de agua. En mi caso no hizo falta porque el mango era grande y muy jugoso.

Guardar en la nevera en un bote de cristal bien cerrado...si es que os dura jejejejeje.


18 febrero 2018

TANDOORI GOBI & PUDINA CHUTNEY #CocinasdelMundoIndia

Tengo a gala no haberme perdido ninguno de los destinos del reto Cocinas del Mundo y, siendo la India la propuesta que este mes nos hacía Marga, de Acibecheria, no me la iba a saltar ni mucho menos porque me encantan sus platos.

De hecho ha sido fácil porque he tirado de un libro (de Anand Singh Negi, chef del Restaurante Bembì en Barcelona) al que le tengo mucho cariño porque me los regalaron mis compañeras de Bollywood cuando me fui de España y del cual ya tengo varias receta publicadas como la raita de pepino, la raita de zanahoria o las patatas con comino.

Para esta ocasión quería preparar algo exótico y con verduritas y me he decantado por el tandoori gobi (coliflor al tandoor) acompañado de pudina chutney (o sea, un chutney de menta) así que os traigo un 2x1 jejejejeje. Ambos son muy sencillos y me atraen porque es una manera diferente de preparar la coliflor y con el toque refrescante de la menta. ¡Alucinantemente rico!


Ingredientes para la coliflor: 1 coliflor; 200 g yogur griego; 1 cucharada pasta de jengibre y ajo; zumo de 1 limón; 1 cucharadita cúrcuma; 1/2 cucharadita guindilla molida; 1 cucharadita garam masala.

Ingredientes para el chutney: 40 g hierbabuena fresca; 20 g cilantro fresco; 1/2 cucharadita guindilla; zumo de 1/2 limón; 1 mango.

Ingredientes para la pasta: 2 dientes ajo; 50 g jengibre fresco pelado; AOVE.

Preparación: Empezamos preparando la pasta de jengibre y ajo. En el vaso de la batidora poner el jengibre fresco pelado y en trocitos, los ajos pelados y picados y cubrir con aceite. También se puede usar agua pero para guardarlo en la nevera dura más tiempo si usáis aceite. Batir todo bien hasta obtener una pasta amarillenta que pondremos en un bote de cristal bien cerrado y guardaremos en la nevera para más usos.

A continuación preparamos el chutney. En otro vaso de batidora poner el mango pelado y en trozos, añadir el cilantro y la hierbabuena, el zumo de limón y batir hasta obtener una salsa. Si está muy espesa podéis añadir un pelín de agua. En mi caso no hizo falta porque el mango era grande y muy jugoso. Reservar en la nevera hasta servir.

Separar los ramilletes de coliflor y escaldar en agua hirviendo con sal durante 3 minutos. Colar el agua y reservar.

En un bol profundo mezclar bien el yogur con la pasta de jengibre y ajo, el zumo de limón y las especias. En esta salsa para marinar colocar los ramilletes de coliflor y remover para que se impregne bien. Tapar y dejar en la nevera durante al menos 1 hora.

Precalentar el horno a 200 ºC. Engrasar una fuente de horno con aceite y colocar encima la coliflor para que se hornee durante 10 minutos por un lado. Sacar la fuente, dar la vuelta a la coliflor y dejar que se haga por el otro lado durante 10 minutos más.

Servir caliente acompañado del chutney de menta fresquito.




Pues con esta receta participo en Cocinas del Mundo - India y me voy a ver el resto de participantes que cosas tan ricas han preparado.


14 febrero 2018

PAPAS ARRUGÁS CON MOJO ROJO - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

¡Hola de nuevo! Ya sabéis que este año he puesto de nuevo en marcha la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers que pretende homenajear, cada mes, a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a las que ya considero amigos aunque no nos conozcamos en persona. Y ¿cómo se devuelve tanto cariño y apoyo? pues de la mejor manera que se me ocurre es cocinando una de sus recetas. Por cierto, que si os perdisteis la receta del mes de Enero podéis verla aquí.

Pues ya estamos en Febrero y este mes he escogido, porque yo lo valgo (¡ea!), a mi querida Marga, alma mater (al 50% con David) del blog Azafranes y Canelas y nuestra querida "jefa" al mando del reto más canalla de la blogosfera, el #asaltablogs.

Para l@s que no la conozcáis aún (¡imposible!) os diré que he tenido la suerte de conocer "virtualmente" a Marga desde que me incorporé el año pasado al reto y, desde entonces, sigo todo lo que cocina con mucho interés. Marga pone su alma onubense y, por ende, su gracia y simpatía andaluzas, en todo lo que hace...No en vano en su blog reza el lema Love 💓is in the food.

Es tremendamente difícil elegir solo una receta de Marga, de hecho tengo muchas guardadas en mi lista de pendientes pero, para esta ocasión especial, he elegido una que me trae muy buenos recuerdos del viaje que mi Danny y yo hicimos a Lanzarote y donde nos pusimos "moraos" a comer lo que hoy os traigo: sus papas arrugás con mojo rojo. ¡Y para completar añado el mojo verde de mi cosecha!

¡Aplaudiendo con las orejas estamos Marga! Gracias por tu buen hacer, tu honestidad, tu simpatía, tu cariño y tus manos cocinando, espero poder conocerte en persona algún día. Espero que te guste este pequeño homenaje...

Ingredientes: 10 patatas pequeñas; sal; mojo rojo; mojo verde.

Ingredientes para el mojo rojo: 1 cucharada comino molido; 1 cucharada pimentón picante; 1 pimiento rojo (tipo italiano); 1 diente ajo; 6 cucharadas tomate frito; 3 cucharadas ketchup; 2 cucharadas vinagre; 2 rebanadas pan integral (solo la miga); 1/2 vasito AOVE; sal.

Preparación: Limpiar bien las patatas bajo el grifo para eliminar cualquier resto de tierra, poner en una olla amplia y cubrir de agua. Añadir unos puñados grandes de sal y cocinar tapado a fuego medio alto durante 35 minutos.

Destapar la olla y quitar casi toda el agua, dejando un poco en el fondo. Volver a poner la olla al fuego pero alto. A medida que se vaya evaporando el agua va apareciendo la sal y se irá pegando en las patatas. Mover la olla con las dos manos haciendo movimientos circulares para que las patatas vayan rodando por la olla e impregnándose de sal. Cuando los granos de sal empiezan a saltar de la olla estarán listas.

Preparar el mojo rojo. Meter el pan en agua y dejar unos minutos para que se moje bien. En el vaso de la batidora poner el comino, el pimiento cortado a trocitos, el diente de ajo pelado y una pizca de sal. Batir para integrar todo. Escurrir bien el pan y añadir al vaso y continuar batiendo. Añadir de uno en uno y batiendo siempre el tomate frito, el ketchup, el pimentón, el vinagre y el aceite. Pasar la salsa a un cuenco.

Preparar el mojo verde con mi receta.

Servir las papas arrugás con los dos mojos...¡y a disfrutar! ¡Nos has hecho muy felices con tu receta guapa!



Antes de despedirnos hasta el mes que viene (¿quién será la próxima?), he pedido a Marga que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquitín más de ella. ¡Gracias guapa, por la receta y por prestarte a contestar! Jejejejeje.

  1. Un ingrediente: El jengibre 
  2. Una fuente de inspiración: El mar
  3. Un utensilio: Un tenedor
  4. Una afición: Vivir
  5. Un destino: Ser feliz
  6. Una comida: Cualquiera, siempre en compañía
  7. Un libro: Teoría de la relatividad (Albert Einstein), el ultimo que me he leído...soy muy friki
  8. Una película: Lo que el viento se llevó
  9. Un sueño: Ganar un Grammy, un Oscar o un Nobel jajaja
  10. Cocinar es...amar
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!




10 febrero 2018

MIGAS DE ALMERÍA #ojúquéricoTS

Esta es una de esas recetas que estaba deseando hacer pero nunca me había atrevido...y las chicas de La Cocina Typical Spanish con su propuesta de este mes me han dado el empujón que me faltaba para tirarme a la piscina.

La propuesta no me puede venir mejor, como anillo al dedo vamos. Como el día 28 de febrero se celebra el día de mi tierra, Andalucía, nos han propuesto celebrarlo un poquito antes, hoy, publicando en nuestros blogs una receta típica andaluza y, por tanto, TS. Y desde el momento que me llegó tuve clarísimo cual era la receta que iba a cocinar...o a intentarlo...


Yo me he criado en Almería, allí pase mis años de infancia y adolescencia y guardo muchos buenos recuerdos. Allí aprendí a cocinar con mi abuela, hice mis estudios, tuve mis primeros amigos y amores...Almería es la tierra del sol por excelencia, del desierto lunar de Tabernas y de los invernaderos, de las tapas y la alegría y de ese acento con la boca abierta que es inconfundible.

Llueve mas bien poco, por no decir casi nunca, pero si llueve siempre recuerdo dos cosas. La primera, que su río Andarax (el que reza "andarax andarax y no te mojaras" de lo seco que va) se desborda porque ya que nos ponemos a llover "que caiga el mar en dos gotas, una pa' mojarnos y la otra pa' asustarnos". La segunda es que se oye en la calle "está lloviendo...¡pues habrá que hacer migas!"

Es matemático. El almeriense, nada mas que ve acercarse el nubarrón de lluvia se escapa a la tienda a comprar todos los "avíos" para hacer migas. Y si no eres de allí, ni te molestes en entenderlo. eso es tan verdad como el teorema de Pitágoras. Así que, con lo que llueve aquí (en Holanda) y con las ganas que tenia de probar a hacerlas, aquí venimos hoy con una tapa de migas de Almería. Porque ese es otro de los recuerdos que tengo, un bar detrás de la oficina de Correos que ponía una tapa de migas riquísima acompañada de sidra.

Inspirada en ella y en mis recuerdos, os traigo mi versión. Hay que tener en cuenta que las migas tradicionales de Almería se hacen siempre con harina de sémola y se acompañan de muchas cosas: sardinas, aceitunas, chorizo, morcilla, panceta, rabanitos, uvas...No son nada fáciles de hacer para que queden en su punto pero diré que para ser la primera vez, siguiendo las indicaciones que le pedi al hermano de mi amiga Elena, no me han quedado mal. Seguro que a la próxima, con el maestro al lado, me salen de vicio.

Ingredientes: 1 vaso harina de sémola; 1 vaso agua; 1/2 vaso AOVE; 1 pimiento rojo alargado; 1 cabeza ajos (12); 12 choricillos; 100 g panceta en tiras pequeñas; sal; uvas.

Preparación: En una sarten pequeña freír por separado los choricillos y la panceta con una cucharada de aceite hasta que estén bien dorados. Retirar del fuego y reservar.


En otra sarten poner el aceite a calentar y freír el pimiento, limpio de semillas y cortado en trozos, hasta que este tierno y tostado por ambos lados. Retirar del aceite y reservar.

Colar el aceite y pasarlo a una sarten profunda (normalmente se usa una "paila" pero yo lo mas parecido es la del wok así que es la que he usado). Poner a calentar y sofreír los ajos (les dejamos la piel y les damos un golpe con el dorso de la mano para que casquen) hasta que esten dorados. Retirar del aceite y reservar.

 

En el aceite caliente añadir un puñado de la harina de sémola y, a continuación, el agua con cuidado para que no salte. Cuando hierva, añadir sal y 3/4 de la harina de sémola de golpe y empezar a remover con una espátula de madera de forma continua. Al principio se forma como una masa densa que a fuerza de remover se va soltando. Cuando llevemos un rato deshaciendo la masa añadimos lo que falta de la harina de sémola y seguimos removiendo durante unos 15-20 minutos. Debe quedar una consistencia suelta (parecida al cous cous).


Cuando estén casi hechas añadir los ajos, rectificar de sal y remover. Servir en cazuelitas individuales acompañadas de los choricillos, la panceta, los pimientos y unas uvas. Ah y un vinito moscatel en mi caso porque sidra no tenia jejejeje.


Pues con esta receta tan estupenda participo en la iniciativa #ojúquéricoTS y vamos a ver que otras delicias han preparado mis compis. Oleeeeeeeeeeeeeee

No hay texto alternativo automático disponible.

04 febrero 2018

PASTEL SALADO DE POLLO CON PASTA FILO

¡Buenos días! Hoy estamos de reciclaje total y es que llueve mucho y no apetece salir a hacer la compra como suelo hacer los domingos. Así que me he puesto a rebuscar en la nevera y he preparado este pastel salado con todo lo que he encontrado y que me parecía que combinaba jajajaja.

De entrada, cada vez que abría el congelador me encontraba con el paquete de pasta filo que me miraba con tristeza como diciendo ¡sácame yaaaaaaaaa! y esta vez le he hecho caso. Al lado había una pechuga de pollo que también ha salido a acompañar la pasta filo y en el cajón de las verduras había un poco de todo, incluyendo un resto de espinacas en una bolsa. ¡Vamos a por ello!

Ingredientes: 12 láminas pasta filo (o las que necesitéis según el recipiente); 1 pechuga pollo; 1 puerro; 1 pimiento rojo; 1 calabacín; 1 cebolla; 1 sobre queso rallado; 100 g jamón cocido en daditos; 100 g espinacas frescas; sal; pimienta; 1 cucharadita especias morunas; mantequilla (para humedecer la pasta); aceite.

Preparación: Lavar, pelar y cortar las verduras en trozos pequeños: el pimiento, calabacín y cebolla  en dados, el puerro en medias lunas.

En un wok poner unas cucharadas de aceite y comenzar a sofreír la cebolla y el pimiento. Cuando lleven 5 minutos añadir el puerro y el calabacín y seguir rehogando. Salpimentar al gusto y condimentar con las especias morunas.

Mientras se hace la verdura, en otra sartén cocinamos el pollo cortado en dados y salpimentado hasta que coja color doradito. Añadir a las verduras y mezclar bien. Añadir también los daditos de jamón cocido y mezclar. Retirar del fuego y reservar.

Precalentar el horno a 200 ºC. Engrasar la fuente de horno donde vayamos a preparar el pastel con un poco de mantequilla fundida y cubrir el fondo y paredes con las hojas de pasta filo humedecidas con una brocha con mantequilla fundida. Yo pongo las hojas de forma que queden colgando por el borde de la fuente para luego poder cerrar con ellas.

Una vez forrada la fuente con pasta filo, colocar todo el relleno de verduras, pollo y jamón, extendiendo por toda la fuente de manera uniforme. Cubrir con el queso rallado (yo he usado un Old Amsterdam) y terminar con las espinacas crudas por encima.

Ir colocando nuevas hojas de pasta filo humedecidas con mantequilla cubriendo el relleno y doblando las que quedaban por fuera como si fuera un sobre y de forma que todo el relleno quede tapado. Untar la capa superior con mantequilla fundida y hornear durante 35 minutos o hasta que lo veamos bien dorado. Servir.



Además estoy supercontenta de que Directo al Paladar haya incluido esta receta en su Paseo por la gastronomía de la red: vuestras 11 mejores recetas para usar el horno a tope... ¡yupiiiiiiii!  

31 enero 2018

NUEVO PROYECTO QUÍMICA EN LA COCINA

Los que me conocéis y seguís sabéis que soy químico de formación que ya no de profesión desde hace años. Un día decidí colgar la bata de laboratorio y cambiar de derroteros pero, como he dicho siempre, para mi la Cocina y la Química siempre irán de la mano. Sin quererlo ni tan siquiera saberlo nuestras abuelas ya hacían química en sus cocinas, practicando infinidad de "trucos" cuya base no es otra que esta ciencia.

Y es que, como reza en un dibujo que encontré en una camiseta mientras daba vueltas al tema...


Antes de presentaros esta idea que lleva rondando en mi cabeza desde hace mucho y que hoy se plasma en este nuevo proyecto en el blog, me vais a permitir que ahora rompa una lanza en favor de mi tan vilipendiada Química. Pongámonos serios por un momento...¿alguien sabe decirme qué ha hecho la Química por nosotros? No os preocupéis que ya os recuerdo yo algunas cosillas...

Anestésicos: Hoy día no concebimos según que cirugía sin anestesia  pero los primeros anestésicos fueron descubiertos allá por 1847 y, desde entonces, los químicos han preparado muchos más.

Antibióticos: Las infecciones eran una causa generalizada de muerte hasta el descubrimiento del primer antibiótico (la penicilina) en 1897. Desde entonces, los químicos han descubierto un gran numero de nuevos antibióticos capaces de erradicar otros tantos microorganismos patógenos.

Baterías: Tanto las pilas alcalinas como las de litio incluidas en vuestros móviles fueron desarrolladas por químicos y se sigue investigando y mejorando en su eficiencia.


Anticonceptivos: El control de la natalidad experimento una verdadera revolución con la introducción de los primeros anticonceptivos orales, moléculas que permitían controlar el nivel hormonal y cuya síntesis (hablamos de 1951) fue realizada por químicos.

Pantallas: Si estáis leyendo esto, dadle las gracias a los químicos porque los materiales de que están hechas las pantallas de ordenador (incluidas las táctiles) están desarrollados por ellos.

Plásticos: Desde la silla en la que os sentáis hasta la ropa que lleváis, pasando por todo tipo de envases, los plásticos y polímeros inundan nuestro día a día y también han sido desarrollados gracias a la química.

Catalizadores: Muy utilizados en numerosos procesos para acelerar reacciones, son más conocidos porque en nuestros coches convierten los gases tóxicos y contaminantes en emisiones menos dañinas ayudando a reducir la contaminación.

Tratamiento de aguas: La cloración del agua es un proceso que comenzó a principios de 1900 para eliminar bacterias y microbios y evitar que ciertas enfermedades como el cólera se propagaran sin control...¡además de mantener limpias las piscinas!


Combustibles: La gasolina y el diésel extraídos del petroleo (procesos químicos) aun son los combustibles mas utilizados por nuestros coches pero son también los químicos quienes están investigando nuevos combustibles más limpios como los basados en hidrógeno.


Y ahora me diréis...¿y que tiene todo esto que ver con la Cocina? Pues todo porque si la Química está presente y ha contribuido e mejorar nuestra vida cotidiana, a pesar de toda la mala prensa que tiene, también está muy presente en nuestra forma de cocinar y detrás de cada proceso que, sin darnos cuenta, realizamos. Y es mi intención contároslo.

Así que os anuncio que ¡queda inaugurada en el blog una nueva sección!. Haciendo honor al nombre de este mi cajón desastre, cada final de mes os traeré una entrada con anécdotas, curiosidades, experimentos y un sinfín de cosas interesantes relacionando la Química con lo que que usáis habitualmente en vuestra Cocina, de una forma sencilla y para que todo el mundo lo entienda. Espero, así, poder acercaros esta noble ciencia y descubriros aspectos que quizás desconozcáis. Llamadla deformación profesional...😏

¡Os espero el mes que viene con nuestro primer tema! Y si os surge alguna duda o queréis saber algo en particular tratare de hacerlo lo mejor que pueda. ¡Ya sabéis que este blog, sin vosotros, no es nada! Bienvenidos a...

28 enero 2018

PASTEL DE SALMÓN #ASALTABLOGS

¡Uf, que largo se me ha hecho este periodo sin asaltos! Y es que, después del parón navideño (aunque yo si participe con asalto al blog invisible), recuperamos la dinámica habitual y volvemos a asaltar a nuestra pobre víctima del mes en una nueva edición del #asaltablogs.

Parece que es un poco bruja porque nuestra asaltada del mes, nuestra sinpar Montse de No sin mi taper, porque llevaba meses diciendo que le iba a tocar y, mira por donde, este mes acertó. Decir que esta gallega es graciosa es quedarse muuuuuuuuuuuuuuy corto. No sólo es un placer hurgar en su cocina sigilosamente y robarle cuantas más recetas mejor, si no que si te entretienes en leer sus entradas simplemente te tronchas porque tiene un sentido del humor muy de su tierra que a mi me chifla.

Me encantaría conocerte, #ohseñoraoscuradeltaper, de verdad de la buena, pero mientras llega la ocasión tengo que conformarme con preparar alguna de tus delicias y encerrarla en su correspondiente taper que es donde debe estar (aparte de en mi estómago). Muuuuuuuuuuuuy difícil se me ha hecho publicar sólo una pero a su pastel de salmón le tenía echado el ojillo desde hace tiempo y mejor ocasión que esta para prepararla ninguna. ¡Gracias Montse! ¡Esta ya se queda en mi recetario habitual!

Ingredientes: 250 g salmón congelado; 2 cucharadas salsa Ketjap manis; 1 calabacín; 1 zanahoria; 1 puerro; 4 huevos; 100 g harina; sal; pimienta; 1/2 cucharadita jengibre molido; 1/2 cucharadita perejil picado; combinado de pipas de calabaza y girasol (para adornar).

Preparación: Descongelar el salmón (yo compro unos lomos congelados que ya están limpios de espinas y piel) y cortar en daditos muy pequeños. Poner en un bol junto a la salsa ketjap manis (una variedad de salsa de soja muy rica que venden aquí), remover bien y dejar reposar mientras preparamos el resto.

Picamos el puerro muy pequeño, rallar el calabacín pelado y también la zanahoria raspada. Juntar todas las verduras en un bol.

En el vaso de la batidora poner los huevos, la harina (yo sin levadura), sal, pimienta, jengibre y perejil y batir bien. Añadir al bol de las verduras y mezclar bien.

Precalentar el horno a 180 ºC. Engrasar ligeramente una fuente de horno con aceite y colocar la mitad del relleno de verduras cubriendo bien todo el fondo. Encima colocar el salmón marinado repartiendo bien y cubrir con cuidado con la otra mitad del relleno de verduras. Colocar por encima una capa ligera de pipas (mezcla de girasol y calabaza).

Hornear durante 30 minutos. Sacar y servir caliente. La receta es espectacular y me parece una idea fantástica para mezclar un pescado que me encanta con las verduras y el toque crujiente de las pipas es genial. Las fotos no hacen justicia pero es lo que tiene poder cocinar sólo de noche...



Pues con esta receta participo en el #asaltablogs y ahora me voy a visitar el resto de propuestas. Por cierto, no dejéis de leer la entrevista que le han hecho a Montse. ¡Hasta el mes que viene!


21 enero 2018

KIBBELING #CocinasdelMundoHolanda

Volviendo a la rutina habitual pasito a pasito y, como cada tercer domingo de mes, retomamos el reto Cocinas del Mundo de la mano de Mar, de La cocina de Mar, que nos propone (en mi caso) quedarme en casa y no moverme ni un ápice...¿Y esoooooo? Pues porque el destino este mes es mi tierra natal, Holanda.

Nada podía hacerme más feliz que el destino elegido con la H, destino que llevo esperando desde la otra H así que, si señores, juego en casa. Recetas holandesas tengo muchas en este blog, tanto dulces como saladas, así que tocaba elegir alguna distinta que no hubiera publicado aún.


Entre las que tenía pendiente de publicar está la que os traigo hoy, uno de los snacks que más se consumen en la calle en los puestos de pescado itinerantes. Pero antes os contaré mi historia personal con la receta. Llegué a Holanda en Septiembre de 2014 y uno de los primeros lugares que fui a visitar con mi Danny fue Noordwijk, una ciudad del oeste de Holanda que no queda muy lejos de donde vivimos y que, además de por sus playas, es conocida por los famosos campos de tulipanes.



En la parte de la playa (Noordwijk aan Zee), pueblecito pesquero de 1200, si caminas por el paseo marítimo, te encuentras con unos curiosos puestos ambulantes que venden pescado fresco y pescado en fritura. A mi me llamó la atención la gran cola de gente que había y, preguntado mi Danny, me enteré de que era (es) muy típico pedir los kibbeling, trocitos de pescado rebozado y frito acompañado de una salsa especial, la salsa ravigotte. Y yo pensé...¿toda esta cola por un pescado frito? ¡tengo que probarlo!



No exagero cuando digo que no he probado nada parecido ni antes ni después. Todo el mundo conoce los famosos "fish and chips" pero os aseguro que no es nada graso y está delicioso. Así que cuando supe el destino de este mes aún me apetecía más compartir mi receta de este pescadito que, en principio, se puede preparar con cualquier pescado blanco. Es una receta la mar de sencilla pero, combinada con la salsa ravigotte, es una delicia.

Ingredientes: 400 g lomos bacalao congelado; 150 g harina; 200 ml leche; 50 ml agua o cerveza; 2 huevos; 1 cucharadita sal; 1 cucharadita pimienta; aceite para freír; sazonador de pescado; salsa ravigotte.

Ingredientes para el sazonador de pescado: 1 cucharada sal; 2 cucharaditas ajo en polvo; 1 cucharadita orégano; 1 cucharadita albahaca seca; 1 cucharadita tomillo; 1 cucharadita pimentón picante; 1 cucharadita pimienta.

Preparación: Descongelar el pescado y cortar en trozos de unos 5 cm. En un bol mezclar la harina con la leche, el agua (o cerveza), los huevos, la sal y la pimienta. Dejar reposar unos minutos.

Introducir el pescado en la mezcla de forma que se impregne bien por todos lados. Poner a calentar aceite en un cazo hondo e ir friendo el pescado (máximo 2-3 trozos a la vez) hasta que esté bien dorado. Sacar con una rasera y colocar sobre papel absobente para eliminar el exceso de grasa. Hay que tener cuidado de ir retirando frecuentemente los trocitos de pasta sueltos para evitar que se quemen y se adhieran al pescado.

Preparar el sazonador mezclando todos los ingredientes y triturando bien para que quede como un polvito. Guardar en un bote de cristal para nuevos usos.

Colocar el pescado en un cuenco o en un plato, espolvorear con el sazonador de pescado y servir caliente acompañado de la salsa ravigotte.



Pues con esta receta que me encanta participo en Cocinas del Mundo - Holanda y ahora me voy a curiosear que han preparado mis compis de reto. ¡Hasta el próximo destino que espero sea otro que me encantaaaaaaaa!


18 enero 2018

HARISSA CASERA

Hoy hace un viento del demonio por estas tierras, estamos en alerta naranja en todo el país y se esperan rachas de viento de 120 km/h...¡no apetece para nada asomar la nariz a la calle! Pero si que apetece una nueva recetilla en este cajón y os traigo, por separado, la salsa que acompañaba a la receta que publiqué hace unos días para que esté más accesible a quien quiera probar esta delicia.

Ya lo dije el otro día, la receta de esta salsa Harissa casera es de mi amiga Nati y la podéis ver aquí. Es uno de los ingredientes más comunes de la gastronomía magrebí, especialmente en Túnez, muy común en platos cárnicos y en bocadillos.

¡Vamos con la receta que no puede ser más fácil ni más rica!

Ingredientes: 250 g pimiento rojo asado; 2 cucharadas AOVE; 1/2 cucharadita comino molido; 1/2 cucharadita cilantro molido; 1 diente ajo; 1 chile picante; pimienta; sal; 1 limón.

Preparación: En el robot de cocina poner los pimientos en trozos, añadir las especias, sal, pimienta, el ajo pelado y cortado, el chile rojo cortado y sin semillas, el zumo de limón y el aceite. Triturar bien hasta obtener una salsa espesita. La salsa se debe guardar en un bote de cristal en la nevera para múltiples usos.




Es una salsa picantita (aquí podéis regular al gusto) y muy sabrosa que le da un toque a muchos de tus platos. Yo he utilizado por comodidad los pimientos asados en bote pero se puede hacer con pimientos asados al natural y pelados. ¡Os va a encantar!

14 enero 2018

PAN BRIOCHE RELLENO...O LLÁMALO EM-PAN-ADA - 12 RECETAS, 12 BLOGUERS

Suele ocurrir que, cuando comenzamos un año nuevo, nos proponemos nuevas aventuras y de eso precisamente va la entrada de hoy. Hace no mucho celebraba mi sexto cumpleblog con un grupo de compañeras de cocina y platos que quisieron festejar conmigo una fecha tan señalada. Son muchos los momentos de soledad que este blog ha llenado, las alegrías que me ha dado, la gente tan estupenda que he conocido, los retos a los que me he enfrentado y, sin más pretensión que recopilar las recetas que más me gustan, se ha convertido, de la mano de mucha gente, en lo que es hoy. Un inmenso gracias por ello.

Con la pretensión de devolver, de alguna manera, todo el cariño que recibido, nació en 2015 la iniciativa 12 Recetas, 12 Bloguers. Y hoy, 3 años después, volvemos a recuperarla porque es de justicia homenajear a esos bloguers (y sus blogs) que siempre están ahí, a los que ya considero amigos aunque no nos conozcamos en persona (¡todo se andará!). Y lo voy a hacer de la mejor manera que se me ocurre que es ¡cocinando una de sus recetas!. No estarán todos las que son pero si serán todos las que estén.

Así que...¡empezamos! Este primer mes he escogido, porque yo lo valgo (jajajajajaja), a mi querida Nati, del blog Poesía culinaria-sabores de Nati. Nati lleva en mi vida unos cuantos añitos ya y decir que estoy enamorada de sus recetas y sus fotos es quedarme muy corta. Sólo tenéis que daros un paseo por su cocina y veréis de lo que hablo. De origen colombiano pero afincada en Brasil, Nati es de esas personas que rezuma buena vibra y que la transmite a sus platos, hechos con sabor, amor y una delicadeza que traspasa la pantalla. Créeme amiga que si algo me haría ilusión en esta vida es compartir cocina contigo. Esperemos que el universo nos traiga la posibilidad de conocernos en persona, ya sabes que tu regalo de ganadora del II Concurso tu mejor receta del reto cocina regional italiana te espera...

Decidir una sola receta de la cocina de Nati es, ya os lo digo, misión imposible. Pero si hay una que tenía en mi lista de pendientes y que me apetecía muchísimo probar y es la elegida hoy para mi pequeño homenaje. Se trata de su pan brioche relleno de atún con salsa Harissa casera. He modificado muy muy poco de la receta original, en este caso me apetecía ser fiel, pero la salsa Harissa la he preparado aprovechando un bote de pimientos asados que ya tenía en la nevera. El reciclaje ante todo jajajajaja. Además he preparado dos panes individuales. ¡Espero que te guste amiga!


Ingredientes para el pan: 500 g harina; 70 g AOVE; 160 ml leche; 60 ml agua; 1 sobre levadura seca de panadero; 1/2 cucharadita sal;  1 huevo batido; semillas amapola.

Ingredientes para la salsa Harissa: 250 g pimiento rojo asado; 2 cucharadas AOVE; 1/2 cucharadita comino molido; 1/2 cucharadita cilantro molido; 1 diente ajo; 1 chile; pimienta; sal; 1 limón.

Ingredientes para el relleno: 1 lata atún; 3 huevos cocidos; 100 g queso mozarella; 10 aceitunas verdes; perejil fresco picado; 2 cucharadas salsa Harissa.

Preparación: Empezamos preparando la masa. En un bol poner la leche tibia (cuidado con la temperatura) y añadir la levadura. Reservar 5 minutos. Una vez activada (cuando la leche tiene burbujas) añadir el aceite y remover.

En el bol de la amasadora tamizar la harina, añadir la sal y verter la combinación de leche, levadura y aceite, añadir el agua y comenzar a amasar con la pala. Una vez se desprenda la masa del bol, sacar a la mesa de trabajo, ligeramente enharinada, y continuar trabajando con las manos hasta obtener una masa homogénea. Formar una bola, poner en un bol, cubrir con papel film y reservar en un lugar templado (en el horno apagado) durante 3 horas hasta que la masa crezca y doble su volumen.

Mientras, preparar la salsa. En el robot, poner todos los ingredientes y triturar bien hasta obtener una salsa. Reservar. La salsa que sobre se puede guardar en un bote de cristal en la nevera para otros usos.

Preparar también el relleno. Para ello, desmenuzar el atún y mezclar con las aceitunas picadas, la salsa y el perejil fresco picado. Aparte, picar los huevos y cortar el queso en daditos.

Retomar la masa una vez levada. Dividir la masa en dos. Sobre un papel de horno sulfurizado extender cada porción de masa en forma de rectángulo. Sobre ella poner la mezcla de atún previa, colocar el huevo picado y el queso por encima y enrollar y cerrar el pan dejando los pliegues de cierre en la parte inferior.

Cubrir con un paño limpio y dejar levar 3 horas más en un lugar templado. Precalentar el horno a 180 ºC. Pincelar cada pan con el huevo batido y espolvorear las semillas de amapola. Hornear durante 50 minutos o hasta que esté dorado. Retirar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.



Tengo que decir que frío está aún más bueno que recién hecho y más que un pan brioche yo lo llamaría una empanada en forma de pan porque recuerda mucho a nuestras empanadas tradicionales. ¡Riquísimo!

Antes de despedirnos hasta el mes que viene (¿quién será la próxima?), he pedido a Nati que conteste a un pequeño test con el que sabremos un poquitín más de ella. ¡Gracias guapa, por la receta y por prestarte a contestar! Jejejejeje.

  1. Un ingrediente: Alguna especia 
  2. Una fuente de inspiración: Mi madre
  3. Un utensilio: La olla de barro
  4. Una afición: Cocinar
  5. Un destino: El Pacífico colombiano
  6. Una comida: Encocado de pescado
  7. Un libro: La balada de Maria Abdala (Juan Gossaín)
  8. Una película: Comer, beber, hombre, mujer
  9. Un sueño: Conocer Italia
  10. Cocinar es...una pasión en la que el amor queda plasmado en sabores, en aromas, en colores con chispas de tu identidad y la mezcla del mundo
¡Ah! Y si te apetece compartir la entrada ¡estás en tu casa! ¡Un besazo!


11 enero 2018

PESTO ROSSO A LA SICILIANA

¡Buenos días! Seguimos en la línea de recetas sencillas y hoy os traigo una de esas que estaba deseando compartir porque, sencillamente, está de muerte natural...

Justo antes de despedirnos por las fiestas navideñas, mis chicas de Zumba de los miércoles me dieron una sorpresa y me regalaron una cesta llena de cositas ricas que cada una había traído, algunas desde su país de origen y es que tengo una clase de lo más internacional. Pues bien, entre las delicias había una ricotta salata, originaria de Sicilia, un queso hecho con el suero de leche de oveja que se prensa, se sala y se envejece durante al menos 90 días.

Este queso se usa a menudo en ensaladas y es ideal para rebanar, desmenuzar y rallar. Y como además tenía en la despensa un bote de tomates secos en aceite, de inmediato me vino a la cabeza la idea de hacer un pesto pero rojo. ¡Y aquí está!

Aguanta envasado en un bote de cristal durante bastante tiempo (al llevar aceite) y también podéis añadir unas cucharadas a vuestra salsa bolognesa habitual que le dará un toque fantástico.

Ingredientes: 180 g tomates secos; 100 g aceite; 20 hojas albahaca fresca; 50 g ricotta salada; 50 g almendras; 20 cucharadas agua cocer pasta;  pimienta; 1 diente ajo.

Preparación: Sacra los tomates del aceite y escaldar en agua hirviendo durante 5 minutos. Colar y pasar al vaso de la batidora. Añadir el aceite (usar la mitad del mismo aceite de conservación de los tomates secos), la albahaca, la ricotta salada rallada, las almendras peladas, el ajo picado, pimienta al gusto y el agua (si estáis cociendo pasta usad la de cocción, si no agua normal) y triturar bien hasta formar una crema.

Usar para condimentar la pasta que queráis.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...