English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

19 abril 2016

"PAELLA" (LA) VALENCIANA

Hoy quería hacer una entrada y una receta muy especial...y he empezado por buscar el título adecuado. Lo entenderéis si seguís leyendo...

Yo suelo decir que las personas llegan a tu vida porque necesitan enseñarte algo y se van de tu vida cuando ya has aprendido aquello para lo que estabas destinado a encontrarlas. La mayor parte de las veces descubres la "misión" tiempo después pero para mi es seguro que existe una causa por la que encuentras a las personas de tu vida. Para mi no existen las casualidades sino las causalidades.

Hace poco más de un año que la persona a la que va dedicada esta entrada y esta receta se cruzó en mi vida. Recuerdo perfectamente su sonrisa el primer día, esa que tanto echo de menos en estos momentos, su seguridad, su amabilidad y sus ganas de ayudar a que me sintiera bien, apenas aterrizada en un sitio nuevo. Siempre nos sorprende porque conectamos desde el minuto cero, las rubias, y sin comerlo ni beberlo nos hemos hecho AMIGAS con mayúsculas.

Hoy que es tu cumpleaños, valenciana mía, quiero devolverte una parte del cariño que me has dado cocinando para tí el plato más típico de tu tierra. Hoy que se que te hago falta, que te echo de menos y que quiero verte salir del túnel, hoy te deseo un muy feliz cumpleaños y espero que - que me perdonen los puristas - te guste mi receta de tu paella, esa que me explicaste por el "wassap" y que he hecho con todo el amor...y los ingredientes que he podido encontrar en Holanda.

Vaya por delante que aquí no se puede encontrar bajoqueta, nombre popular que recibe en valenciano la variante de judía plana que se cultiva en tierras valencianas, ni garrofó, la judía blanca, ambos ingredientes esenciales de la paella. Mi receta tampoco lleva conejo ni caracoles, sencillamente porque ninguno de los dos me gusta. Pero como lo que importa es el amor con que hagas las cosas, yo lo he sustituído por lo más parecido que he podido encontrar...de nuevo, que me perdonen los puristas.

Pa' ella, la valenciana, va esta entrada de hoy...saps que t'estimo molt! Y, entre tu y yo, ¡me ha salido una paella de 10! Mi Danny aún se está chupeteando los dedos...

Ingredientes: 400 g arroz; 2 pechugas pollo; 150 g judías verdes planas; 120 g judías blancas secas; 1/2 pimiento rojo; 1/2 pimiento amarillo; 2 dientes ajo; 140 g tomate; agua; sal; 1/2 cucharadita pimentón; 1/2 cucharadita colorante; azafrán; aceite.

Preparación: Las judías blancas deben estar a remojo desde la noche anterior. Cortar el pollo en trozos. Cortar las verduras (pimiento y judía verde) en trozos. Pelar y picar el ajo.

Cubrir el fondo de la paellera con aceite y poner a calentar. Sofreír el pollo hasta que coja color. Añadir el pimiento y las judías (verdes y blancas) y rehogar durante unos minutos. Abrir un hueco en el centro, añadir el ajo y el tomate y sofreír durante unos minutos. Añadir el pimentón, remover y mezclar todo bien.

Cubrir de agua hasta el tornillo de las asas (aproximadamente 1 litro de agua en mi paellera), añadir unas hebras de azafrán y el colorante, remover y cocinar a fuego medio el caldo durante 45 minutos.

Rectificar de sal, echar el arroz de asa a asa de la paellera (en una diagonal), repartir y dejar cocinar durante 10 minutos a fuego medio y otros 10 minutos en el horno a 200 ºC (a mi me gusta mucho el sabor que le da el horno).

Dejar reposar cubierto con papel de periódico durante 5 minutos antes de servir.



17 abril 2016

TERNERA EN SALSA (ZÜRCHER-GESCHNETZELTES) CON RÖSTI #CocinasdelMundoSuiza

Tenía muchísimas ganas de que llegara este domingo para llevaros de viaje, de la mano del Reto Cocinas del Mundo, a un nuevo destino culinario. Las letras del alfabeto se van agotando y este mes viajamos, de la mano de Mar del blog La cocina de Mar, nada menos que a Suiza.


Tuve la suerte de visitar este pequeño país en 2008 (demasiados años) aprovechando que mi querida amiga Elisa estaba de estancia en Zürich. ¡Fue un viaje superdivertido!


Mi amiga nos llevó a visitar muchos sitios pero si hubo uno que me impactó fueron las cataratas del Rin, el mayor salto de agua de la Europa Central, que se encuentran en el curso del Alto Rin, entre los municipios de Neuhausen am Rheinfall y Laufen-Uhwiesen. Debe ser porque soy Piscis y todo lo que sea agua me fascina...

video

Suiza y sus paisajes me enamoraron pero no recuerdo, sin embargo, casi nada de lo que comí así que cuando Mar planteó cocinar algo típico de Suiza tuve que bucear en internet y rebuscar algo que no fuera demasiado obvio y, a ser posible, salado que me gusta más. Y buscando buscando encontré este plato que tiene un nombre impronunciable, Zürcher-geschnetzeltes, o lo que es lo mismo, una ternera en salsa de champiñones típica de la zona de Zürich que estaba diciendo ¡cómeme!

Y como prometí, he decidido acompañarla del acompañamiento más típico, el rösti de patata, pero he querido darle un toque más sabroso y le he añadido el queso suizo más famoso, el emmental. ¡No diréis! ¡Este mes tenemos un 2 x 1! Vamos con la receta que no puede ser más completa y rica...

Ingredientes para la carne: 350 g ternera; 200 g champiñones castaña; 1 cebolla; 50 g mantequilla; 1 vaso nata; 1 vaso vino blanco; 1 vaso agua; sal; pimienta.

Ingredientes para el rösti: 4 patatas (600 g); 100 g queso emmental; sal; pimienta; perejil; mantequilla.

Preparación: Cortar la carne en tiras finas. Cortar los champiñones limpios por la mitad y cada mitad en láminas. Pelar y picar la cebolla.

En una sartén grande (yo uso un wok por comodidad) poner a calentar la mantequilla y rehogar la carne hasta que coja color. Añadir medio vaso de vino y medio vaso de agua y cocinar a fuego suave hasta que se evapore todo (más o menos 30-45 minutos). Este paso me lo enseñó mi abuela para que la carne estuviera más tierna y he decidido introducirlo aquí.

Sacar la carne y reservar. En la misma sartén rehogar la cebolla y los champiñones. salpimentar al gusto. Cuando empiecen a estar tiernos, añadir medio vaso de vino, medio vaso de agua y el vaso de nata líquida y cocinar a fuego suave durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Volver a poner la carne dentro, mezclar y dejar cocinar durante 30 minutos más a fuego muy suave. tapar y reservar caliente.

En una cacerola con agua y sal cocinar las patatas con piel y enteras durante 20 minutos. Deben quedar enteritas, que se puedan atravesar con el cuchillo pero no demasiado tiernas. Eliminar el agua y dejar enfríar.

Pelar las patatas y rallarlas. Mezclar con el queso emmental rallado y salpimentar al gusto. Para hacer los rösti yo uso una sartén pequeñita de las de hacer tortitas. Poner un poco de mantequilla y cubrir todo el fondo con la mezcla de patata y queso y freír a fuego fuerte por un lado durante 1 minuto. Después bajar el fuego al mínimo y cocinar por 7-8 minutos. Darle la vuelta y hacer el otro lado igual. Deben quedar doradas por fuera y suaves por dentro. A mi me han salido 6.

Servir la carne acompañada de la salsa y de los rösti de patata y queso, espolvoreando perejil fresco picado por encima. ¡Delicioso!



Pues con esta maravilla de receta participo en el Reto Cocinas del Mundo - Suiza y deseando ver la aportación del resto de compañer@s de viaje. ¡Hasta el próximo destino!


10 abril 2016

NATILLAS CASERAS #entrelibrosandaelguiso

Todos coincidieron en que Carmen se había esmerado muchísimo en preparar una cena inolvidable...//...y, de postre, consiguió que la isla de clara de huevo batida flotase perfecta sobre el lago de natillas caseras.



Así reza una parte del capítulo XII del libro Palmeras en la nieve, de Luz Gabás, una novela que decidí leer - lo confieso - después de haber visto la cartelera de la última película de Mario Casas, que me encanta no, ¡lo siguiente! Posiblemente el éxito de la primera novela de esta filóloga y política se debe a que toca un tema poco tratado en la literatura como es el pasado colonial más reciente de España en África, a través de unos emigrantes que viajan a la isla Fernando Poo, que fue colonia y, posteriormente, provincia española en África entre los años 1959 y 1968, en la conocida como Guinea Española. De hecho, tal como la autora dice en su libro, se narra la experiencia de su padre cuando emigró en 1953, con tan solo 24 años de edad, a Guinea Ecuatorial para trabajar en la plantación de cacao de Sampaka.


Es una libro muy entretenido e interesante, que te engancha nada más comenzar a leerlo. Y la verdad es que cuando leí el fragmento sobre las natillas lo tuve claro. No sólo porque es uno de mis postres favoritos sino porque me apetecía probarlas con ese toque especial de la nube de merengue...¡Y no las tenía publicadas en el blog!

Espero que, como el año pasado con mi flan al aroma de vainilla, a mis amigas de La Cocina Typical Spanish les guste la propuesta que les traigo este año con motivo de su iniciativa para este mes #entrelibrosandaelguiso, en la que debíamos cocinar un plato que hubiéramos visto en un libro que hubiéramos leído. ¡Vamos con ella!

Ingredientes: 3 huevos; 7 cucharadas azúcar; 1 rama canela; 1 naranja; 500 ml leche; 1/2 cucharadita maicena; canela molida.

Preparación: En un cazo poner a cocer la leche con la rama de canela y la piel de la naranja bien lavada. Cuando empiece a hervir, colar y dejar enfríar un poco.

En otro cazo (que no sea de aluminio) poner las yemas (reservar las claras) junto con 5 cucharadas de azúcar y meclar bien con una cuchara de palo. Añadir la maicena y mezclar bien. Finalmente añadir en hilo la leche removiendo bien hasta integrar por completo los ingredientes.

Poner la mezcla a calentar al baño María sin dejar de remover hasta que la espuma desaparezca y la cuchara empiece a empañarse con las natillas. Será el momento de pasarlas a los recipientes que vayamos a usar y dejarlas enfríar.

Batir las claras con 2 cucharadas de azúcar hasta formar un merengue. Poner en una manga pastelera y colocar una nube encima de cada natilla. Meter unos minutos al horno a 200 ºC (solo arriba) hasta que se tueste el merengue un poquito y dejar enfríar. Espolvorear con canela molida en el momento de servir.



Con esta propuesta participo en la iniciativa #entrelibrosandaelguiso y deseando estoy de ver todas las recomendaciones culinarias y literarias del resto de participantes. Además, en esta ocasión habrá premio, nada más y nada menos que 10 libros de cocina que van a sortear entre las participantes así que ¡fantástico por las chicas TS! ¡Hasta el mes que viene!



07 abril 2016

POLLO KORMA

¡Buenasssssssssss! ¿Cómo estamos? Ya sabéis que me gusta probar cosas de distintos países y la India es uno de ellos...siempre que no nos pasemos con el picante...más que nada porque lo paso fatal y dejo de saborear la comida para intentar controlar los mocos y las lágrimas...jajajajaja

Pues como no hay dos sin tres, después del pan naam y de la raita de pepino, hoy os traigo el tercero de los platos que he preparado hasta ahora, este pollo con una de las salsas (korma) más utilizadas en la India con cualquier tipo de carne, sea pollo, cordero, ternera...

Los sabores son intensos, utiliza especias que no son tan habituales como el cardamomo (muy aromático para dar sabor) o la cúrcuma (para potenciar el perfume y sabor de otras especias) y, acompañado de arroz basmati cocido, es un plato de 10...¡vamos! ¡que se lo pregunten a mi Danny que aún se está chupando los dedos!

Ingredientes: 2 pechugas pollo (460 g); 250 g yogur; 70 g anacardos; 1/2 cucharadita cúrcuma molida; 4 clavos; 4 cardamomos; 1 chile pequeño; 1 cucharada pasta de jengibre y ajo*; 2 cucharadas aceite; 1 cucharadita cilantro molido; 1/2 cucharadita garam masala; 2 cucharadas mantequilla; 50 ml nata líquida; sal.

Preparación: Poner los anacardos a remojo durante 30 minutos (yo uso de los que venden en paquetes y están ligeramente salados). Quitar prácticamente toda el agua y triturar con la batidora hasta formar una pasta. Reservar.

Cortar el pollo en dados no muy grandes.

En una sartén grande calentar la mantequilla y el aceite. Añadir el clavo, la pasta de jengibre y ajo* y el chile picado (yo le quito las semillas). Rehogar durante 2-3 minutos. Añadir el cilantro molido, el garam masala, la cúrcuma y los cardamomos. Continuar rehogando otros 2-3 minutos. Incorporar el pollo y sofreír a fuego medio hasta que tome color (no hace falta dorar). Salpimentar al gusto, añadir el yogur y mezclar bien. Dejar cocinar tapado a fuego suave durante 30 minutos.

Sacar el pollo y reservar. Incorporar la pasta de anacardos y una taza de agua caliente. llevar a ebullición y cocinar durante 15 minutos mezclando bien.

Incoprorar la nata a la salsa, introducir el pollo de nuevo y cocinar a fuego suave tapado durante otros 30 minutos. La salsa debe quedar espesa aunque no demasiado. Apagar y reservar caliente mientras se cuece el arroz siguiendo las instrucciones del envase.

Servir el pollo acompañado del arroz...¡ya a disfrutar! os aseguro que está delicioso.



* La pasta de jengibre se prepara con 2 dientes de ajo enteros y pelados, 100 g de jengibre fresco pelado y 1/2 taza de aceite. Se pone todo en la batidora y se bate hasta obtener una crema fina. Se puede guardar en la nevera en un bote de cristal cerrado durante meses.

Fuente: Libro "Cocina india para occidentales" del chef Anand Singh Negi

04 abril 2016

CANESTRELLI - RETO DULCE CRI: LIGURIA

Empezamos esta primera semana de Abril con una receta de lujo y es que hoy toca la propuesta dulce del Reto Cocina Regional Italiana 2.0 y volvemos, de la mano de nuestra anfitriona este mes Maribel, de Sweet Blessings, de nuevo a Liguria.

Cuando Maribel escogió la receta lo primero que hice fue consultar a mi cuñada que es ligure. Y aquí me llevé la sorpresa porque la receta que propone el libro como dulces típicos de Liguria es, en cambio, la manera en la que se preparan en el Piemonte.

Curiosamente, al mismo tiempo una de las participantes (italiana) me comentó exactamente lo mismo porque ella pensaba hacer la receta de su abuela (¡faltaría más!) así que con esas premisas y avisadas todas las participantes del reto, la de hoy será una auténtica sorpresa jajajajaja. ¿Qué versión habrá hecho cada una? Lo veremos enseguida...


Yo he decidido preparar las dos versiones porque tenía interés en ver cuál me gustaba más. Y decididamente me quedo con la de Liguria así que ahí van las dos recetas en una.

Ingredientes para la masa 1: 300 g harina; 150 g mantequilla; 1 yema huevo; 100 g azúcar; 1 sobre azúcar avainillado; azúcar glas (para decorar)

Ingredientes para la masa 2: 180 g almendras; 130 g azúcar; agua con esencia de naranja; 1 pizca sal.

Preparación: Empezaremos por la masa 1 (la ligure) poniendo en el bol de la planetaria la mantequilla derretida, la yema de huevo y el azúcar (mezclado con el sobre de azúcar avainillado). Batir a velocidad rápida con las varillas para homogeneizar toda la mezcla. Cambiar al accesorio de amasar e ir añadiendo harina a cucharadas mientras se va amasando.

Sacar la masa y moldear con la mano una bola que se envuelve en papel film y se deja en la nevera al menos 30 minutos.

Para la masa 2, escaldar las almendras y quitarles la piel. En una sartén sin aceite o en el horno calentar durante 5 minutos para quitar bien el agua. Triturar las almendras en el robot junto con el azúcar y la pizca de sal hasta obtener una masa harinosa.

Añadir 4 cucharadas de agua con esencia de naranja y amasar con las manos hasta formar una bola que también envolvemos en papel film y dejamos reposar en la nevera otros 30 minutos.

Sacar la masa 1 colocar sobre papel de horno. Al ser una masa con mucha mantequilla ya os aviso que se fragmenta. Hay que tener paciencia y yo lo que hago es ir aplastándola con la palma de la mano hasta formar una base plana. Luego con el rodillo lo paso rápido para extenderla un poco más fina (como de 1 cm de alto). 

Con el molde de flor cortar trozos de masa y con otro redondo más pequeño sacar el círculo para que quede la forma típica de estas galletas. Colocar las galletas (yo las despego con un cuchillo plano) sobre la bandeja del horno forrada con papel. La masa que sobra se vuelve a moldear con las manos en forma de bola, se enfría en la nevera y se vuelve a repetir el proceso tantas veces como sea necesario hasta acabar la masa.

Sacar la masa 2 de la nevera. La consistencia es completamente diferente, mucho más harinosa y blanda. procedo igual que antes a aplastarla con la palma de la mano y a extenderla con el rodillo. Cortar la misma forma de galletas y colocar sobre otra bandeja de horno forrada con papel (estas cuesta mucho más despegarlas sin que se rompan).

Calentar el horno a 180 ºC (arriba y abajo sin ventilador). Mientras, dejar las galletas enfriar en la nevera. Hornear las galletas durante 10 minutos (no hay que dejar que se doren, apenas están sacarlas). Dejar enfríar fuera y espolvorear abundantemente con azúcar glas.

 Estos son mis canestrelli con la receta típica de Liguria


Y estos son mis canestrelli con la receta del libro

A estas alturas ya no creo que tenga que contaros que los canestrelli son unas galletas especialmente populares en las regiones del Piemonte y de la Liguria, a la que nos ha llevado de visita nuestra anfitriona. Con el nombre de canestrelli podemos encontrar muchos tipos diferentes (dulces y salados) pero los ligures son con forma de margarita pequeña y típicos de la zona de Torriglia, localidad de los Apeninos ligures, donde cada año se celebra la Sagra del Canestrello.


La versión que venía en el libro y que se ha prestado al debate es la siguiente:


Y ahora vamos con la parte divertida, la interpretación de las que han participado este mes. ¡Gracias como siempre!

Mi prima Mar, a la que no le gusta perderse una cita con el reto, nos ha preparado su versión con almendra...¡ricas se ven!

Patty, desde La taza de loza, ha preparado la receta familiar no una sino dos veces porque se las comían...¡brava cara!

Catina, desde La cocina de Catina, ha cogido carrerilla con el reto y nos presenta estas preciosidades ¡fantástico!

 Almu, Idoia y Clara, desde Cocina entre 3, se estrenan en el reto con honores y me dicen que se han divertido mucho con el traductor...¡bienvenidas!

Rosi, desde Mi mundo pinkcake, que no tiene remedio en esto de tunear ha hecho su particular versión de chocolate y naranja...¡senza comentari! jajajajaja

Y nuestra anfitriona Maribel, desde Sweet Blessings, a la que agradecemos la elección y a la que deseamos que se recupere pronto, cierra esta ronda de galletas sabrosísimas

Pues hasta aquí el reto de este mes. Os espero el próximo con dos nuevas propuestas y con las mismas ganas de pasarlo bien. ¿Te animas?


03 abril 2016

TROFIE AL PESTO - RETO SALADO CRI: LIGURIA

Día 3 y estamos de vuelta con el Reto Cocina Regional Italiana 2.0...¡oleeeeeeeeeeeeeeee! Como sabéis en esta nueva temporada hemos introducido algún cambio, el más importante es que este mes contamos de nuevo con una anfitriona, encargada de elegir las recetas a cocinar. En esta ocasión he querido contar con mi querida Maribel, de Sweet Blessings, una de las participantes más entusiastas y amorosas del reto. ¡Gracias guapa!

Pues no nos enrollamos más y vamos con la propuesta salada de este mes, una pasta fresca muy sencilla de preparar y que va acompañada de una salsa que habla por si sola...Yo ya la tenía publicada aquí así que he sido fiel a ella y la he utilizado tal cual la suelo preparar.


Ingredientes para la pasta: 200 g sémola fina de grano duro (semola di grano duro rimacinata); 100 ml agua; 1 cucharadita sal.

Ingredientes para el pesto: 30 hojas albahaca fresca; 3 dientes ajo; 1 cucharada piñones; 30 g parmesano rallado; sal; 1/2 vaso aceite oliva.

Preparación: Yo he empezado preparando el pesto ya que así reposa y coge más sabor. En el vaso de la batidora (esta vez he ido más rápido y no lo he hecho en un mortero) poner los ajos pelados y cortados junto con las hojas de albahaca limpias, los piñones y una pizca de sal. Comenzar a batir fabricando una pasta homogénea. Añadir el queso y continuar batiendo integrando bien todos los ingredientes. Finalmente añadir el aceite en hilo y batir integrando toda la salsa. Resevar.

En el bol de la planetaria poner la sémola de grano duro y mezclar con la sal. Accionar la pala de amasar a velocidad lenta e ir añadiendo el agua templada a cucharadas hasta formar una bola que se despega de las paredes del bol.

Sacar la masa y continuar amasando en la mesa, enharinada, hasta obtener una masa elástica y fina (unos 10 minutos). Envolver en papel film y dejar reposar durante 30 minutos.

Cortar un trozo de masa y formar un bastón alargado haciéndola rodar en la mesa con ambas manos. Cortar el bastón en trocitos (como del tamaño de la uña) y hacer rodar cada trocito entre las palmas de la mano hasta formar las trofie. Dejar en un plato e ir espolvoreando con sémola para que no se peguen.


Poner a cocer abundante agua con sal. Cuando estñe hirviendo echar las trofie y cocinar durante 5 minutos moviendo de vez en cuando con la espumadera. Sacar del agua y servir en el plato acompañadas del pesto. Yo las he acompañado con un vino que me regalaron por mi cumpleaños. ¡Buenísimas!


Le trofie (en femenino) es la pasta más representativa de la Liguria, la región a la que nos ha llevado Maribel este mes y cuya capital es Genova. Le trofie son autóctonas de la zona de Camogli y Bogliasco, en la provincia de Genova y se caracterizan por su peculiar forma rizada. El nombre puede derivar del ligur strufuggiâ ("frotar") por el movimiento necesario para amasarlos a mano. Existe un tipo hecho con harina de castaña que se llama trofie bastarde con un sabor más dulce que este.



A esta pasta tan típica ligure le añadimos la salsa de la zona más conocida a nivel mundial, el pesto, y ya tenemos un plato de 10. Como siempre os dejo la receta del libro aunque, honestamente, esta vez la he tuneado jajajajaja.


Y vamos ya con las versiones de las participantes, que es la parte que más me gusta del reto. ¡GRACIAS!

Nieves, desde La cajita de Nieves y Elena, que se resistía a hacer pasta fresca se lo he pasado pipa amasando como los niños pequeños con la plastilina ¡bravo!


Cristina, desde Cristina, cuinem?, tampoco las había preparado nunca y le han quedado muy bien y muy ricos ¡estupendo!


Marisa, desde Thermofan, no ha querdio perderse esta cita a pesar de sus múltiples tareas y nos envía estas preciosidades...¡gracias guapa!


Y finalmente Rosi, desde Mi mundo pinkcake, ha preparado su versión de las trofie...¿ha habido tuneo? jajajajaja


¡Pues hasta aquí el reto salado de este mes!.Me alegro de que se hayan atrevido a preparar pasta fresca jejejeje. Nos vemos mañana para nuestra cita dulce. ¡Besitosssssssss!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...