23 febrero 2020

PROFITEROLES (SOESJES) #ASALTABLOGS

Hoy es último domingo de mes y estamos en plena rutina de la nueva temporada del reto #Asaltablogs. La asaltada de este mes ha sido Noelia de Dulces diabéticos, un blog que abrió con la finalidad de compartir recetas e información útil sobre postres y dulces sin azúcar con aquellas personas que padecen problemas diabéticos o están simplemente preocupados por su dieta. ¡Una idea genial!

Habiendo sido yo misma investigadora científica, del blog me gusta mucho su concienciación con la difusión de información médica de calidad, veraz y contrastada científicamente, algo que comparto plenamente. Noelia está formada en dietética y nutrición saludable y su trabajo se centra en fomentar la comunicación verídica y contrastada por profesionales de la salud para evitar la mala información por parte de los pacientes que usan internet. ¡Bravo! ¡Ha sido un placer asaltarte!

Llamándose así el blog era complicado no encontrar una receta dulce (¡yo que soy más de salado!) pero hacía mucho tiempo que quería preparar los profiteroles (sin azúcar) rellenos de nata. En los Países Bajos, donde vivo, son uno de esos bocaditos que todo el mundo regala, compra o lleva en cualquier ocasión y es que la relación entre los holandeses y los dulces con mucha nata es algo digno de estudio...Aquí se llaman soesjes, una palabra que suena tan esponjosa como los propios profiteroles 😀

Por si no lo sabíais, los profiteroles o petisús son originarios de Francia (en francés profiterole o petit chou) y se elaboran con pasta choux. Según las regiones del mundo donde se preparen se rellenan de forma diferente, generalmente de ingredientes dulces (crema, nata o chocolate) pero existen también las variantes saladas que se usan en la elaboración de ciertas sopas (por ejemplo, los austriacos contienen queso quark). Yo he preparado la versión con azúcar y mi costilla se ha ventilado un plato el solito...¡que vicio!

Ingredientes para la pasta choux: 80 ml agua; 100 ml leche; 80 g mantequilla; 80 g harina; 3 huevos M; 1 cucharadita azúcar glas; una pizca sal.

Ingredientes para el relleno y cobertura: 250 ml nata; azúcar glas.

Preparación: En un cazo calentar a fuego suave el agua con la leche y la mantequilla, añadir el azúcar glas y la sal e ir removiendo hasta que la mantequilla se funda y quede una mezcla homogénea. Añadir la harina y con una cuchara de madera mezclar con movimiento enérgico para que se integre todo. La masa os quedará bastante espesa y pegajosa pero es así.

Apartar del fuego e ir añadiendo los huevos uno a uno, mezclando bien para integrarlos. Colocar la masa en una manga pastelera y dejar reposar para que se enfríe.

Precalentar el horno a 180 ºC. Forrar la bandeja del horno con papel sulfurizado e ir haciendo los profiteroles en forma de montoncitos circulares de fuera hacia dentro. Bajar la temperatura a 160 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) y hornear durante 30 minutos o hasta que estén doraditos por arriba. Sacar y dejar enfriar.

Montar la nata con dos cucharaditas de azúcar glas con las varillas hasta que esté compacta y no se caiga del bol si lo giráis. Rellenar una manga pastelera con la nata montada y dejar en la nevera mientras preparamos los profiteroles para poder rellenarlos. Intenté hacerlo como Noelia, por la base pero no se inflaban así que opté por abrirlos un poco por la mitad.

Rellenar los profiteroles con cuidado hasta que no admitan más nata (claro...esto es relativo jajajaja). Guardar los profiteroles en la nevera. En el momento de consumir espolvorear ligeramente con azúcar glas.



La próxima vez los voy a preparar con cobertura de chocolate...¡mmmmmmmm! Pues con esta receta deliciosa participo en #Asaltablogs y me despido hasta el próximo asalto.


16 comentarios:

  1. Que ricos los profiteroles, me gusta la idea de la cobertura de chocolate extra que vas a poner la próxima vez, creo que yo también me hubiera comido un plato entero. Besitos itos

    ResponderEliminar
  2. Para mí los mejores y cuanta mas nata tengan mejor , ya si los decoras con un poco de chocolate son una delicia para el paladar

    ResponderEliminar
  3. te han quedados Geniales.......que ricas¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  4. madre mía que pinta! yo daría buena cuenta de ellos, tiene que ser un vicio de no parar de comerlos!
    un besito

    ResponderEliminar
  5. Qué buenos Maggie! La verdad es que a mí me encantan los profiteroles, y sí que recuerdo que allí en Holanda se veían mucho, como las tortitas estas pequeñitas, que había en todas partes.

    No sabía que también habías sido investigadora, me alegro de encontrar a alguien que entienda lo que es esto :-P

    Muchísimas gracias por el asalto, que sepas que me ha dado una gula tremenda! ♥

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la información!! Bravo por Noelia!!
    Los profiteroles me encantan, pero sin azúcar...pues no me lo puedo creer, no sé.
    Tu asalto me ha hecho creermelo...jaja...muy buenos...con chocolate más.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Maggie, ando en modo delanto de cuaderno luego de vacaciones y estos bocados sin duda son un vicio, hace mucho no los preparo y tendré que ponerle solución a ello, un asalto delicioso.
    besos

    ResponderEliminar
  8. Que cosa más rica, me encantan los profiteroles y estos más sanotes!! Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Wow, que ricos y los sanos que se ve, Enhorabuena por el asalto. Besos!!

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por vuestros comentarios!