28 junio 2020

ENSALADA DE BROTES CON MANZANA, QUESO Y NUECES #ASALTABLOGSINVISIBLE

Este año estoy de un vicioso mangueril que no os podéis imaginar. Vamos, que me cuesta mucho renunciar a "robar" a alguien ¡y ya es el segundo asalto invisible al que me apunto! Último domingo de mes y toca de nuevo edición especial del reto #Asaltablogs. Y es que esta temporada llega a su fin pero había que despedirla a lo grande con una nueva convocatoria del Asaltablogs Invisible donde todos asaltamos a todos...¡superdivertido!


A mi esto de recibir el correo con nuestro "blog amigo invisible" me hace una ilusión tremenda. Y si la agraciada que me toca es alguien que me encanta ya es de traca. Se trata de Ro, cuyo blog Recetitas con Ro es siempre un auténtico placer visitar, lo tiene todo tan limpio y ordenado que me puedo pasar las horas dándome paseos...Que es justamente lo que me ha pasado porque me es muy difícil decidirme por una sola receta. De hecho ¡he cambiado tres veces de opinión!


Pero mira tu que al final he elegido para este asalto su ensalada de brotes con manzana, queso de cabra, nueces y vinagreta de miel y las razones han sido varias. La primera es que esta semana sólo apetecen cosas fresquitas, estamos a 30 ºC (que se agradece, oye) y lo de acercarme al horno como que lo llevo mal. La segunda es que justo esta semana he preparado mis brotes de lentejas y me parecía la ocasión ideal para usarlos. Y la tercera ha sido el aprovechamiento porque también tenía un trozo de queso mozzarella en la nevera que había guardado en su propio suero pero que había que usar ya (espero que Ro me perdone la licencia porque aquí el rulo de cabra no se encuentra).

Ingredientes: 150 g brotes de lentejas; 150 g mozzarella; 1 manzana verde; 50 g nueces (normales y pecanas); 1 cucharada miel; 2 cucharadas vinagre; 4 cucharadas aceite de oliva; sal; pimienta.

Preparación: Los brotes se pueden usar tal cual o, si lo preferís, se pueden escaldar 1 minuto en agua hirviendo. En el último caso, colar y eliminar el agua. Poner en una fuente. Añadir la mozzarella desmenuzada con las manos (¡siempre!), las nueces picadas con las manos y la manzana (pelada y sin semillas) en daditos. Mezclar todo y dejar en la nevera mientras preparamos la vinagreta.

En un bote de cristal poner el aceite, vinagre, sal, pimienta y miel, cerrar la tapa y agitar bien para emulsionar la vinagreta. Añadir a la ensalada, mezclar y servir fresquita.


Pues con esta receta tan rica me despido del #asaltablogs y nos vemos en la siguiente temporada. ¡Ha sido un placer asaltarte querida Ro!


14 junio 2020

GALLETAS DE CHOCOLATE (CRISPY AND CHEWY)

Reconozco que soy fan del Canal 24Kitchen. Me puedo pasar las horas viendo cocineros y recetas y darme cuenta de lo que fácil que parece para ellos y de lo dificil que, a veces, se me hace a mi, especialmente la repostería. Porque reconozcámoslo, yo no he nacido con esa mano mágica para los dulces...o puede ser que no tenga la suficiente paciencia.

Y mira que es como seguir una receta química, pero luego tienes que tener mano para decorar, montar, ajustar...y que te quede una preciosidad y yo eso no lo tengo. Tampoco soy tan dulcera, vamos, pero si que me gusta ver cómo otros hacen maravillas. Y eso me pasa con un programa que he descubierto recientemente en el susodicho canal de TV que se llama "Flour Power".

Es un programa de repostería divertido, lúdico y súper elegante ubicado en una cocina de inspiración retro, donde la bellísima anfitriona (Jessica McGovern) muestra lo fácil que es hornear, a la vez que desmitifica la ciencia, el arte y la magia de hornear, inspirando a los espectadores a hacer deliciosas y hermosas preparaciones con ingredientes saludables. ¡Una gozada!

Y mira tu que hace unos días preparaba sus famosas "crispy & chewy chocolate chip cookies", o lo que es lo mismo, sus dos variedades de galletas de chocolate (crujientes y masticables) que me llamaron poderosamente la atención porque la receta era igual para ambas galletas pero lo que cambiaba era la textura de la mantequilla y el tipo de azúcar utilizado. Así que me dije ¡tengo que probarlas! Bueno, eso ¡y que a mi Danny se le antojaron las galletas de chocolate!


Visualmente las dos son iguales, lo que cambia es que en un caso son más crujientes (las que le gustan a Danny) y en el otro son más tiernas al mordisco (estas son las mías) así que yo os traigo las dos recetas en una misma entrada para que hagáis las que más os guste. Yo las he regalado por el día de la madre y fueron un éxito ¡os lo aseguro! Además, si las guardáis en una lata aguantan muy bien.

Ingredientes para la versión crujiente (crispy): 240 g harina; 2 g bicarbonato de sodio (baking soda); 2 g sal; 90 g mantequilla derretida; 90 g azúcar blanca; 90 g azúcar morena; 1 huevo; 1/2 cucharadita esencia de vainilla; 240 g chocolate negro (75%).

Ingredientes para la versión tierna (chewy): 240 g harina; 2 g bicarbonato de sodio (baking soda); 2 g sal; 90 g mantequilla en pomada; 180 g azúcar morena; 1 huevo; 1/2 cucharadita esencia de vainilla; 240 g chocolate negro (75%).

Preparación: Las dos galletas se hacen con el mismo procedimiento. En un bol mezclar la harina tamizada con el bicarbonato y la sal.

En el bol de la amasadora poner la mantequilla (derretida o en pomada, según la galleta) y agregar el azúcar y batir con varillas hasta formar una crema. Añadir el huevo batido y la vainilla y continuar batiendo. Finalmente, ir añadiendo los ingredientes secos poco a poco sin dejar de batir.

Picar el chocolate en el robot y añadir a la masa, mezclando con una espátula. Poner la masa en un tupper cerrado y dejar en la nevera durante la noche. Sacar unos 30 minutos antes de empezar a hacer las galletas. Precalentar el horno a 170 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador).

 


Coger porciones de masa con una cuchara y formar bolas. Colocar en la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado y bien separadas entre ellas (yo he puesto 3 por fila). Hornear durante 17 minutos las galletas tiernas y durante 25 minutos las crujientes. ¡Están de muerte natural!

Estas son la versión crujiente:


Y estas son las más tiernas:



10 junio 2020

HUEVOS FLORENTINA

Hoy os traigo una de esas recetas muy sencillas y rápidas que os pueden solucionar una cena. La receta se basa en las famosas espinacas a la florentina que popularizó Catalina de Medicis, oriunda de Florencia. Y es que dicen que, cuando fue a la corte francesa a casarse con Enrique II, se llevó con ella la receta y los cocineros italianos que se la elaboraban, ya que no podía renunciar a su exquisito sabor. ¿La verdad? No le faltaba razón...

Ingredientes: 2 huevos; 300 g espinacas; 2 lonchas jamón serrano; 25 g mantequilla; 1 cucharada harina; 1 vaso leche; queso rallado; sal; pimienta.

Preparación: Cocer las espinacas durante 5 min en agua con sal, eliminar bien el agua (yo uso una centrífuga) y cortarlas bien menudas, repartiéndolas en cazuelitas individuales cubriendo toda la base. Salpimentar.

En un cazo con agua hirviendo y vinagre cocinar los huevos durante 4 min, extrayéndolos con una espumadera y colocándolos sobre el lecho de espinacas.

Picar el jamón y repartir por encima del huevo.

Preparar una bechamel. En un cazo poner a fundir la mantequilla, añadir la harina y mezclar bien con una cuchara de madera. Ir añadiendo la leche poco a poco y sin dejar de remover hasta que espese. Salpimentar al gusto.

Cubrir los huevos con la bechamel, espolvorear con queso rallado y hornear a 180 ºC durante 10 min. Servir inmediatamente.



07 junio 2020

BRIOCHE DULCE DE YOGUR

Sencillamente, no doy para más. Estas últimas tres semanas de trabajo han sido tan intensas que, literalmente, no me quedan ganas de sentarme a escribir las recetas que tengo hechas. ¡Y mira que estaban ricas! La cosa es que no dejo de cocinar pero se me acumula la faena de publicar. En fin...

Hoy os traigo uno de esos dulces momentos que el azar pone en tu camino sin comerlo ni beberlo. Ya lo he dicho muchas veces, yo soy más de salado, pero es verdad que estando en casa tengo más tiempo de preparar algún dulce para ese capricho de cada merienda que mi costilla no suele perdonar, él que no tiene problemas de ganar peso ¡claro!

Y mira por donde, ojeando la blogosfera, aterriza en mis manos esta receta de una chica italiana a la que puse estos mismos ojillos O_O porque decir que está rico es quedarse muy corta. Porque los dulces con yogur me encantan, creo que tienen una esponjosidad fantástica y este tenía, además, una forma preciosa. ¡Y tan fácil! ¡Y aguanta durante una semana perfectamente!


Ingredientes: 100 ml leche; 1 sobre levadura seca de panadería; 125 g yogur griego; 100 g azúcar; 80 g aceite girasol; 1 huevo; 1/2 cucharadita esencia vainilla; 1/2 cucharadita esencia limón; 500 g harina; azúcar glas.

Preparación: En el bol de la amasadora poner la leche templada (20 segundos al microondas, 700 W) con la levadura y comenzar a mezclar. Añadir el yogur y continuar batiendo. Ir añadiendo, secuencialmente y sin dejar de batir, el azúcar a cucharadas, el huevo batido, el aceite y las esencias. Cambiar al accesorio gancho.

Tamizar la harina e ir añadiendo a la mezcla anterior a cucharadas hasta que se integre completamente y la masa se enganche en el gancho y se despegue de las paredes. Es el momento de pasar a la mesa y continuar amasando con las manos hasta obtener una masa elástica y lisa que ya no se pega a las manos.

Formar una bola, poner en un bol profundo, hacer una incisión en cruz en la masa, cubrir con papel film y con un trapo y dejar levar durante 2 horas en el horno apagado y con la luz encendida. Os debe quedar así:


Pasar a la mesa de nuevo (muy ligeramente enharinada) y trabajar con las manos durante un par de minutos. Dividir la masa en porciones de unos 120 g (a mi me han salido 8) y formar bolas con cada porción.

Engrasar un molde con aceite y colocar las bolas en todo el perímetro, unas junto a otras, de esta forma:


Cubrir con papel film y con un trapo y dejar levar durante 30 minutos (de nuevo en el horno). os quedará así:


Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 35-40 minutos. Sacar y dejar templar antes de desmoldar. Colocar en un plato, pintar con un poco de agua y espolvorear azúcar glas por encima. Lo podéis tomar tal cual o untando Nutella por encima ¡mmmmmmmmmmmmmm!



31 mayo 2020

MOSTACHONES DE UTRERA #ASALTABLOGSINVISIBLE

Último domingo de mes y toca edición especial del reto #Asaltablogs. Y es que esta temporada llega a su fin pero había que despedirla a lo grande con una nueva convocatoria del Asaltablogs Invisible donde todos asaltamos a todos...¡superdivertido!


El día que recibimos el correo con nuestro "blog amigo invisible" es como el día de Reyes, todo es emoción, curiosidad, sorpresa...aunque en mi caso sea una vieja y apreciada conocida a la que he tenido el placer de asaltar anteriormente aquí y a la que también hice un homenaje aquí. Se trata de Bea, cuyo blog Sweet cookies by Bea es siempre un placer visitar.


Así que ya entenderéis que de mis incursiones previas en su cocina tenía una lista de pendientes que me ha venido al pelo para preparar la receta en esta ocasión. De entre todas he elegido sus mostachones de Utrera, primero por el nombre (¡me encanta!), segundo porque son de mi Andalucía querida y finalmente ¡porque son muuuuuuuuuuuuuuy fáciles de preparar! Si queréis conocer la historia de estos dulces tan ricos os remito a esta web donde lo explican maravillosamente.

Ingredientes: 3 huevos; 125 g azúcar; 125 g harina; 1 cucharadita canela.

Preparación: Para los papeles que caracterizan a estos dulces he usado papel sulfurizado de horno que cortamos previamente en cuadrados de unos 12 x 12 cm. Precalentar el horno (calor arriba y abajo sin ventilador) a 180 ºC.

Separar las claras de las yemas. Montar las claras a punto de nieve añadiendo el azúcar poro a poco. Después añadir las yemas e integrar batiendo a velocidad muy suave.

Tamizar la harina, mezclar con la canela e ir añadiendo a cucharadas a la mezcla anterior incorporando con una espátula para mantener la esponjosidad.

Colocar la masa en una manga pastelera y poner porciones de masa en cada papelito (procurar no llegar al extremo) usando una boquilla simple. Coger cada papelito con las dos manos y tirarlo encima de la mesa con un golpe seco para que la masa quede homogénea.

Colocar los mostachones (a mi me han salido 16) encima de la bandeja del horno y hornear durante 10 minutos. Sacar y dejar enfriar antes de comer. ¡Riquísimos! ¡En casa han volado! ¿Lo mejor? Mojarlos en leche fría con chocolate...



Pues con esta receta participo en el #asaltablogsinvisible y me voy corriendo a descubrir quien ha entrado a hurtadillas en mi cocina..


26 mayo 2020

BIZCOCHO DE PULPA DE CHUFA #unomasmenos100desperdicio0

No se ni la de tiempo que llevo queriendo publicar esta receta. Y mira por donde ha llegado el momento aprovechando que he preparado horchata casera estos días con las últimas chufas que me quedaban del gran regalo que me hizo mi amiga Marisa (que dirige el blog Thermofan) el verano pasado.

Y como ya os conté cuando la preparé por primera vez, el resto que nos queda en el colador (la pulpa de la chufa) no se tira porque lo podemos reutilizar para preparar otras recetas y, como sale bastante cantidad, yo lo envaso en bolsitas individuales de unos 100 g y lo congelo. Como además de una receta de completo reciclaje es el segundo aniversario del proyecto "1 +/- 100, desperdicio 0" que lleva Marisa, ¿que mejor para celebrarlo con ella que participar con este estupendo bizcocho?

La receta en la que me basado para prepararlo es esta y he de decir que queda muy rico y muy esponjoso. Lo he preparado varias veces hasta encontrar la combinación perfecta y es la que os traigo hoy. ¡Felicidades amiga por el éxito de tu iniciativa!

Ingredientes: 3 huevos; 170 g harina; 100 g yogur griego; 150 g aceite girasol; 1 sobre levadura Royal; 150 g azúcar moreno; 1 pizca sal; 1/2 cucharadita esencia de limón; 100 g pulpa de chufa; azúcar glas.

Preparación: La pulpa de chufa, si está congelada, se deja descongelar mientras preparamos el resto.

En el bol de la amasadora poner a batir los huevos con el azúcar a velocidad máxima hasta que quede esponjoso. Añadir el yogur y continuar batiendo con las varillas a velocidad suave para que se integre bien. A continuación, ir añadiendo poco a poco el aceite hasta que se integre por completo y añadir la esencia de limón.

Tamizar la harina, unir la levadura y la sal e ir añadiendo esta mezcla a cucharadas sin dejar de batir a velocidad suave. Por último añadir la pulpa de chufa y mezclar bien.

Engrasar un molde ligeramente con aceite y espolvorear con harina. Verter la masa en el molde, repartiendo bien. Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 30 minutos (comprobar con un palillo que sale limpio). Dejar enfriar antes de desmoldar. Decorar con azúcar glas y servir.



Pues aquí estamos de nuevo amiga, espero que te guste 😀 ¡Te mando un enorme abrazo virtual y te deseo muchos años más de proyecto!


09 mayo 2020

UITSMIJTER

Este que os traigo hoy es uno de esos platos típicos en cualquier carta de bar o restaurante de comida rápida en los Países Bajos. A mi padre le encanta y ya era hora de que lo trajera a este cajón porque...¡a mi también me encanta! Te sirve igual para un desayuno contundente, de esos de domingo, como para un almuerzo ligero.

El plato, en si, es originario de Alemania, de la zona de Berlin, y allí es conocido como "Strammer Max". La versión holandesa consiste en una o dos rebanadas de pan con jamón y/o queso y, al menos, dos huevos fritos, acompañado de pepinillos como guarnición.

La palabra uitsmijter (que se usa para denominar a este plato) es la misma que en holandés sirve para definir a los "gorilas", esos señores que típicamente encuentras en la puerta de las discotecas y clubs nocturnos para prevenir la entrada de "gente no deseada" en el local (y que suelen dejar pasar a todas las chicas...) y es que se cree que el nombre puede provenir de Amsterdam, donde el plato era comido a menudo por los susodichos "gorilas". Curioso ¿verdad?

Ingredientes: 2 rebanadas de pan (a tu gusto); 2 lonchas de jamón asado; 2 lonchas queso; 2 huevos; mantequilla; pepinillos en vinagre; sal.

Preparación: Untar las rebanadas de pan (en mi caso integral con semillas) con una ligera capa de mantequilla por uno de los lados. Colocar en cada rebanada una loncha de jamón asado y una loncha de queso (en mi caso de comino).

En una sartén con una pizca de mantequilla fundida hacer los huevos sólo por un lado hasta que quede la base dorada. Colocar con cuidado encima del queso.

Precalentar el horno a 180 ºC. En la bandeja del horno, forrada con papel sulfurizado, colocar los panes y hornear durante 5 minutos para que el pan se tueste, el queso se funda y el huevo acabe de cuajar la clara. La yema deberá quedar líquida. Añadir sal por encima.

Servir caliente acompañado de pepinillos en vinagre. Lo bueno es que al partir el huevo chorree por todo el resto...¡mmmmmmmmmmmmmm!



06 mayo 2020

BAVAROIS DE MANGO Y YOGUR

Hoy vengo con un postre fresquito, fácil y de los que no te lleva mucho tiempo preparar...vamos ¡de los que a mi me gustan! Le he llamado bavarois porque según la definición "es un postre frío que contiene gelatina y nata montada" aunque, en realidad, la crema bávara original (ahora más conocida como bavaroise) incluye crema inglesa (o sea, huevos que en mi caso no lleva).

Como quiera que lo llamemos, la realidad es que no puede ser más sencillo de hacer y me ha servido para recuperar un mango que se me había quedado en el cajón de la fruta olvidado y que amenazaba con estropearse.

Ingredientes: 1 mango; 50 g azúcar; 4 hojas gelatina; 150 g yogur griego; 150 ml nata 35%; hierbabuena (para decorar).

Preparación: Poner las hojas de gelatina a hidratar en agua fría. Pelar el mango y triturar la pulpa en el vaso de la batidora.

En un cazo poner a calentar a fuego mínimo la pulpa de mango con el azúcar removiendo de forma constante hasta que esta se disuelva. Ir añadiendo las hojas de gelatina escurridas una a una removiendo hasta completa disolución. Apartar del fuego y dejar atemperar.

Mientras montar la nata con las varillas hasta que esté bien dura. Reservar.

A la crema de mango añadir primero el yogur, mezclando bien y eliminando cualquier grumo y, finalmente, añadir la nata montada y mezclar hasta obtener una crema homogénea. Verter en cuatro copas de postre y dejar enfriar en la nevera durante al menos 4 horas.

Servir decorada con unas hojitas de hierbabuena fresca.


26 abril 2020

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS DE ATÚN #ASALTABLOGS

Hoy es último domingo de mes y toca reto #Asaltablogs. Después del parón forzado por toda la vorágine en la que estamos inmersos, llega por fin la hora de asaltar a la elegida de este mes, Kety de Croketypot, un blog al que ya me había tocado birlar en el asalto por puntos de la pasada temporada con este trío de tapas que preparé.

A nuestra asaltada la conozco y sigo desde hace tiempo cuando decidió unirse a mi reto y me gusta su concepto del blog como cuaderno de cocina, algo que comparto al 100%. No es difícil hacerse a la idea, visto el nombre, de que mucha de su cocina está preparada en la famosa "olla lenta" pero como yo ni la tengo ni la uso me decidí por robarle una receta muy sencilla que se prepara en muy poquitín. Eso si, está deliciosa y en casa ha triunfado. Aquí tenéis mi versión de sus pimientos de piquillo rellenos de atún.

Ingredientes: 4 pimientos de piquillo grandes: 1 lata atún; 2 cucharaditas alcaparras (en conserva); 1/2 cebolla morada; 10 g cebollino fresco; 2 cucharadas mayonesa; 4 huevos; 2 cucharadas AOVE; 1 cucharada vinagre; 1/2 cucharadita orégano; sal; pimienta.

Preparación: Preparar la mayonesa casera como os cuento aquí. Cocer los huevos en agua con sal durante 10 minutos, poner en agua fría, pelar y cortar por la mitad. Serán nuestro acompañamiento.

En un bol poner el atún (sin aceite) y desmenuzar con un tenedor. Añadir las alcaparras, el cebollino picado y la cebolla (pelada y picada), añadir la mayonesa y mezclar bien. Reservar en la nevera.

Yo he usado pimientos de piquillo que vienen en conserva de aceite así que los he secado muy bien antes de rellenarlos. Distribuir el relleno entre los cuatro pimientos procurando que no se rompan. Colocar en el plato acompañados de las mitades de huevo (que habremos salpimentado).

Preparar la vinagreta con el aceite, vinagre y orégano y rociar los pimientos y los huevos con ella. Servir.



Pues con esta receta deliciosa participo en #Asaltablogs y me despido hasta el próximo asalto.


11 abril 2020

PAQUETITOS SORPRESA DE PASTA FILO #unomasmenos100desperdicio0

Hace más de un mes que no publico una receta nueva y no porque haya dejado de cocinar. De hecho, tengo más tiempo para cocinar y se me acumulan las publicaciones sin escribir. Pero mi objetivo en el blog nunca ha sido publicar un número X de recetas al mes porque mi blog es sencillamente mi libro de cocina.

Arrastro una lesión en el brazo derecho, mi brazo de mayor uso, bastante dolorosa y bastante conocida por su nombre vulgar ("codo de tenista") y el hecho de tener que dar clases desde casa ha incrementado muchísimo mi necesidad de usar el ordenador, lo cual no ayuda, como podéis imaginar, a la curación de la lesión. Así que el tiempo que no estoy trabajando procuro no utilizarlo para redactar y se me acumula la faena...

Me preocupa cero no publicar. Y quiero que siga así. No quiero verme abocada al estrés por cumplir plazos a los que, últimamente, casi ni llegaba, así que empiezas a soltar lastre y ¿lo mejor de todo? que no pasa nada. A ratitos iré subiendo todo lo que tengo en el trastero de este cajón para que no se me olvide ¡y a seguir disfrutando!

Y hoy, queridos desastres, me ha dado por reciclar. Como estoy en casa ahora tengo tiempo de hacerme la comida y hoy he abierto la nevera y he arrasado con todos los "tristes" que había. Así es como los llama mi amiga Marisa (que dirige el blog Thermofan) y que mejor manera de volver que colaborar con su iniciativa "1 +/- 100, desperdicio 0", un proyecto que pretende concienciar sobre el reciclaje, la reducción de desperdicios, el ahorro, la defensa del medio ambiente…En su entrada ella lo explica divinamente.

Me había sobrado un filete de cerdo que he adobado convenientemente, me he topado con dos trozos de cebolla que empezaban a languidecer, medio bote de pimientos asados en tiritas, un paquete de queso fresco a punto de acabar y unas hojas de pasta filo que esperaban ser utilizadas. Y con todo ello he preparado estos paquetitos sorpresa porque cuando pegas el primer bocado te la llevas de verdad...¡delis delis!

Ingredientes: 1 filete cerdo (aprox 100 g); cebolla blanca y roja (2 medios trozos); 1/2 bote pimientos asados; 3 cucharaditas queso cottage; sal; aceite; 1 cucharadita especias Baharat, 3 láminas pasta filo; mantequilla.

Preparación: En un bol poner dos cucharadas de aceite y las especias Baharat, mezclar bien y añadir la carne limpia y cortada en daditos. Mezclar bien y dejar macerar durante 30 minutos.

Picar las cebollas. En una sarten con una cucharada de aceite rehogar la cebolla a fuego suave. Añadir la carne y continuar rehogando hasta que pierda el color. Finalmente añadir los pimientos en tiritas, rehogar unos minutos y apagar el fuego.

Derretir la mantequilla en el microondas (3 x 10 segundos). Pincelar las láminas de pasta filo con la mantequilla fundida y cortar por la mitad (las mías son cuadradas). Colocar en forma de cruz las dos mitades y forrar tres moldes de magdalenas con las lámina, como en forma de cestito. En cada uno poner dos cucharadas del relleno de carne y encima poner una cucharadita de queso. Cerrar las láminas de pasta filo haciendo un paquetito y colocar un vaso encima para que se mantenga.

Precalentar el horno a 200 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador). Quitar los vasos y hornear los paquetitos durante 15 minutos. Servir calientes. Yo he preparado 3 con estas cantidades y me los he comido tan ricamente en la terraza.



Pues aquí estamos de nuevo amiga, espero que te gusten 😀 ¡Te mando un enorme abrazo virtual!


04 marzo 2020

TORTA SABBIOSA - RETO DULCE CRI: VENETO

Todas las cosas tienen un principio y un final y a este reto, que tanto amo, le ha llegado su punto y final. Esta vez definitivo. Cuando inicié esta andadura publicando la primera receta, el 3 de febrero de 2014, mi intención era dar a conocer la cocina tradicional del país que fue mi hogar durante 2 años, más allá de lo más conocido como podía ser la pasta o la pizza. Y el objetivo está cumplido.

Llegamos a la edición nº 48 más dos ediciones de Navidad con los que completamos un recetario de cocina regional italiana con 100 propuestas que han sorprendido, gustado y hecho disfrutar a muchas colaboradoras, sin las cuales, no habría sido posible estar 6 años en uno de los retos más longevos que conozco. Con ello estoy más que satisfecha y feliz.

Este reto, en sus tres ediciones, ha sido un ir y venir de gente estupenda y con buen rollo. Algunas cocineras han pasado de puntillas y otras se han quedado en la familia.  A todas ellas va mi más sincero agradecimiento 💖💖

Para despedirnos este mes no he enviado recetas sino que he propuesto participar con una receta salada y/o dulce que las participantes no hubieran podido hacer aún, por falta de tiempo, y que les hubiera gustado haber cocinado de entre todas las que les he propuesto en estos años. ¡Y aquí están! Por mi parte he vuelto al inicio, al libro que dio origen a este reto, a la cocina de toda la vida que es el motor de este blog, y me he decantado por una receta, hoy dulce, que es un básico de la repostería.

Ingredientes: 250 g mantequilla; 250 g azúcar; 250 g harina; 4 huevos; 1 sobre levadura Royal; 1/2 cucharadita esencia de vainilla; 1/2 cucharadita esencia de limón; 1 pizca sal; azúcar glas.

Preparación: Triturar en el robot el azúcar con las esencias de limón y vainilla para que quede un polvo fino. Tamizar la harina y unir a la levadura.

En el bol de la amasadora poner la mantequilla en pomada y batir con el azúcar para formar una crema. Ir añadiendo las yemas una a una para que se vayan integrando. Batir las claras a punto de nieve e incorporar a la mezcla con movimientos suaves. Finalmente ir añadiendo la harina con la levadura a cucharadas sin dejar de batir. Acabar con una pizca de sal.

Engrasar y enharinar un molde redondo y verter la masa, extendiendo con una espátula para que quede repartido. Hornear a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 45 minutos. Para ello pinchar con un palillo que debe salir limpio. Si se tuesta mucho por arriba a media cocción tapar con papel aluminio.

Dejar enfriar, desmoldar y servir espolvoreado con azúcar glas.



La torta sabbiosa (el pastel de arena) es típica de Verona, en la región del Veneto, aunque también se ha extendido mucho a Mantova. Es una receta de bizcocho básica que queda esponjosa y es ideal para tomar a cualquier hora.



Pero siendo este el último reto, me vais a permitir que os explique que escogí esta receta para cerrar por su historia, que tiene mucho que ver con mi casa en Italia...y dice así...

"Erase una vez, en el pequeño pueblo de Sairano, una familia que se dedicaba a extraer arena y grava del lecho del gran río Po, que no siempre fluía plácidamente por el territorio. La familia estaba compuesta por el padre, Asdrubale, la madre, Guendalina, y tres hijos, Alexander, Rufus y Ester. Era una familia pobre pero capaz de ver la pobreza en las otras familias del país. El trabajo de cavador de arena era duro, implicaba un gran esfuerzo físico y una atención particular para no caer al río. Un día, mientras papá levantaba la pala llena de arena con todas sus fuerzas, Rufus vio una botella grande con una papel dentro. Llamó a su padre y gritó: ¡Hemos encontrado el mapa del tesoro!. Abrieron la botella ansiosos por saber que contenía el papel interior, pero se desilusionaron.

De hecho, la hoja decía: "Yo, el gran pastelero de la corte de los señores de Piacenza, quiero confiar mi receta para un pastel sublime a las aguas del río que me hizo famoso. Quienes lo encuentren pueden amasarlo con mantequilla fresca y azúcar, luego agregar los huevos de gallinero del día y la harina. El truco está en cocinar, pero no digo esto porque quien encuentre este escrito puede tener la alegría de descubrirlo por sí mismo". Del hallazgo, los hermanos quedaron decepcionados, pero llevaron la hoja a la madre, que la guardó en un armario.

Llegó el día del festival del pueblo y la madre, con la ayuda de Ester, sacó la hoja del armario, hizo el pastel, lo horneó en el horno de leña en el patio y lo puso sobre la mesa y sus amigos lo probaron. Muchos se atiborraron, pero todos se mostraron asombrados de lo bueno que estaba. Ester lo llamó el pastel de arena porque su receta se había encontrado en la arena y, como arena, atiborraba a los codiciosos...

Yo vivía al lado del Po, en el mismo Piacenza, así que nada mejor que esta receta para despedirme ¿no os parece? Os dejo la receta tal cual está en el libro:

Cucina Regional Italiana (Lisa Biondi)

Y ahora vamos con las participantes que han querido acompañarme en esta fiesta final, a todas ellas más que nunca GRACIAS.

Encarnita, desde El paraíso de los golosos, tenía muchas ganas de preparar el salame dolce de Emilia-Romagna y sus nietos encantados

Anna, desde Retalls de cuina, no ha querido perderse la oportunidad de participar con su torta di carote del Trentino Alto Adige

Nieves, desde La cajita de Nieves y Elena, se ha decantado por la gubana di Cividale de Friuli Venezia Giulia, un dulce que caerá en sus fiestas navideñas

Marisa, desde Thermofancompensa la tristeza de que el reto termine con haber disfrutado horneando y probando los maritozzi típicos de Marche pero sin azúcar

Kety, desde Croketypot, ha querido preparar el zabaione lombardo en su versión con Grand Manier

Mar ha preparado la torta a due colori de Abruzzo y la ha llevado para compartir con sus compañeras de colegio

Rosa, desde Un toque de canela, tenía atravesada esta focaccia al miele de Basilicata y nos la trae por fin para disfrutarla


Natalia, desde Poesía culinaria-sabores de Nati, nos trae las nepitelle de Calabria porque dice es una ratona y le encantan


Mercedes, desde Merce´s cake, nos trae el clásico tiramisú que, aunque no lo hemos preparado en el reto, no podía faltar


Y finalmente Patricia, desde Patyco Candybar, nos deleita con este pan speziale de Emilia-Romagna digno de esta gran fiesta


Hasta aquí nuestro periplo por la gastronomía regional italiana...Espero que os dejéis sorprender por cada una de las propuestas que podéis encontrar aquí. Y estad atentos porque aún queda una sorpresa final...y hasta aquí puedo leer...